Cer­co a Pla­ti­ni y Qa­tar

La po­li­cía po­ne ba­jo cus­to­dia al ex­di­ri­gen­te de la UEFA, sos­pe­cho­so de ha­ber in­flui­do jun­to al ex­pre­si­den­te Sar­kozy en la elección del Mun­dial de 2022 pa­ra el emi­ra­to

El País (País Vasco) - - DEPORTES - MARC BASSETS,

Mi­chel Pla­ti­ni, ex­pre­si­den­te de la UEFA y le­yen­da del fút­bol fran­cés, em­pe­zó ayer a dar ex­pli­ca­cio­nes a la po­li­cía fran­ce­sa so­bre un ca­so que se arras­tra des­de ha­ce años y que ha afec­ta­do a su ima­gen y a la de los di­ri­gen­tes del fút­bol mun­dial: el de la pre­sun­ta co­rrup­ción en la atri­bu­ción del Mun­dial 2022 a Qa­tar. Pla­ti­ni de­be­rá se­guir ba­jo cus­to­dia po­li­cial has­ta que ter­mi­ne el in­te­rro­ga­to­rio. El ca­so po­ne de re­lie­ve la con­fluen­cia de in­tere­ses de­por­ti­vos, po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos en una de las de­sig­na­cio­nes más sor­pren­den­tes y po­lé­mi­cas, en tiem­pos re­cien­tes, de una se­de de com­pe­ti­ción in­ter­na­cio­nal.

Las sos­pe­chas se cen­tran en un al­muer­zo ce­le­bra­do ha­ce nue­ve años en el Pa­la­cio del Elí­seo, se­de de la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca fran­ce­sa, re­ve­la­do en 2013 por las pu­bli­ca­cio­nes Fran­ce Foot­ball y So Foot. Unos días des­pués de es­ta reunión, el co­mi­té ejecutivo de la FIFA, al que per­te­ne­cía Pla­ti­ni, eli­gió a Qa­tar. El emi­ra­to com­pe­tía con Aus­tra­lia, Ja­pón, Es­ta­dos Uni­dos y Co­rea del Sur. La elección de Qa­tar —un país con po­ca tra­di­ción fut­bo­lís­ti­ca y con tem­pe­ra­tu­ras de ex­tre­mo ca­lor— des­en­ca­de­nó des­de el pri­mer mo­men­to las es­pe­cu­la­cio­nes.

La in­ves­ti­ga­ción de la Fis­ca­lía Nacional Fi­nan­cie­ra de­be di­lu­ci­dar si el 2 de di­ciem­bre de 2010 Pla­ti­ni vo­tó en la FIFA a fa­vor de Qa­tar a cam­bio de fa­vo­res del emi­ra­to pa­ra Fran­cia. El ca­so tam­bién afec­ta a la con­ce­sión del Mun­dial 2018 en Ru­sia. El in­te­rro­ga­to­rio se desa­rro­lló en la se­de de la ofi­ci­na cen­tral de la lucha con­tra la co­rrup­ción y las in­frac­cio­nes fi­nan­cie­ras y fis­ca­les, en el municipio de Nan­te­rre, en las afue­ras de Pa­rís. La de­ten­ción pue­de pro­lon­gar­se le­gal­men­te un má­xi­mo de 48 ho­ras. Des­pués, el de­te­ni­do pue­de sa­lir en li­ber­tad o com­pa­re­cer an­te el juez o fis­cal pa­ra que es­te de­ci­da si in­cul­par­lo.

