Los hom­bres serpiente de Tan­ga­ni­ka

El País (País Vasco) - - CULTURA -

Es in­creí­ble la de co­sas apa­sio­nan­tes que hay en el mun­do de las que no te­ne­mos (yo al me­nos) ni idea. Has­ta la se­ma­na pa­sa­da no sa­bía na­da del reino se­cre­to de los hom­bres serpiente o Wa­kaio­las de los wan­yam­we­si de Tan­ga­ni­ka, ni de su rey, el gran Ka­lo­la. Ig­no­ra­ba asi­mis­mo que un occidental, el na­tu­ra­lis­ta es­ta­dou­ni­den­se Fred Car­no­chan, no so­lo se ha­bía in­tro­du­ci­do en esa ex­tra­ña co­mu­ni­dad sino que ha­bía lle­ga­do a al­can­zar en los años trein­ta un ran­go no­ta­ble en su seno. De esa his­to­ria real que pa­re­ce de Ri­der Hag­gard lo he des­cu­bier­to to­do no so­bre el te­rreno —el mun­do ha cam­bia­do mu­cho des­de que exis­tía Tan­ga­ni­ka y no eras na­die sin sa­la­cot—, sino, co­mo sue­le su­ce­der, en un libro. Un libro no­ta­ble y apa­sio­nan­te, L’em­pi­re des ser­pents, tra­duc­ción fran­ce­sa (Stock, 1946) del ori­gi­nal The Em­pi­re of the Sna­kes (Sto­kes, 1935), que ad­qui­rí en los bou­qui­nis­tes de Pa­rís por cin­co eu­ros el miér­co­les.

Fue abrir­lo, tras qui­tar­le el plás­ti­co con ma­nos tem­blo­ro­sas co­mo se des­nu­da a una no­via, y no po­der pa­rar de leer.

El neo­yor­quino Fre­de­ric Gros­ve­nor Car­no­chan (1890-1952) arri­bó a Tan­ga­ni­ka en 1926 con la ex­pe­di­ción Smith­so­nian-Chrys­ler des­ti­na­da a con­se­guir ani­ma­les pa­ra el zoo de Washington. Tras fra­ca­sar en la empresa de atra­par ser­pien­tes (y mi­ra que se­rá por ser­pien­tes en Áfri­ca) oyó ha­blar de unos mis­te­rio­sos na­ti­vos que eran los úni­cos que te­nían el de­re­cho tri­bal de cap­tu­rar­las o ma­tar­las. Efec­ti­va­men­te, los hom­bres serpiente. Eran ca­pa­ces de ma­ni­pu­lar in­clu­so las es­pe­cies más le­ta­les sin mie­do a sus mor­de­du­ras. Se ha­cían in­vul­ne­ra­bles, ave­ri­guó, gra­cias al do­mi­nio de pó­ci­mas y un­güen­tos que los in­mu­ni­za­ban has­ta de la im­pla­ca­ble ví­bo­ra so­pla­do­ra.

Lo que cuen­ta Car­no­chan, que lo­gró in­tro­du­cir­se en la so­cie­dad se­cre­ta, es en bue­na par­te un re­la­to de ini­cia­ción, pa­re­ci­do al del ín­cli­to Car­los Cas­ta­ne­da con el cha­mán ya­qui don Juan y tam­bién, co­mo es­te, una her­mo­sa his­to­ria de amis­tad: la que desa­rro­lla con el emperador o mu­te­mi Ka­lo­la.

El na­tu­ra­lis­ta de­ve­ni­do miem­bro de la so­cie­dad se­cre­ta con el nom­bre de Ndi­le­ma, Jo­ven Pi­tón, se des­pe­di­rá de Áfri­ca y de su ami­go Ka­lo­la en una es­ce­na inol­vi­da­ble en la que al vie­jo rey de los hom­bres serpiente le sal­tan las lá­gri­mas. “Su­pe más tar­de de la muer­te de Ka­lo­la”, es­cri­be Car­no­chan. “La no­ti­cia me en­tris­te­ció pe­ro sien­to que su es­pí­ri­tu pro­si­gue su ca­mino”. Una his­to­ria muy her­mo­sa. ¿Se pue­de pe­dir más por cin­co eu­ros?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.