Altos ni­ve­les de ar­sé­ni­co pa­ra el ga­na­do

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

En 2009, un es­tu­dio en­con­tró altos ni­ve­les de ar­sé­ni­co en el agua cer­ca de la mi­na. Las con­cen­tra­cio­nes ele­va­das de ar­sé­ni­co se acu­mu­lan con fre­cuen­cia cer­ca de los em­pla­za­mien­tos de ex­trac­ción de oro. En 2015, agri­cul­to­res de la re­gión en­via­ron mues­tras de agua de la mi­na a Ke­nia pa­ra que fue­ran ana­li­za­das. El aná­li­sis to­xi­co­ló­gi­co se­ña­ló que “los ni­ve­les de ni­tra­tos y ni­tri­tos se con­si­de­ran in­se­gu­ros pa­ra el con­su­mo del ga­na­do”. “Se pro­du­jo un in­ci­den­te am­bien­tal en la mi­na durante la tem­po­ra­da al­ta de llu­vias de la pri­ma­ve­ra de 2009, cuan­do el agua que con­te­nía las des­car­gas de los es­tan­ques de con­ten­ción y la es­co­rren­tía de la mi­na en­tra­ron al cer­cano río Ti­git­he”, in­for­mó Acacia Mining, la com­pa­ñía re­gis­tra­da en el Reino Uni­do que ha sido pro­pie­ta­ria de la mi­na con di­fe­ren­tes nom­bres des­de 2006 y cu­yo ac­cio­nis­ta ma­yo­ri­ta­rio es Ba­rrick. Años des­pués, si­guen las fil­tra­cio­nes. In­for­ma­ción Ha­rris­son Mwak­yem­be, prohi­bió el pe­rió­di­co durante dos años. Hoy Idris­sa tra­ba­ja en la tien­da de se­gun­da mano de su pri­mo en Zan­zí­bar.

Ade­más, las ONG han do­cu­men­ta­do 22 pre­sun­tos ho­mi­ci­dios co­me­ti­dos por la po­li­cía o los tra­ba­ja­do­res de se­gu­ri­dad de las mi­nas des­de 2014. ¿Las víc­ti­mas? La ma­yor par­te mi­ne­ros ile­ga­les, llamados “in­tru­sos” por la com­pa­ñía. “Los pe­que­ños mi­ne­ros que te­nían li­cen­cias gu­ber­na­men­ta­les eran los due­ños de la ma­yo­ría de las tie­rras en cues­tión”, ex­pli­ca Mary Ru­ten­ge, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad Mzum­be en Tan­za­nia. “La ad­qui­si­ción de sus tie­rras por par­te de la com­pa­ñía des­es­ta­bi­li­zó su medio de sub­sis­ten­cia y no se les com­pen­só ade­cua­da­men­te”. Y en oca­sio­nes tre­pan el mu­ro de la mi­na pa­ra ro­bar pie­dras y ex­traer su oro.

Fa­mi­lias no com­pen­sa­das

Ade­más, se pro­du­cen vio­la­cio­nes. Lu­cía Ma­rem­be­la, de 44 años, fue vio­la­da dos ve­ces en 2010 por fuer­zas de se­gu­ri­dad de la mi­na. “Cuan­do nos can­sá­ba­mos de co­rrer ter­mi­na­ban atra­pán­do­nos y lle­ván­do­nos con ellos”, in­di­ca. “Nos ti­ra­ban en su vehícu­lo y nos lle­va­ban a un lu­gar ais­la­do, cer­ca de un pe­que­ño ae­ró­dro­mo, le­jos de la vis­ta de los tran­seún­tes”. Afir­ma que un hom­bre la vio­la­ba mien­tras los otros vi­gi­la­ban. Otras dos mujeres des­cri­ben el mis­mo ti­po de ata­que.

La si­tua­ción con­ti­núa hoy. “Es­tos abu­sos, par­ti­cu­lar­men­te en la mi­na de oro de North Ma­ra, van y vie­nen”, di­ce Lis­su, quien an­te­rior­men­te re­pre­sen­ta­ba le­gal­men­te a los al­dea­nos en la re­gión. Lis­su fue víctima de un in­ten­to de ase­si­na­to en 2017, tras acu­sar al Gobierno de Ma­gu­fu­li de men­tir so­bre el con­tra­to mi­ne­ro. “Hay pe­rio­dos de cal­ma, y lue­go al­go su­ce­de y to­do ex­plo­ta. Pe­ro las ten­sio­nes se man­tie­nen”. Los pe­rio­dis­tas de Forbidden Sto­ries se reunie­ron con las fa­mi­lias de dos hom­bres fu­si­la­dos por la po­li­cía en in­ci­den­tes se­pa­ra­dos en 2014 y 2016, cuan­do estaban en la mi­na. Las fa­mi­lias di­cen que no fue­ron com­pen­sa­das. La po­li­cía in­sis­te en que ac­tuó en le­gí­ti­ma de­fen­sa.

En di­ciem­bre de 2018, Ma­wio ga­nó el ca­so en la cor­te con­tra el mi­nis­tro pa­ra po­der ob­te­ner la in­for­ma­ción que so­li­ci­ta. Sin em­bar­go, el pe­rió­di­co no se vol­ve­rá a abrir pron­to, ya que ne­ce­si­tan una nueva li­cen­cia. “Así que so­lo de­pen­de del Gobierno. Si nos otor­gan la li­cen­cia, vol­ve­re­mos a tra­ba­jar”, con­ti­núa Idris­sa. “No he per­di­do la es­pe­ran­za de po­der re­gre­sar y tra­ba­jar y con coraje”.

/ FORBIDDEN STO­RIES

El pe­rio­dis­ta Ja­bir Idris­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.