Pa­dres del ‘ca­so In­fan­cia Li­bre’, uni­dos pa­ra de­man­dar

La po­li­cía acu­sa a una cuar­ta mu­jer de sus­trac­ción de me­no­res en Gra­na­da. Más de una de­ce­na de afec­ta­dos se or­ga­ni­zan

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - PATRICIA OR­TE­GA DOLZ MA­RÍA SO­SA TRO­YA,

He­chos. Agen­tes de la Uni­dad Ads­cri­ta de la Po­li­cía Nacional en los juz­ga­dos de la pla­za de Cas­ti­lla acom­pa­ña­ron ayer has­ta un juz­ga­do de Gra­na­da a Ro­cío de la Osa, vi­ce­pre­si­den­ta de la aso­cia­ción por los de­re­chos de los ni­ños In­fan­cia Li­bre. Se con­ver­tía en la cuar­ta acu­sa­da por un pre­sun­to ca­so de “sus­trac­ción de me­no­res” y “desobe­dien­cia ju­di­cial”, se­gún fuentes de la in­ves­ti­ga­ción. To­das ha­bían acu­sa­do a los pa­dres de abu­sos se­xua­les a los ni­ños, en cau­sas que se ar­chi­va­ron o so­bre­se­ye­ron. Los pro­ge­ni­to­res pa­sa­ron años sin ver a sus hi­jos.

Fuentes po­li­cia­les creen que De la Osa “es la co­ne­xión de In­fan­cia Li­bre” en Gra­na­da, que se ha con­ver­ti­do en una es­pe­cie de epi­cen­tro de es­te es­pi­no­so asun­to. Allí, más de una de­ce­na de fa­mi­lia­res, entre pa­dres y abue­las de los ni­ños, han con­for­ma­do una pla­ta­for­ma. Tras años de pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les han de­ci­di­do po­ner una de­man­da con­jun­ta. Pa­ra ello han con­tra­ta­do los ser­vi­cios del bu­fe­te de abo­ga­dos In Diem (con se­de en Se­vi­lla, Má­la­ga y Ma­drid), cuen­ta su por­ta­voz, Mi­guel Ca­rri­llo.

El en­ca­de­na­mien­to de de­ten­cio­nes ha da­do lu­gar al ca­so In­fan­cia Li­bre, en el que la Po­li­cía si­gue in­ves­ti­gan­do de­nun­cias de pa­dres su­pues­ta­men­te apar­ta­dos de sus hi­jos por ma­dres que pre­sun­ta­men­te in­cum­plen sen­ten­cias ju­di­cia­les y re­gí­me­nes de vi­si­tas.

Los agen­tes ba­ra­jan que de­trás de es­ta aso­cia­ción exis­ta una po­si­ble “or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal”, an­te la “se­me­jan­za de los ca­sos y de los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios que par­ti­ci­pan en ellos”, entre otros, una pe­dia­tra y una psi­có­lo­ga del Ser­vi­cio An­da­luz de Sa­lud que ejer­cen pre­ci­sa­men­te en Gra­na­da.

De la Osa es la cuar­ta ma­dre que sal­ta a los me­dios de un ca­so que em­pe­zó con Ma­ría Se­vi­lla, de 36 años, vi­ce­pre­si­den­ta de In­fan­cia Li­bre. Fue de­te­ni­da el 1 de abril en Cuen­ca. Se ocul­ta­ba en una ca­sa de cam­po con su hi­jo de 11 años y otra ni­ña de una se­gun­da re­la­ción. Días des­pués, el 11 de ma­yo, vino el arres­to de Patricia Gon­zá­lez, de 44 años y per­te­ne­cien­te a la mis­ma aso­cia­ción. Se ha­bía “sal­ta­do sis­te­má­ti­ca­men­te el ré­gi­men de vi­si­tas” y ha­bía im­pe­di­do que el pa­dre vie­ra a su hi­jo, se­gún fuentes de la in­ves­ti­ga­ción. La úl­ti­ma de­ten­ción, el pa­sa­do 21 de ma­yo, fue la de Ana Ma­ría Ba­yo Vi­lla­mil, de 39 años, in­te­gran­te de la mis­ma or­ga­ni­za­ción. La ra­zón, “im­pe­dir durante los dos úl­ti­mos años que su ex­pa­re­ja vie­ra a su hi­ja”, se­gún las mi­mas fuentes.

