La mo­da mas­cu­li­na re­cu­pe­ra el equi­li­brio en Mi­lán

Lo de­por­ti­vo y lo clá­si­co com­par­ten ar­ma­rio pa­ra la pri­ma­ve­ra

El País (País Vasco) - - ESTILO - CAR­LOS PRI­MO,

En los úl­ti­mos años, la mo­da di­ri­gi­da al hom­bre se ha ba­sa­do en la dis­yun­ti­va entre lo for­mal y lo de­por­ti­vo. Sin em­bar­go, la Se­ma­na de la Mo­da mas­cu­li­na de Mi­lán, que con­clu­yó el lu­nes, ha ser­vi­do pa­ra es­ta­ble­cer que, al me­nos en ve­rano de 2020, la re­con­ci­lia­ción es ten­den­cia. Las fir­mas han sa­bi­do sus­traer­se a los mo­vi­mien­tos pen­du­la­res pa­ra asu­mir que tan­to el tra­je de ofi­ci­na co­mo la ca­mi­se­ta con lo­go han lle­ga­do pa­ra que­dar­se, por­que la ex­pan­sión geo­grá­fi­ca, ge­ne­ra­cio­nal y cul­tu­ral de la mo­da ha traí­do pú­bli­cos pa­ra to­dos los gus­tos. Y la so­lu­ción no pasa por los extremos, sino por la con­vi­ven­cia. In­clu­so en el mis­mo hom­bre y mo­men­to.

Re­sul­ta sin­to­má­ti­co que Em­po­rio Ar­ma­ni sea la firma que de­fien­de con más ahín­co es­ta po­si­ción. Gior­gio Ar­ma­ni re­vo­lu­cio­nó la mo­da de los ochen­ta al in­tro­du­cir en el ar­ma­rio mas­cu­lino sus­tan­ti­vos —co­mo­di­dad, fle­xi­bi­li­dad, er­go­no­mía, so­brie­dad— más allá de la ele­gan­cia. Su nueva co­lec­ción re­cu­pe­ra sus cé­le­bres tra­jes blan­dos y los lle­na de re­fe­ren­cias al pa­ra­cai­dis­mo con co­rrea­jes y te­ji­dos li­ge­ros y fi­nos. Los tra­jes, tra­ta­dos pa­ra adop­tar tex­tu­ras arru­ga­das o bri­llan­tes, con­vi­ven con la eti­que­ta y el de­por­te sin más­ca­ras. La at­mós­fe­ra ja­po­ne­sa que pla­neó en el des­fi­le al­can­zó su clí­max cuan­do par­te del equi­po olím­pi­co y pa­ra­lím­pi­co de Italia des­fi­ló es­tre­nan­do la equi­pa­ción que Ar­ma­ni ha di­se­ña­do pa­ra Tokio 2020.

En Dol­ce & Gab­ba­na, pren­das li­mí­tro­fes co­mo la saha­ria­na (ar­ma­da pe­ro re­la­ja­da, téc­ni­ca pe­ro ve­ra­nie­ga) ar­ti­cu­lan una fu­sión ima­gi­na­ria entre Si­ci­lia y el tró­pi­co, con pa­sa­re­la de es­tam­pa­do ani­mal in­clui­da. Su am­plia co­lec­ción in­clu­ye apues­tas por ten­den­cias con­cre­tas co­mo el en­ca­je, en ca­mi­se­tas de rugby, o los am­plios pan­ta­lo­nes de pin­zas, que en sus ma­nos son ca­si dra­pea­dos. En la con­ci­lia­ción de con­tra­rios de la tem­po­ra­da, los he­te­ro­do­xos de siem­pre lle­van ventaja. Así le su­ce­de a Ver­sa­ce en su ho­me­na­je a Keith Flint, can­tan­te de The Pro­digy fa­lle­ci­do en mar­zo. Los pan­ta­lo­nes de cue­ro, las tex­tu­ras me­tá­li­cas, los es­tam­pa­dos áci­dos, las ca­mi­sas de se­da y las ta­chue­las for­man par­te de la he­ren­cia de la firma por de­re­cho pro­pio, así que el des­fi­le tu­vo ai­re de re­en­cuen­tro.

En Ds­qua­red2 hu­bo ener­gía y en­dor­fi­nas de otro ti­po. Ins­pi­ra­da en Bru­ce Lee y las ar­tes mar­cia­les, la co­lec­ción abun­da en jue­gos se­mán­ti­cos del gus­to de los ca­na­dien­ses, con cor­do­na­du­ras que re­cuer­dan a un sa­co de bo­xeo y a un cor­sé fe­me­nino, pren­das re­flec­tan­tes, es­tam­pa­dos orien­ta­les y, por su­pues­to, protagonis­mo ab­so­lu­to de la ana­to­mía. En tiem­pos in­cier­tos y sa­tu­ra­dos de men­sa­jes con­cep­tua­les, los her­ma­nos Ca­ten sa­ben que una pren­da fa­vo­re­ce­do­ra es un ar­gu­men­to de ven­ta to­da­vía vi­gen­te. Tam­bién hu­bo re­fe­ren­cias pop en Etro, cu­ya co­lec­ción se ins­pi­ra en Star Wars. Las ca­mi­se­tas se­ri­gra­fia­das no eclip­san sus es­tam­pa­dos exó­ti­cos y te­ji­dos sun­tuo­sa­men­te hip­pies. Su pro­pues­ta con­clu­yó con una de­mos­tra­ción de sa­na eco­lo­gía vi­sual me­dian­te am­plias ca­mi­sas a ra­yas con ber­mu­das a jue­go. Tam­bién eco­ló­gi­ca fue la pre­sen­ta­ción de Mar­ni, con pren­das de­cons­trui­das que alu­den a una hi­po­té­ti­ca ca­tás­tro­fe me­dioam­bien­tal. Su­pe­ra­do el trau­ma del ni­do va­cío que aque­jó a la pa­sa­re­la ita­lia­na tras el aban­dono de im­por­tan­tes fir­mas en las úl­ti­mas tem­po­ra­das (Guc­ci o Pra­da han pre­sen­ta­do sus co­lec­cio­nes fue­ra del ca­len­da­rio ofi­cial), la se­re­ni­dad im­pe­ra en Mi­lán. Res­pi­ra sen­sa­tez la co­lec­ción de Fen­di, en la que la ins­pi­ra­ción jar­di­ne­ra afec­ta a los co­lo­res (ver­des, tie­rra, beis) y las pie­zas: lu­jo­sos mo­nos de tra­ba­jo, jer­séis li­ge­ros y bol­sos tro­que­la­dos co­mo ce­lo­sías. Es­ta nueva ele­gan­cia no se ba­sa en pren­das con­cre­tas, sino en la ar­mo­nía. Mues­tra de ello dio Alessandro Sartori con su co­lec­ción pa­ra Ermenegild­o Zegna XXX en una vie­ja si­de­rúr­gi­ca: el en­torno se tras­la­da­ba a las pren­das con to­nos oxi­da­dos y de­sigua­les en los que el bri­llo de la se­da se con­fun­de con el tor­na­so­la­do de los cor­ta­vien­tos y los tra­jes se con­ta­mi­nan, se lle­nan de bol­si­llos y des­gas­tan. Pue­de que se lle­ve to­do a la vez, pe­ro la emo­ción no pasa de mo­da.

/ GTRES / ESTROP (GETTY)

Un mo­men­to del des­fi­le de Dol­ce&Gab­ba­na. A la de­re­cha, un mo­de­lo de Em­po­rio Ar­ma­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.