El pre­cio del oro que lle­ga a los mó­vi­les

Re­por­te­ros re­pre­sa­lia­dos, da­ño am­bien­tal y mujeres vio­la­das ro­dean la ex­trac­ción de la ma­te­ria pri­ma en la mi­na North Ma­ra, en Tan­za­nia

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

Mujeres vio­la­das por guar­dias de la mi­na, re­por­te­ros per­se­gui­dos y con­ta­mi­na­ción de ar­sé­ni­co en las tie­rras en las que pasta el ga­na­do es la reali­dad de una mi­na de oro que abastece la tec­no­lo­gía des­de Tan­za­nia. Los re­por­te­ros que in­ten­tan in­ves­ti­gar la vio­len­cia, el da­ño am­bien­tal y otras irre­gu­la­ri­da­des es­tán atra­pa­dos entre el si­len­cio de un gi­gan­te mi­ne­ro y las men­ti­ras de un gobierno re­pre­si­vo. Al me­nos una do­ce­na de re­por­te­ros, lo­ca­les y ex­tran­je­ros, que es­cri­bie­ron so­bre la mi­na han sido cen­su­ra­dos o ame­na­za­dos. Forbidden Sto­ries, un con­sor­cio in­ter­na­cio­nal de 40 pe­rio­dis­tas que pu­bli­can en 30 me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ha in­ves­ti­ga­do en la mi­na de oro de North Ma­ra. Un oro que ter­mi­na en los co­di­cia­dos te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes y compu­tado­ras de al­ta tec­no­lo­gía. Es­te ar­tícu­lo for­ma par­te de la se­rie Green Blood, un pro­yec­to que in­da­ga las his­to­rias de pe­rio­dis­tas que han sido ame­na­za­dos, en­car­ce­la­dos o ase­si­na­dos mien­tras in­ves­ti­ga­ban te­mas am­bien­ta­les.

Ap­ple, Ca­non, No­kia y más de 500 em­pre­sas re­gis­tra­das en la Co­mi­sión de Bol­sa y Va­lo­res de Es­ta­dos Uni­dos com­pran su oro en la Re­fi­ne­ría MMTC-PAMP, en India, teó­ri­ca­men­te cer­ti­fi­ca­da co­mo un pro­vee­dor idó­neo. Es­ta, sin em­bar­go, re­ci­be el ma­te­rial de una mi­na de oro pro­pie­dad del gi­gan­te ca­na­dien­se de la ex­trac­ción de oro Ba­rrick de Tan­za­nia, con un his­to­rial do­cu­men­ta­do de abu­sos a los de­re­chos hu­ma­nos y da­ños am­bien­ta­les. Ca­non y No­kia ase­gu­ran que la re­fi­ne­ría india ha sido au­di­ta­da pre­via­men­te y que se de­ter­mi­nó que era con­for­me. “Si se con­fir­man las acu­sa­cio­nes, es­ta fun­di­ción ten­drá ban­de­ra ro­ja y pe­di­re­mos a nues­tra ca­de­na de su­mi­nis­tro que des­víe el ne­go­cio”, di­jo un por­ta­voz de No­kia. Ap­ple com­par­tió una de­cla­ra­ción si­mi­lar.

Sin em­bar­go, en el otro ex­tre­mo de la ca­de­na, los re­por­te­ros lo­ca­les y ex­tran­je­ros que han tra­ta­do de cu­brir lo que es­tá su­ce­dien­do en el te­rreno se han en­fren­ta­do a la in­ti­mi­da­ción y a la cen­su­ra del Es­ta­do. Un re­por­te­ro tu­vo que huir del país durante un par de años. “Han ge­ne­ra­do mie­do”, di­ce Ja­bir Idris­sa, un pe­rio­dis­ta de 55 años de Zan­zí­bar. Ha­ce dos años tra­ba­ja­ba co­mo edi­tor de dos pe­rió­di­cos, el se­ma­na­rio de len­gua suahi­lí Mwa­naHa­li­si y Ma­wio, re­co­no­ci­dos por sus re­por­ta­jes de in­ves­ti­ga­ción. En ju­nio de 2017, Ma­wio pu­bli­có un ar­tícu­lo que re­la­cio­na­ba a dos ex­pre­si­den­tes con su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des en los acuer­dos mi­ne­ros fir­ma­dos en la dé­ca­da de los no­ven­ta. “El tra­ba­jo del pe­rio­dis­ta es de­cir la ver­dad”, di­ce.

Pe­ro es­to es par­ti­cu­lar­men­te di­fí­cil en Tan­za­nia, don­de la li­ber­tad de pren­sa ha sido ame­na­za­da durante los úl­ti­mos cin­co años y, más con­cre­ta­men­te, des­de la elección de John Ma­gu­fu­li co­mo pre­si­den­te en 2015. Una reciente ley pre­vé más de tres años de pri­sión, mul­ta o am­bos por pu­bli­car a sa­bien­das in­for­ma­ción o datos “fal­sos, en­ga­ño­sos o inexac­tos”.

“Los pe­rio­dis­tas son ata­ca­dos sin ra­zón”, se­gún Ryan Po­well, un es­pe­cia­lis­ta en desa­rro­llo de me­dios que tra­ba­ja en Áfri­ca Orien­tal y Occidental. “La po­li­cía aco­sa a los pe­rio­dis­tas y la gen­te no in­ter­fie­re”. Tan­za­nia ocu­pa aho­ra el puesto 118 entre los 179 paí­ses en el Ín­di­ce de Li­ber­tad Mun­dial de Re­por­te­ros Sin Fron­te­ras. Ca­yó 25 pues­tos en el úl­ti­mo año. El día si­guien­te a la pu­bli­ca­ción de Ma­wio, el mi­nis­tro de

/ ACACIA MINING

Mi­na de North Ma­ra, en Tan­za­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.