Por el mo­men­to, ca­da ca­so es­tá ju­di­cia­li­za­do in­di­vi­dual­men­te. La abo­ga­da de las cua­tro ma­dres, Car­men Simón, nie­ga ca­te­gó­ri­ca­men­te que exis­ta una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal y ex­pli­ca que ha asu­mi­do al­gu­nas de las de­fen­sas des­pués de que se hu­bie­ran re­suel­to las cau­sas por abu­sos se­xua­les. Ase­gu­ra que es­tán em­pren­dien­do me­di­das le­ga­les an­te las in­for­ma­cio­nes pu­bli­ca­das “y la ac­tua­ción de la po­li­cía”. En­tre­tan­to, los in­ves­ti­ga­do­res no des­car­tan nue­vas de­ten­cio­nes.

De la Osa es­ta­ba ci­ta­da ba­jo aper­ci­bi­mien­to de arres­to. No era la pri­me­ra vez que re­que­rían su com­pa­re­cen­cia en un juz­ga­do de Gra­na­da y ella no acu­día, se­gún fuentes del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de An­da­lu­cía, aun­que su abo­ga­da sos­tie­ne que lo des­co­no­cían. Mau­ro G., el pa­dre de la ni­ña, lle­va cin­co años sin ver a la pe­que­ña, que tie­ne ocho años y ayer que­dó al cui­da­do de su tía pa­ter­na. El pa­dre tie­ne de­re­cho a ver­la o co­mu­ni­car­se con ella una ho­ra al día, al me­nos de mo­men­to.

Eso es lo que desean la de­ce­na de fa­mi­lia­res que for­man la pla­ta­for­ma. La ci­ta con es­te dia­rio es en un pe­que­ño lo­cal del ba­rrio gra­na­dino de La Cha­na. Acu­mu­lan y mues­tran pa­pe­les que re­fle­jan años de su­fri­mien­to. Ha­cen co­la y se desean suer­te unos a otros. Re­la­tan sus his­to­rias atro­pe­lla­da­men­te. “Me en­te­ré de que mi hi­ja ha­bía cam­bia­do de pe­dia­tra en el jui­cio. Al lle­gar, ha­bía una se­ño­ra que no co­no­cía de­cla­ran­do en mi con­tra”, cuen­ta uno de ellos. “En los ca­sos hay re­la­ción con el en­torno sa­ni­ta­rio”, afir­ma otro. “Cam­bia­ban de psi­có­lo­go si no les con­ve­nía el que les to­ca­ba por de­fec­to”, aña­de otro pa­dre. “Siem­pre hay alguna co­ne­xión con el mun­do sa­ni­ta­rio”, cuen­tan. To­dos pi­den que se sal­va­guar­de su iden­ti­dad, sus ca­sos es­tán ju­di­cia­li­za­dos. Al­gu­nos so­bre­seí­dos en pri­me­ra y en se­gun­da ins­tan­cia; otros, en pri­me­ra ins­tan­cia; al­guno aún pen­dien­te de sen­ten­cia. Di­cen que so­lo quie­ren que se cum­pla lo que han dic­ta­do los juz­ga­dos. Quie­ren, por fin, vol­ver a ver a sus hi­jos.

Los agen­tes in­ves­ti­gan si se tra­ta de una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal

/ FER­MÍN RO­DRÍ­GUEZ

El por­ta­voz Mi­guel Ca­rri­llo, en el cen­tro, y otros miem­bros de la pla­ta­for­ma de pa­dres afec­ta­dos por el ca­so In­fan­cia Li­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.