“Soy un supervivie­nte de la edad do­ra­da del pe­rio­dis­mo”

SEYMOUR HERSH Re­por­te­ro “As­san­ge hi­zo lo mis­mo que yo ha­go”

El País (País Vasco) - - CULTURA - AMAN­DA MARS,

El des­pa­cho de Seymour Hersh (Chica­go, 82 años) es to­do eso que un mi­tó­mano del pe­rio­dis­mo po­dría desear: pe­que­ño, aus­te­ro y des­or­de­na­do, con de­ce­nas y de­ce­nas de car­pe­tas api­la­das en el suelo. Fo­tos en blan­co y ne­gro, ar­chi­va­do­res, pe­rió­di­cos ama­ri­llen­tos. Al­gu­nos pre­mios cuel­gan en la pa­red jun­to a re­se­ñas de sus li­bros, una má­qui­na de escribir an­ti­gua re­po­sa so­bre un ar­ma­rio y su bol­sa de tra­ba­jo, una car­te­ra de piel ma­rrón gas­ta­da, se ocul­ta ba­jo un mar de pa­pe­les. Hersh no gra­ba en­tre­vis­tas ni di­gi­ta­li­za los con­tac­tos pa­ra pro­te­ger a sus fuentes. Si no fue­ra por el or­de­na­dor de so­bre­me­sa, pa­re­ce­ría es­te un via­je en el tiem­po de medio si­glo. En­ton­ces, un trein­ta­ñe­ro Hersh des­ta­pó la bar­ba­rie de My Lai, durante la gue­rra de Viet­nam. Ga­nó el Pu­lit­zer. Des­pués in­ves­ti­ga­ría el Wa­ter­ga­te, ex­plo­ra­ría el la­do sór­di­do de los ado­ra­dos Ken­nedy y ha­ría pú­bli­cas las tor­tu­ras de Abu Gh­raib en Irak.

Hersh ha­bla co­mo una me­tra­lle­ta, sal­ta con pér­ti­ga de un asun­to a otro, in­ter­ca­la fra­ses es­truen­do­sas, que re­que­ri­rían una acla­ra­ción, pe­ro le lle­van a otra ga­la­xia te­má­ti­ca de la que cues­ta traer­le de vuel­ta. Es­tá pro­mo­cio­nan­do sus me­mo­rias, Re­por­te­ro (Pe­nín­su­la), es­cri­tas por ac­ci­den­te: te­nía un con­tra­to pa­ra un libro so­bre Dick Che­ney, pe­ro sus fuentes se ami­la­na­ron en el úl­ti­mo mo­men­to por la cru­za­da que el Gobierno ha­bía em­pren­di­do con­tra las fil­tra­cio­nes. En vez de de­vol­ver el ade­lan­to de la edi­to­rial, pre­fi­rió ha­blar de sí mis­mo. Hersh es­tá con­si­de­ra­do, jun­to a Bob Wood­ward, el gran pe­rio­dis­ta de in­ves­ti­ga­ción de su generación, de va­rias, en reali­dad. Azo­te de las ver­sio­nes ofi­cia­les, lo su­yo es ca­za ma­yor: de Kis­sin­ger a Bush, de Ni­xon a Obama.

A la pregunta de por qué no es­cri­be de Trump, re­mi­te a su in­ves­ti­ga­ción so­bre los ata­ques con gas sa­rín en Si­ria en 2017, que Washington y otras gran­des po­ten­cias atri­bu­yen a Ba­char el Asad. “Es­cri­bí una his­to­ria di­cien­do que ha­bía mu­chas ra­zo­nes pa­ra pen­sar que no ve­nía de Si­ria, pe­ro no se pu­bli­có en EE UU”, lamenta. “Así son las co­sas, es muy lo­co, ten­go co­sas me­jo­res que ha­cer que lu­char con­tra la pren­sa que quie­re afe­rrar­se a lo que cree”.

Sus pes­qui­sas so­bre los ata­ques quí­mi­cos de 2013 tam­bién ge­ne­ra­ron re­ce­los, pe­ro el gran di­vor­cio entre el vie­jo sa­bue­so y los edi­to­res es­ta­dou­ni­den­ses se pro­du­jo en 2015, cuan­do des­min­tió la ver­sión ofi­cial so­bre la muer­te de Bin La­den. Es­cri­bió que el lí­der te­rro­ris­ta es­ta­ba pre­so en Pa­kis­tán des­de 2006, que Ara­bia Sau­dí pa­ga­ba el cau­ti­ve­rio y que, cuan­do Washington lo des­cu­brió, pac­tó con Is­la­ma­bad po­der eje­cu­tar­lo. Ni The New Yor­ker ni The New York Ti­mes, me­dios en los que ha­bía trabajado Hersh, pu­bli­ca­ron el ar­tícu­lo, que sa­lió en Lon­don Re­view of Books y resultó muy cues­tio­na­do por las fuentes anó­ni­mas o in­di­rec­tas.

