“No sa­bía si mi hi­ja es­ta­ba vi­va o muer­ta”

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

Mau­ro G. aten­día ayer al te­lé­fono ner­vio­so. Es­ta­ba con­ten­to pe­ro im­pa­cien­te. Aún no ha­bía lo­gra­do abra­zar a su hi­ja, tras cin­co años sin ver­la. Su ex­mu­jer, Ro­cío de la Osa, lo de­nun­ció por abu­sos se­xua­les a la ni­ña y por vio­len­cia de gé­ne­ro. Los pro­ce­di­mien­tos fue­ron so­bre­seí­dos. Sí fue con­de­na­do por un de­li­to de fal­tas, co­mo él mis­mo re­co­no­ce. Cuen­ta que cuan­do se se­pa­ró, su ni­ña te­nía tres años. Que al prin­ci­pio la cus­to­dia era com­par­ti­da. Pe­ro que una de­nun­cia por abu­so se­xual lo cam­bió to­do. Simón, la abo­ga­da de la ma­dre, ase­gu­ra que la ni­ña se nie­ga a ver­lo. Ex­pli­ca que la cus­to­dia la te­nía la ma­dre y que re­cu­rri­rán el au­to que otor­gó ayer el cui­da­do de la cría a la tía pa­ter­na has­ta que un juz­ga­do de­ci­da so­bre la cues­tión.

En 2017, se fi­jó un ré­gi­men de vi­si­tas ca­da 15 días al pa­dre que de­bía ha­cer­se efec­ti­vo tras un acuer­do entre los pro­ge­ni­to­res. Simón ase­gu­ra que el res­pon­sa­ble de su in­cum­pli­mien­to fue Mau­ro G., da­do que De la Osa “nun­ca se mu­dó de Gra­na­da”. Él, to­do lo con­tra­rio. “No he sa­bi­do dón­de es­ta­ba mi hi­ja. Sé que vi­vió en Al­ca­lá La Real. Durante años no su­pe si es­ta­ba vi­va o si es­ta­ba muer­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.