Los ex­per­tos re­cha­zan la cen­su­ra de escribir la his­to­ria sin nom­bres

El ca­te­drá­ti­co afec­ta­do por el bo­rra­do del nom­bre del se­cre­ta­rio del con­se­jo de gue­rra con­tra Mi­guel Her­nán­dez con­fía en que la Uni­ver­si­dad de Ali­can­te rec­ti­fi­que su de­ci­sión

El País (País Vasco) - - CULTURA - FE­RRAN BONO / RA­FA BUR­GOS

Se­ría co­mo escribir la his­to­ria sin nom­bres, una cen­su­ra que aten­ta con­tra la li­ber­tad de cá­te­dra y de in­ves­ti­ga­ción y, en de­fi­ni­ti­va, un “dis­pa­ra­te” con­tra el de­re­cho a la in­for­ma­ción y a la li­ber­tad de ex­pre­sión. Es­ta con­clu­sión re­su­me las opi­nio­nes de his­to­ria­do­res y ex­per­tos con­sul­ta­dos por EL PAÍS tras la de­ci­sión de la Uni­ver­si­dad de Ali­can­te (UA) de eli­mi­nar (desin­de­xar) de su web el nom­bre de Antonio Luis Bae­na To­cón —se­cre­ta­rio ju­di­cial del con­se­jo de gue­rra ins­trui­do en Ma­drid que con­de­nó en 1940 a muer­te al poe­ta Mi­guel Her­nán­dez— de un par de ar­tícu­los del ca­te­drá­ti­co de Li­te­ra­tu­ra de ese mis­mo cen­tro aca­dé­mi­co Jo­sé Antonio Ríos Ca­rra­ta­lá. La su­pre­sión fue re­cla­ma­da por el hi­jo del al­fé­rez Jo­sé F. Bae­na, am­pa­rán­do­se en la ley de pro­tec­ción de datos.

Un tan­to abru­ma­do por las lla­ma­das de apo­yo pa­re­cía ayer el pro­pio Ríos Ca­rra­ta­lá. “Des­de ha­ce años, los in­ves­ti­ga­do­res tro­pe­za­mos con di­fi­cul­ta­des pa­ra ac­ce­der a la do­cu­men­ta­ción. Cuan­do por fin con­se­gui­mos esos do­cu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos, no po­día­mos ima­gi­nar que aho­ra se pre­ten­die­ra ha­cer una his­to­ria sin nom­bres. Ade­más, no es así, por­que la ley de pro­tec­ción de datos tam­bién am­pa­ra a los in­ves­ti­ga­do­res”, di­jo a es­te dia­rio. El ca­te­drá­ti­co con­fía en que la Uni­ver­si­dad rec­ti­fi­que.

Del mis­mo mo­do, his­to­ria­do­res de la ins­ti­tu­ción es­pe­ran que el rec­tor, Ma­nuel Pa­lo­mar, ofrez­ca hoy ex­pli­ca­cio­nes en la jun­ta de gobierno so­bre lo que con­si­de­ran “un dis­pa­ra­te y una ver­güen­za”, se­gún ma­ni­fes­tó a es­te pe­rió­di­co el ca­te­drá­ti­co de His­to­ria Mo­der­na Ca­ye­tano Mas. Los his­to­ria­do­res pre­pa­ran un co­mu­ni­ca­do si la de­ci­sión no es con­vin­cen­te. La su­pre­sión de datos “con­tras­ta­dos” y que “cual­quie­ra pue­de com­pro­bar en un ar­chi­vo” es “la adap­ta­ción mo­der­na y di­gi­tal de la cen­su­ra, de los pro­ce­sos in­qui­si­to­ria­les o es­ta­li­nis­tas”, aña­dió. La ca­te­drá­ti­ca de His­to­ria Con­tem­po­rá­nea de la UA Ro­sa Ana Gu­tié­rrez va más allá: “Es­ta­mos en­tran­do en un te­rreno pe­li­gro­so, que afec­ta a ar­tícu­los de la Cons­ti­tu­ción y a la li­ber­tad de in­ves­ti­ga­ción y cá­te­dra”. La UA ar­gu­men­ta en su resolución que Bae­na To­cón no al­can­za la “con­si­de­ra­ción de ‘fi­gu­ra pú­bli­ca”, por lo que pre­va­le­ce “el de­re­cho de su­pre­sión y el de­re­cho al ol­vi­do di­gi­tal” fren­te a la in­ves­ti­ga­ción. Ayer, la uni­ver­si­dad in­sis­tió en que “una co­mi­sión de aná­li­sis” es­tu­dia­rá el asun­to y de­ci­di­rá.

El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de His­to­ria Con­tem­po­rá­nea, Is­mael Saz, en­fa­ti­za que es “un ca­so de cen­su­ra con­tra la li­ber­tad de in­ves­ti­ga­ción, de cá­te­dra y de pu­bli­ca­ción”. “Los in­ves­ti­ga­do­res e his­to­ria­do­res tra­ba­ja­mos con per­so­na­jes y per­so­nas de la his­to­ria. Es­tán ahí, con nom­bres y ape­lli­dos. Y si ha­bla­mos de víc­ti­mas ha­bla­mos de vic­ti­ma­rios. Es una pe­li­gro­sa in­vo­lu­ción en el te­rreno de la ex­pre­sión y de la in­ves­ti­ga­ción”, se­ña­la Saz, ca­te­drá­ti­co de His­to­ria Con­tem­po­rá­nea de la Uni­ver­si­tat de Va­lèn­cia.

