Pa­lo­mo di­ce adiós en Pa­rís al “le­tar­go” del di­se­ño de hom­bre

El mo­dis­to cor­do­bés inau­gu­ra la Se­ma­na de Mo­da Mas­cu­li­na fran­ce­sa

El País (País Vasco) - - ESTILO - SIL­VIA AYU­SO,

No so­lo los mo­de­los pi­san se­gu­ros y con mi­ra­da desafian­te la pa­sa­re­la en la que se han con­ver­ti­do los sun­tuo­sos sa­lo­nes de la em­ba­ja­da es­pa­ño­la de Pa­rís pa­ra el des­fi­le de Pa­lo­mo Spain. Tam­bién el al­ma tras los inusua­les di­se­ños, Ale­jan­dro Gó­mez Pa­lo­mo, sabe, pe­se a los ner­vios de cual­quier nueva co­lec­ción, que es­tá en buen mo­men­to. Al fin y al ca­bo, no su­ce­de to­dos los días que te eli­jan pa­ra abrir la Se­ma­na de la Mo­da de Hom­bre de Pa­rís. Ade­más, pa­ra él, la ca­pi­tal fran­ce­sa es “lo que más”.

“Es un sue­ño real, lo que nun­ca pen­sa­rías que te po­dría lle­gar a pa­sar, lo más bo­ni­to, y Pa­rís, es­toy ca­da vez más se­gu­ro, es ‘el’ si­tio”, afir­ma el di­se­ña­dor de 26 años a EL PAÍS en la ca­pi­tal fran­ce­sa po­co an­tes de pre­sen­tar, ayer mar­tes, su pro­pues­ta pri­ma­ve­ra/ve­rano 2020.

Pom­peii es el nom­bre de la co­lec­ción y, ob­via­men­te, la his­to­ria de Pom­pe­ya, ciudad de la An­ti­gua Ro­ma en­te­rra­da por el Ve­su­bio, su hi­lo con­duc­tor. El di­se­ña­dor cor­do­bés gus­ta des­de ha­ce tiem­po li­gar un mo­men­to his­tó­ri­co a sus pro­pues­tas: “Siem­pre in­ten­ta­mos que la reali­dad y una his­to­ria del pa­sa­do se jun­ten”. En es­te ca­so, re­la­ta có­mo con la mo­da mas­cu­li­na es­tá su­ce­dien­do co­mo con Pom­pe­ya, con “el le­tar­go de una ci­vi­li­za­ción en­te­rra­da ba­jo ce­ni­zas durante años” que de pron­to vuel­ve a la luz. Un efec­to que Pa­lo­mo di­ce tam­bién ver en es­ta mo­da, “ale­tar­ga­da, dor­mi­da durante mu­chos años”. Aho­ra, gra­cias a di­se­ña­do­res trans­gre­so­res co­mo él, “em­pie­za a flo­re­cer”. Vi­vi­mos, sos­tie­ne, “un mo­men­to bueno de la mo­da mas­cu­li­na en la que el hom­bre pue­de dis­fru­tar de co­sas que an­tes estaban peor vistas o no estaban de mo­da”. La mez­cla de te­ji­dos no­bles y sin­té­ti­cos vuel­ve a fun­cio­nar en sus ma­nos. Aho­ra el re­to es “de­mos­trar ma­du­rez co­lec­ción tras co­lec­ción”. “Usa­mos te­las no­bles, pe­ro siem­pre hay que con­tras­tar con­cep­tos. De ahí sur­ge la ma­gia, de al­go que no te es­pe­ras que va­ya a ir jun­to, de al­go que ini­cial­men­te se vie­ra has­ta feo”, afir­ma. “Hay que bus­car lo feo y darle la vuel­ta has­ta que se con­vier­te en bo­ni­to”.

Aun­que es­tá con­si­de­ra­do un re­pre­sen­tan­te de la mo­da flui­da, re­cha­za ser por­ta­voz de na­die: “No soy na­da po­lí­ti­co”. Sim­ple­men­te, sien­te que su tra­ba­jo res­pon­de a su generación, don­de los con­cep­tos de fe­me­nino y mas­cu­lino no es­tán necesariam­ente se­pa­ra­dos. “Aho­ra hay una sen­sa­ción de li­ber­tad, de ha­go con mi cuerpo lo que quie­ro”, se­ña­la. “Soy uno de los que ha he­cho de es­to una ca­sa, don­de la gen­te pue­de sen­tir­se sa­tis­fe­cha, bien, pe­ro sin pen­sar en la se­xua­li­dad”. Lo que no quita, di­ce con un gui­ño tra­vie­so, que no se pue­da so­me­ter al hom­bre a los ri­go­res de la mo­da que lle­van tan­to tiem­po su­frien­do las mujeres. “Aho­ra les po­ne­mos los cor­sés a los hom­bres. Aho­ra tie­ne que sufrir un po­qui­to él, que en la his­to­ria ha es­ta­do muy pre­mia­do. Le to­ca sa­ber lo que due­le un ta­cón, o los cor­sés”, di­ce an­tes de es­ta­llar en car­ca­ja­das.

/ T. CHESNOT (GETTY)

Ale­jan­dro Gó­mez Pa­lo­mo sa­lu­da al fi­nal de su des­fi­le en Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.