Y el ma­zo ca­yó so­bre la pro­pia Sot­heby’s

Tras anun­ciar­se su ven­ta, la ca­sa de subas­tas afron­ta una se­ma­na de pu­jas mi­llo­na­rias, con un ‘mo­di­glia­ni’ iné­di­to co­mo pla­to fuer­te

El País (País Vasco) - - CULTURA - MA­RÍA CON­TRE­RAS,

A pe­sar de la llu­via te­naz que caía en Londres el mar­tes por la tar­de, la se­de lon­di­nen­se de Sot­heby’s, en el ba­rrio de May­fair, llevaba to­da la se­ma­na trans­for­ma­da en un ver­gel. La ca­sa de subas­tas ha­bía cu­bier­to su en­tra­da de flo­res de suelo a techo y, pa­ra lle­gar a las sa­las de ex­po­si­cio­nes, era ne­ce­sa­rio atra­ve­sar un pa­si­llo “in­mer­si­vo” don­de a las ca­las y las hor­ten­sias las acom­pa­ña­ba una gra­ba­ción de pá­ja­ros can­tan­do y una pro­yec­ción con apa­rien­cia acuá­ti­ca en el suelo. El mon­ta­je pre­ten­día evo­car el jar­dín de Gi­verny de Mo­net, por­que pre­ci­sa­men­te uno de sus lien­zos de ne­nú­fa­res se­rá la estrella, jun­to a un mo­di­glia­ni ca­si des­co­no­ci­do, de la ven­ta mi­llo­na­ria de ar­te im­pre­sio­nis­ta que Sot­heby’s Londres aco­ge­rá hoy, y pa­ra la que es­pe­ran la asis­ten­cia de unas 600 per­so­nas.

Ayer era el turno de la ven­ta de Ar­te Mo­derno y de Pos­gue­rra Bri­tá­ni­co. Unas 300 per­so­nas acu­die­ron a pu­jar por pie­zas co­mo A Cric­ket Match, de L. S. Lowry (1.065.520 eu­ros), o por un wins­ton chur­chill ti­tu­la­do Af­ter Dau­bigny que su­peró con mu­cho su pre­cio es­ti­ma­do de sa­li­da (se ven­dió por 235.540 eu­ros). La subas­ta­do­ra si­guió gol­pean­do su ma­zo de ma­de­ra mien­tras más lo­tes con cua­dros, di­bu­jos, es­cul­tu­ras y ce­rá­mi­ca de ar­tis­tas bri­tá­ni­cos del si­glo XX fue­ron en­con­tran­do nue­vo due­ño. En apa­rien­cia, na­da se di­fe­ren­cia­ba de cual­quier otra tar­de de subas­ta.

Pe­se a ese am­bien­te un tan­to ano­dino, la firma atra­vie­sa uno de los mo­men­tos más cru­cia­les de sus 275 años de his­to­ria, des­pués de que el lu­nes se anun­cia­ra que el mag­na­te fran­co­is­rae­lí Pa­trick Drahi va a com­prar­la por 3.300 millones de eu­ros. Drahi, fun­da­dor y ac­cio­nis­ta ma­yo­ri­ta­rio de la empresa ho­lan­de­sa de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes Al­ti­ce, tam­bién es co­lec­cio­nis­ta de ar­te, y ha ase­gu­ra­do que quie­re rea­li­zar es­ta in­ver­sión “pa­ra su fa­mi­lia”.

“Creo que la ven­ta va a be­ne­fi­ciar

El mag­na­te Pa­trick Drahi ha ad­qui­ri­do la empresa por 3.300 millones

a Sot­heby’s, por­que no ten­drán que in­for­mar de ca­da plan y ca­da de­ci­sión a los ac­cio­nis­tas. Ten­drán la mis­ma li­ber­tad que tie­ne Ch­ris­tie’s”, opi­na­ba una de las asistentes a la subas­ta del mar­tes, que tra­ba­ja en una ga­le­ría de ar­te y pre­fie­re no de­cir su nom­bre. “Pe­ro se ve que los em­plea­dos es­tán ner­vio­sos, por­que creen que ha­brá cam­bios”.

Ja­mes Mac­kie, jefe de de­par­ta­men­to de la sec­ción de Ar­te Mo­derno e Im­pre­sio­nis­ta, pre­fe­ría de­cla­rar­se ayer ex­ci­ta­do, pe­ro so­lo por la presencia, col­ga­do a su la­do, de Jeu­ne hom­me as­sis, les mains croi­sées sur les ge­noux, el re­tra­to de un jo­ven des­co­no­ci­do que Ame­deo Mo­di­glia­ni pin­tó en la Ri­vie­ra Fran­ce­sa en 1918. Se subas­ta­rá hoy y es­tá va­lo­ra­do en cer­ca de 27 millones de eu­ros. “Es­te cua­dro tie­ne una his­to­ria muy in­tere­san­te. Mo­di­glia­ni lo pin­tó en 1918 y al­guien se lo com­pró a su mar­chan­te en 1927. Ha per­ma­ne­ci­do en la mis­ma fa­mi­lia des­de en­ton­ces y nun­ca se ha­bía vis­to en pú­bli­co. Te­ner aquí un mo­di­glia­ni que nun­ca ha­bía vis­to la luz es un pri­vi­le­gio in­creí­ble, es ca­si co­mo un re­des­cu­bri­mien­to”, se­ña­la.

A la ca­rac­te­rís­ti­ca fi­gu­ra de sem­blan­te alar­ga­do del pin­tor ita­liano lo acom­pa­ña­rá co­mo pla­to fuer­te Nymp­héas (1908), de Clau­de Mo­net, que po­dría al­can­zar los 39 millones. Entre el miér­co­les y el jue­ves tam­bién se su­bas­ta­rán obras de Mi­ró, Pi­cas­so o Ma­grit­te, y el 26 de ju­nio ha­brá una ven­ta de ar­te con­tem­po­rá­neo con un au­to­rre­tra­to de Fran­cis Ba­con co­mo lien­zo estrella. Por­que pue­de que en Sot­heby’s to­do es­té a pun­to de cam­biar pe­ro, mien­tras tan­to, en New Bond Street, to­do si­gue igual.

/ CH­RIS J. RATCLIFFE (GETTY)

Una mu­jer con­tem­pla Jeu­ne hom­me as­sis, les mains croi­sées sur les ge­noux Mo­di­glia­ni, en la se­de de Sot­heby’s en Londres. (1918), de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.