“Es muy gra­ve pa­ra la li­ber­tad de in­ves­ti­gar y el de­re­cho a sa­ber de la ciu­da­da­nía el he­cho de que una ins­ti­tu­ción aca­dé­mi­ca cen­su­re un tra­ba­jo cien­tí­fi­co”, ex­po­ne el historiado­r ga­lle­go Dio­ni­sio Pe­rei­ra. Ha­bla des­de la ex­pe­rien­cia de quien afron­tó una si­tua­ción si­mi­lar, aun­que en su ca­so aca­ba­ría en un plei­to que du­ró dos años por­que se ne­gó a mo­di­fi­car los datos. La fa­mi­lia de Ma­nuel Gu­tié­rrez Torres, un fa­lan­gis­ta que fue al­cal­de de Cer­de­do (Pon­te­ve­dra) en la pos­gue­rra, le pi­dió que re­ti­ra­se de un libro “una fra­se en la que cons­ta­ba su par­ti­ci­pa­ción (sin es­pe­ci­fi­car he­chos) en las re­pre­sa­lias pa­de­ci­das en la co­mar­ca tras el gol­pe mi­li­tar de 1936” y tam­bién que se “re­trac­ta­se pú­bli­ca­men­te”. El li­ti­gio cul­mi­nó en 2009 con una sen­ten­cia de la Au­dien­cia de Pon­te­ve­dra, que con­si­de­ra­ba que “el de­re­cho a la in­ves­ti­ga­ción pre­va­le­ce fren­te al de­re­cho a la hon­ra” y que el tex­to denunciado era “un es­tu­dio cien­tí­fi­co” sin pre­ten­sión de aten­tar con­tra na­die.

Fue­ra del ám­bi­to de la his­to­ria, dos ex­per­tos en pro­tec­ción de datos con­si­de­ran que “no hay ca­so”. “Si la ex­cu­sa es que no es un per­so­na­je pú­bli­co, es una cues­tión de de­re­cho al ol­vi­do y no de pro­tec­ción de datos, por­que es un de­re­cho que so­lo cu­bre a las per­so­nas fí­si­cas y la per­so­na­li­dad se ex­tin­gue con la muer­te. Los fa­mi­lia­res pue­den re­cla­mar por la vía ci­vil, co­mo pa­só con el se­cues­tro del libro Fa­ri­ña”, ex­pli­ca Mar­cos Ju­del, nue­vo pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Pro­fe­sio­nal Es­pa­ño­la de Pri­va­ci­dad (APEP), in­for­ma Peio H. Ria­ño. Pa­ra Ju­del, la uni­ver­si­dad ha ac­tua­do con ex­ce­so de cau­te­la pa­ra evi­tar un po­si­ble plei­to. En ese sen­ti­do, Bor­ja Ad­sua­ra, abo­ga­do ex­per­to en de­re­cho di­gi­tal, cree que la in­ter­pre­ta­ción que ha he­cho la uni­ver­si­dad de la Ley de Pro­tec­ción de Datos “no tie­ne ni pies ni ca­be­za, por­que no es­ta­mos an­te la rec­ti­fi­ca­ción de un da­to, es­to es una in­ves­ti­ga­ción his­tó­ri­ca y tie­ne pro­tec­ción ju­rí­di­ca”.

ad­mi­nis­tra­ti­vo o pe­ni­ten­cia­rio. El poe­ta in­ten­tó en­ton­ces mar­char­se de Es­pa­ña por Huel­va, pe­ro fue apre­sa­do en el puesto fron­te­ri­zo. Lla­mó la aten­ción de los guar­dias por­tu­gue­ses del ré­gi­men fas­cis­ta de Sa­la­zar al in­ten­tar ven­der pa­ra po­der sub­sis­tir un reloj que le ha­bía re­ga­la­do uno de sus gran­des ami­gos, el poe­ta Vi­cen­te Alei­xan­dre. Al no te­ner la do­cu­men­ta­ción, fue en­tre­ga­do a las fuer­zas fran­quis­tas que lo vol­vie­ron a en­car­ce­lar y a so­me­ter a un jui­cio su­ma­rí­si­mo. Por eso, hu­bo dos con­se­jos de gue­rra.

Ma­ría del Ol­mo sub­ra­ya que de los do­cu­men­tos guar­da­dos en los ar­chi­vos “no se pue­de bo­rrar nin­gún nom­bre”, co­mo no se pue­de bo­rrar la his­to­ria, “y Antonio Luis Bae­na fue el se­cre­ta­rio ju­di­cial de aquel con­se­jo, aun en el ca­so de que fue­ra obli­ga­do a ello”.

/ DA­VID SEYMOUR (MAGNUM)

Mi­guel Her­nán­dez aren­ga a unos mi­li­cia­nos en la Gue­rra Ci­vil en 1936.

Por­ta­da del ex­pe­dien­te del jui­cio en Ma­drid con­tra Her­nán­dez, en el ca­tá­lo­go de la mues­tra de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.