“Y yo per­mi­ti­ré con gus­to que la his­to­ria sea la juez de mi obra reciente”, es­cri­be en el libro. Pe­ro la his­to­ria pue­de no darle esa opor­tu­ni­dad, en pe­rio­dis­mo la ver­dad no bas­ta, es ne­ce­sa­rio pro­bar­la. Y las le­yen­das del ofi­cio no se li­bran.

Hi­jo de in­mi­gran­tes ju­díos de la Eu­ro­pa del Es­te, Hersh se crió en una zona obre­ra de Chica­go, Seymour Hersh se lle­va las ma­nos a la ca­be­za an­te las nue­vas acu­sa­cio­nes de

EE UU con­tra Ju­lian As­san­ge. El fun­da­dor de Wi­ki­leaks ya no es­tá impu­tado so­lo por cons­pi­rar pa­ra en­trar en los or­de­na­do­res del Pen­tá­gono; des­de ma­yo pe­san so­bre él 17 nue­vos car­gos por di­fun­dir ma­te­rial se­cre­to. Apli­car­le la Ley de Es­pio­na­je de 1917, que es lo que su­po­ne es­te gi­ro, abre el de­ba­te so­bre la se­gun­da en­mien­da de la Cons­ti­tu­ción, que blin­da la li­ber­tad de pren­sa. Tras los pa­pe­les del Pen­tá­gono, en 1971, los pe­rio­dis­tas que­da­ron pro­te­gi­dos; la jus­ti­cia po­día per­se­guir la fil­tra­ción de ma­te­rial cla­si­fi­ca­do, pe­ro no su pu­bli­ca­ción. “As­san­ge hi­zo lo que yo ha­go pa­ra ga­nar­me la vi­da: pe­dir a la gen­te que me dé in­for­ma­ción se­cre­ta”. don­de su pa­dre re­gen­ta­ba una tin­to­re­ría. Es­tu­dió al­gu­nos tri­mes­tres de De­re­cho con po­ca vo­ca­ción y se pu­so a tra­ba­jar en un Wal­greens has­ta que, a tra­vés de un ami­go, su­po de la ofer­ta de pues­tos de apren­diz de pe­rio­dis­ta y pro­bó suer­te en la agen­cia de no­ti­cias de la ciudad.

Hersh se sien­te, co­mo ex­pli­ca en el libro, “un supervivie­nte de la era do­ra­da del pe­rio­dis­mo”. “Los que tra­ba­já­ba­mos en pren­sa es­cri­ta no te­nía­mos que com­pe­tir con ca­na­les de no­ti­cias de 24 ho­ras, los pe­rió­di­cos na­da­ban en la abun­dan­cia gra­cias a los in­gre­sos por pu­bli­ci­dad y anun­cios cla­si­fi­ca­dos, y yo te­nía li­ber­tad pa­ra via­jar adon­de y cuan­do quisiera”.

Las más de 400 pá­gi­nas de sus me­mo­rias re­co­gen ese es­ti­lo de tra­ba­jo en pe­li­gro de ex­tin­ción, in­clu­ye epi­so­dios sor­pren­den­tes, co­mo cuan­do Lyn­don B. John­son de­fe­có en la ca­rre­te­ra an­te un pe­rio­dis­ta del Ti­mes, Tom Wri­ker, pa­ra mos­trar­le des­pre­cio por su “aná­li­sis pe­rio­dís­ti­co”, o la no­ti­cia que no es­cri­bió, so­bre el mal­tra­to del pre­si­den­te Ni­xon a su es­po­sa, al­go de lo que se arre­pien­te.

Tie­ne un hi­jo re­por­te­ro al que no da con­se­jos. “Nun­ca me ha­bla de su tra­ba­jo, y yo no que­ría que se de­di­ca­ra a es­to”. ¿Por qué? “Por la du­re­za”. A los re­por­te­ros que no son sus hi­jos, en cam­bio, sí les re­co­mien­da que “lean an­tes de escribir y que se qui­ten de en medio de la his­to­ria”.

Lamenta el acer­ca­mien­to entre pe­rio­dis­tas y po­lí­ti­cos y la fas­ci­na­ción por los go­ber­nan­tes, pe­ro lo que más le preo­cu­pa, ase­gu­ra, es la eco­no­mía de es­ta in­dus­tria. “No hay di­ne­ro, ya no se pue­de gas­tar tan­to en una his­to­ria, el pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción no es­tá muer­to, me­dios co­mo The New York Ti­mes ha­cen co­sas, pe­ro tie­nen mu­chas di­fi­cul­ta­des”. Tam­bién cri­ti­ca el fo­co que los me­dios es­ta­dou­ni­den­ses han puesto en la in­je­ren­cia de Ru­sia en las elecciones. “Le di­go que hay una con­tra­his­to­ria ahí”. El vie­jo sa­bue­so, se­pul­ta­do de pa­pe­les en su pe­que­ña ofi­ci­na de Washington, si­gue ham­brien­to de ex­clu­si­vas.

Afir­ma que ha es­cri­to sus me­mo­rias “por ac­ci­den­te”

Cri­ti­ca el fo­co que han puesto los me­dios de su país en la “in­je­ren­cia ru­sa”

/ XAVIER DUSSAQ

Seymour Hersh, el lu­nes en su des­pa­cho en Washington.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.