La Uni­ver­si­dad su­fre un re­cor­te de 9.500 millones en ocho años

Los cam­pus tie­nen el 95% de los re­cur­sos com­pro­me­ti­dos en gas­tos fi­jos y re­cor­tan en ser­vi­cios, in­fra­es­truc­tu­ras y do­cen­cia

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - ELI­SA SILIÓ,

Las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas ca­ta­la­nas, que ocu­pan la par­te al­ta en las cla­si­fi­ca­cio­nes aca­dé­mi­cas, han denunciado en un co­mu­ni­ca­do que su fi­nan­cia­ción es in­fe­rior a la de ha­ce una dé­ca­da, “co­sa que es in­sos­te­ni­ble”, y re­cla­man una re­vi­sión del mo­de­lo de fi­nan­cia­ción. Han per­di­do 1.023 millones de eu­ros entre 2010 y 2017. Esa lla­ma­da de au­xi­lio bien po­dría re­pe­tir­se en ca­si to­dos los cam­pus, por­que el ti­je­re­ta­zo que su­frie­ron con la cri­sis es­tá le­jos de ser sub­sa­na­do. En esos ocho años entre los 50 cen­tros han dejado de per­ci­bir 9.498 millones, se­gún datos del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción. De for­ma que ha pa­sa­do de re­pre­sen­tar el 2,15% del gas­to pú­bli­co al 1,6% en ese pe­rio­do. Las pen­sio­nes tie­nen ca­da vez más pe­so.

“La di­ná­mi­ca de la Uni­ver­si­dad es: in­ver­sión y lue­go re­torno a la so­cie­dad con la formación de bue­nos pro­fe­sio­na­les y cien­tí­fi­cos”, ra­zo­na Joaquín Go­ya­che, nue­vo rec­tor de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, la ins­ti­tu­ción más gran­de de Es­pa­ña con 71.000 uni­ver­si­ta­rios. Y enu­me­ra: “No que­re­mos re­ga­lías, edi­fi­cios co­mo ho­te­les de cin­co es­tre­llas. Lo que que­re­mos son bue­nas au­las, bue­nas con­di­cio­nes de tra­ba­jo, que los equi­pos de in­ves­ti­ga­ción pue­dan com­pe­tir y no es­tén las­tra­dos por la bu­ro­cra­cia o te­ner el per­so­nal de ad­mi­nis­tra­ción y ser­vi­cios bien for­ma­do”.

El ma­yor re­cor­te fue el de 2014, con 1.732 millones, pe­ro la bre­cha con­ti­núa aun­que aho­ra per­ci­ban al­go más. En 2017 re­ci­bie­ron 1.279 millones me­nos que en 2010, el año en el que las Ad­mi­nis­tra­cio­nes fue­ron más ge­ne­ro­sas. En 2018, idén­ti­co pa­no­ra­ma.

Las uni­ver­si­da­des su­frie­ron un fuer­te re­cor­te pre­su­pues­ta­rio y el mi­nis­tro del PP Jo­sé Ignacio Wert obli­gó en 2013 a los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos a fi­jar unas ta­sas de ma­trí­cu­la que cu­brie­ran entre el 15% y el 25% del gas­to por alumno, de tal for­ma que las fa­mi­lias tu­vie­ron que com­pen­sar, en par­te, esa mer­ma, por­que los pre­cios subie­ron has­ta un 47%. De for­ma que, mien­tras ca­si to­da Eu­ro­pa afron­tó la de­ba­cle eco­nó­mi­ca in­vir­tien­do más en sus alum­nos —subió un 13% de me­dia—, Es­pa­ña fue, tras Ir­lan­da, el país que más re­cor­tó por estudiante: un 13% entre 2010 y 2015, se­gún datos de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE).

Ha­ce dos se­ma­nas, Ro­ber­to Fer­nán­dez Díaz se des­pi­dió de la pre­si­den­cia de la con­fe­ren­cia de rec­to­res (CRUE) re­cor­dan­do que el 95% de los pre­su­pues­tos de las uni­ver­si­da­des es­tá com­pro­me­ti­do —se va en las nó­mi­nas, los re­ci­bos y el man­te­ni­mien­to—, y que ape­nas que­da un 5% pa­ra po­lí­ti­cas de­ci­di­das por su ges­tor. El es­pa­cio de ac­tua­ción es muy ba­jo.

“Las nó­mi­nas van su­bien­do y ese mar­gen del 5% es ca­da vez más pe­que­ño. Así no lle­ga­mos a re­no­var los equi­pos ob­so­le­tos y al fi­nal se han de ti­rar”, se lamenta Joan Elias, rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na con 63.000 es­tu­dian­tes y 600.000 me­tros cua­dra­dos de edi­fi­cios que cues­ta mu­cho man­te­ner.

“La do­cen­cia se ha vis­to cla­ra­men­te afec­ta­da. Los grupos son más gran­des de lo de­bi­do, por­que no po­de­mos con­tra­tar al per­so­nal ne­ce­sa­rio pa­ra una aten­ción más per­so­na­li­za­da”, pro­si­gue Go­ya­che. “Y se re­cu­rre a fi­gu­ras que no son las más ade­cua­das, por­que los pro­fe­so­res aso­cia­dos no de­ben cu­brir los pues­tos de ca­te­drá­ti­cos y pro­fe­so­res ti­tu­la­res”. En la Com­plu­ten­se im­par­ten cla­se 5.825 pro­fe­sio­na­les. En Es­pa­ña, ocho de ca­da diez eu­ros de la Uni­ver­si­dad se van en pa­gar­les. En Italia o Ja­pón se des­ti­nan seis de ca­da diez.

La cien­cia tam­bién se ha re­sen­ti­do —en es­pe­cial la in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca, con la que no se ob­tie­nen re­sul­ta­dos a cor­to pla­zo— y ha lle­va­do con éxi­to a los grupos a bus­car fi­nan­cia­ción in­ter­na­cio­nal, so­bre to­do de la UE. Entre 2015 y 2019, se­gún datos de la Fun­da­ción Co­no­ci­mien­to y Desa­rro­llo (CYD), han au­men­ta­do las pa­ten­tes por profesor (7,49%), los fon­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.