El fis­cal acu­sa al Go­vern de tra­to de fa­vor a Oriol Pu­jol

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - R. CARRANCO,

La Fis­ca­lía acu­só ayer a la Ge­ne­ra­li­tat de con­ce­der un “ter­cer gra­do encubierto” al ex­di­ri­gen­te de CiU Oriol Pu­jol, que sa­le a dia­rio de pri­sión a tra­vés de la apli­ca­ción de un ar­tícu­lo ex­cep­cio­nal del có­di­go pe­ni­ten­cia­rio. En su es­cri­to, el mi­nis­te­rio pú­bli­co con­si­de­ra que el úni­co mo­ti­vo por el que se le ha otor­ga­do ese es­ta­tus es por­que es “hi­jo del ex­pre­si­den­te” Jor­di Pu­jol, por­que fue un di­ri­gen­te de CiU y por­que el Gobierno ac­tual quie­re que pa­se “el mí­ni­mo tiem­po en pri­sión”.

La ba­ta­lla de la Fis­ca­lía con la si­tua­ción de Oriol Pu­jol en pri­sión vie­ne de le­jos. El mi­nis­te­rio pú­bli­co re­cu­rrió el ter­cer gra­do que se con­ce­dió al ex­dipu­tado en mar­zo, des­pués de que —a pe­sar de ha­ber sido con­de­na­do a dos años y medio de cár­cel por co­rrup­ción— hu­bie­se pa­sa­do tan so­lo 57 días entre re­jas. La juez de vi­gi­lan­cia pe­ni­ten­cia­ria re­vo­có la de­ci­sión en ma­yo, y so­lo una se­ma­na des­pués Pu­jol vol­vía de nue­vo a la ca­lle, de lu­nes a sá­ba­do, con la úni­ca obli­ga­ción de dor­mir en la cár­cel, gra­cias a la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 100.2 del ré­gi­men pe­ni­ten­cia­rio, que otor­ga la jun­ta de tra­ta­mien­to de la cár­cel.

La Fis­ca­lía ha arre­me­ti­do con du­re­za con­tra esa de­ci­sión, que de­fi­ne co­mo un “un ter­cer gra­do encubierto” a Oriol Pu­jol. En el

re­cur­so con­tra la me­di­da, el mi­nis­te­rio pú­bli­co re­cuer­da que el ex­di­ri­gen­te de CiU fue con­de­na­do por co­rrup­ción, unos de­li­tos con gra­ves con­se­cuen­cias “en tér­mi­nos de re­per­cu­sión so­cial e ins­ti­tu­cio­nal”. Y acu­sa a la Ge­ne­ra­li­tat de darle “el tra­to pri­vi­le­gia­do que esperaba re­ci­bir y ha re­ci­bi­do”. Con ello, ase­gu­ra, “se trans­mi­te a la so­cie­dad el pe­li­gro­sí­si­mo men­sa­je de que es ren­ta­ble de­lin­quir”. “La apli­ca­ción del ar­tícu­lo 100.2 del re­gla­men­to pe­ni­ten­cia­rio de­be te­ner un ca­rác­ter ex­cep­cio­nal”, di­ce el fis­cal, y “lo úni­co ex­cep­cio­nal que con­cu­rre en el pre­sen­te su­pues­to es que el in­terno es hi­jo del ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña, miem­bro des­ta­ca­do durante mu­chos años del par­ti­do fun­da­do por su pa­dre, y que di­cho par­ti­do es an­te­ce­den­te di­rec­to del que ac­tual­men­te go­bier­na en la Ge­ne­ra­li­tat”. “A na­die se le es­ca­pa” que la for­ma en la que Oriol Pu­jol lo­gra sa­lir ca­da día a la ca­lle “se de­be a la de­ci­di­da vo­lun­tad de la ad­mi­nis­tra­ción de que el in­terno per­ma­nez­ca el mí­ni­mo tiem­po en pri­sión”, re­cal­ca.

En un es­cri­to de 10 pá­gi­nas, el mi­nis­te­rio pú­bli­co de­nun­cia que no se ha jus­ti­fi­ca­do de qué for­ma su tra­ba­jo co­mo ase­sor y las la­bo­res de voluntaria­do que ha­ce en li­ber­tad le ser­vi­rá pa­ra tra­tar­se de los de­li­tos de “cue­llo blan­co” que co­me­tió: con­de­na­do en el ca­so de las ITV por trá­fi­co de in­fluen­cias, so­borno y fal­si­fi­ca­ción a dos años y medio de pri­sión.

“Pe­se a la en­tra­da en pri­sión, con­ti­núa te­nien­do tra­ba­jos y con to­da se­gu­ri­dad una vez cum­pla la pe­na con­ti­nua­rá des­de el pri­mer día te­nien­do tra­ba­jo y sin du­da con unos in­gre­sos muy superiores a la me­dia del res­to de los es­pa­ño­les”, di­ce el fis­cal. Y se­ña­la que el equi­po que de­ci­de fle­xi­bi­li­zar la si­tua­ción de Pu­jol en pri­sión llevaba “so­lo cin­co días reales de ob­ser­va­ción”, puesto que el ex­dipu­tado re­in­gre­só en una nueva pri­sión des­pués de que se le con­ce­die­se el ter­cer gra­do. Tras ese tiem­po, “no se es­tá en con­di­cio­nes de rea­li­zar lo que de he­cho es una nueva cla­si­fi­ca­ción de ter­cer gra­do, in­clu­so con un ho­ra­rio en los días lec­ti­vos más am­plio de lo que se te­nía”, in­sis­te, sub­ra­yan­do la “for­ma en­cu­bier­ta de in­cum­plir la resolución ju­di­cial”.

Tam­bién cri­ti­ca que for­mal­men­te, la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 100.2 no cum­ple los re­qui­si­tos mí­ni­mos, puesto que no se es­pe­ci­fi­can datos esen­cia­les, co­mo los dé­fi­cits que pre­sen­ta el in­terno, la ac­ti­vi­dad en con­cre­to que rea­li­za­rá, de qué ma­ne­ra in­flui­rá “po­si­ti­va­men­te en la su­pera­ción” de los pro­ble­mas que pre­sen­ta, y por qué no se pue­de lle­var a ca­bo el tra­ta­mien­to en pri­sión.

/ MAR­TA PÉ­REZ (EFE)

Oriol Pu­jol, en 2018 en Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.