Sán­chez ofre­ce a Po­de­mos car­gos in­ter­me­dios, pe­ro no mi­nis­te­rios

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - CAR­LOS E. CUÉ,

Pe­dro Sán­chez y Pablo Igle­sias ya han en­tra­do en fae­na. Ya no dis­cu­ten el nom­bre, sino qué sig­ni­fi­ca “Gobierno de coope­ra­ción”. Ahí han lle­ga­do los pro­ble­mas se­rios. Sán­chez se

Al con­tra­rio de lo que era pre­vi­si­ble, las reunio­nes pú­bli­cas fue­ron mu­cho me­jor que el pri­mer en­cuen­tro teó­ri­ca­men­te dis­cre­to —la no­ti­cia fue ade­lan­ta­da ayer por el­dia­rio.es— en La Mon­cloa. Hu­bo dos ci­tas con fo­tó­gra­fos, y fue­ron bas­tan­te bien, se­gún fuentes de los dos sec­to­res. Y hu­bo un pri­mer en­cuen­tro sin cá­ma­ras y to­do in­di­ca que fue bas­tan­te mal, aun­que la ne­go­cia­ción se­gui­rá por­que am­bos es­tán con­de­na­dos a en­ten­der­se.

El pro­ble­ma lle­gó cuan­do se pa­só de las pa­la­bras a su sig­ni­fi­ca­do. Pa­ra Po­de­mos, Gobierno de coope­ra­ción es muy si­mi­lar a Gobierno de coa­li­ción: un Ejecutivo con­jun­to en el que la formación de Igle­sias ten­ga un ter­cio de los mi­nis­tros, en una re­la­ción si­mi­lar a la que hay entre los dipu­tados de uno y otro: 123 a 42. Pe­ro pa­ra el PSOE Gobierno de coope­ra­ción es una co­sa muy di­fe­ren­te al que se aca­ba de acor­dar en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, don­de Po­de­mos tie­ne una vi­ce­pre­si­den­cia.

Sán­chez, se­gún fuentes co­no­ce­do­ras de la reunión, le tras­la­dó a Igle­sias que el sig­ni­fi­ca­do de ese Gobierno de coope­ra­ción im­pli­ca­ría tres ele­men­tos im­por­tan­tes: por un la­do, Uni­das Po­de­mos se­ría el so­cio prio­ri­ta­rio del Gobierno, lo que im­pli­ca­ría que Sán­chez des­can­sa­ría en ellos las de­ci­sio­nes y las ne­go­cia­cio­nes cla­ve y no bus­ca­ría la geo­me­tría va­ria­ble con otros grupos de la que se ha­bla­ba tras el 28-A. Por otro, se fir­ma­ría un acuer­do de in­ves­ti­du­ra pac­ta­do entre los dos que mar­ca­ría to­da la agen­da po­lí­ti­ca.

Y por úl­ti­mo, el asun­to más de­li­ca­do: el PSOE no pa­re­ce dis­pues­to a que Po­de­mos ten­ga pues­tos en el Con­se­jo de Mi­nis­tros pa­ra su lí­der y otros di­ri­gen­tes, co­mo re­cla­ma Igle­sias. Sán­chez le ha ofre­ci­do otra so­lu­ción, que es lo que él en­tien­de co­mo Gobierno ha mo­vi­do: des­de el Gobierno en so­li­ta­rio que de­fen­día an­tes, aho­ra plan­tea que ha­ya car­gos de Po­de­mos, pe­ro no en la cú­pu­la de los mi­nis­te­rios, sino en pues­tos in­ter­me­dios de la Ad­mi­nis­tra­ción. Ade­más, plan­tea fir­mar un pro­gra­ma de in­ves­ti­du­ra y ga­ran­ti­zar que Po­de­mos sea el so­cio pre­fe­ren­te. Pe­ro Igle­sias in­sis­te en que Po­de­mos tie­ne que es­tar en el Gobierno con el pe­so que co­rres­pon­de a sus 42 dipu­tados. Va pa­ra largo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.