Pla­ti­ni “no tie­ne na­da que re­pro­char­se”, di­je­ron los abo­ga­dos del vie­jo 10 de la Ju­ven­tus y de los bleus en un co­mu­ni­ca­do ci­ta­do por la agen­cia Fran­ce Pres­se. El co­mu­ni­ca­do pre­ci­sa que “en nin­gún ca­so se tra­ta de un arres­to, sino de una au­di­ción co­mo tes­ti­mo­nio en el mar­co desea­do por los in­ves­ti­ga­do­res, mar­co que per­mi­te evi­tar que to­das las per­so­nas es­cu­cha­das y, des­pués, con­fron­ta­das, pue­den con­cer­tar­se al mar­gen del pro­ce­so”. Se­gún los abo­ga­dos, su clien­te “se ex­pre­sa con se­re­ni­dad y pre­ci­sión, res­pon­de a to­das las pre­gun­tas, in­clui­das aque­llas so­bre las con­di­cio­nes de atri­bu­ción de la Eu­ro 2016, y ha su­mi­nis­tra­do ex­pli­ca­cio­nes úti­les”.

Ra­mi­fi­ca­cio­nes po­lí­ti­cas

Ade­más de Pla­ti­ni, la po­li­cía fran­ce­sa in­te­rro­gó a la ex­con­se­je­ra de­por­ti­va de Sar­kozy, Sop­hie Dion, y en ca­li­dad de “sos­pe­cho­so li­bre” a Clau­de Guéant, ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Elí­seo, el car­go de ma­yor re­le­van­cia en el pa­la­cio pre­si­den­cial des­pués del jefe de Es­ta­do. Un “sos­pe­cho­so li­bre” pue­de aban­do­nar en to­do mo­men­to el lu­gar del in­te­rro­ga­to­rio. El ex­pre­si­den­te de la UEFA ya es­tá sus­pen­di­do de to­da ac­ti­vi­dad vin­cu­la­da al fút­bol has­ta fi­na­les de oc­tu­bre por el pa­go de 1,8 millones de eu­ros que re­ci­bió en 2011 del en­ton­ces pre­si­den­te de la FIFA, el sui­zo Jo­seph Blat­ter, pri­me­ro alia­do y lue­go ad­ver­sa­rio en la lucha por el po­der en el fút­bol mun­dial.

Las pes­qui­sas se cen­tran en el ci­ta­do al­muer­zo del 23 de no­viem­bre de 2013 en el Elí­seo al que asis­tió Pla­ti­ni, pre­si­den­te de la UEFA entre 2007 y 2015. Tam­bién par­ti­ci­pa­ron, se­gún Le Mon­de, el pre­si­den­te Sar­kozy, Guéant y Dion por par­te fran­ce­sa; y, por par­te de Qa­tar, el ac­tual emir, Ta­mim

que es­pe­ro aho­ra de los ju­ga­do­res del PSG. Quie­ro que es­tén pre­pa­ra­dos pa­ra de­fen­der el ho­nor de es­ta ca­mi­se­ta y pa­ra in­vo­lu­crar­se en el pro­yec­to. Los que no quie­ran, o no lo en­tien­dan, lo ve­mos y lo ha­bla­mos. Cla­ro que hay con­tra­tos que res­pe­tar, pe­ro la prio­ri­dad ab­so­lu­ta aho­ra es la ad­he­sión to­tal a nues­tro pro­yec­to”.

Al-Khe­lai­fi de­ja abier­ta la puer­ta de sa­li­da al bra­si­le­ño, ac­tual­men­te le­sio­na­do del pie de­re­cho e in­mer­so en un pro­ce­so le­gal, tras ser acu­sa­do de vio­la­ción. “Ne­ce­si­to que Ney­mar me de­mues­tre que desea in­vo­lu­crar­se to­tal­men­te aquí. Na­die le obli­gó a que fir­ma­ra, vino sa­bien­do per­fec­ta­men­te cuál era el pro­yec­to. Ney­mar, co­mo los de­más ju­ga­do­res, tie­ne que apor­tar to­das las ga­ran­tías de im­pli­ca­ción”. Ben Ha­mad Al Tha­ni, y el je­que Ha­mad Ben Jas­sem, en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro y mi­nis­tro de Ex­te­rio­res. El dia­rio Me­dia­part, que fue el pri­me­ro en in­for­mar del in­te­rro­ga­to­rio de Pla­ti­ni, re­cuer­da que Dion di­ri­ge en la Uni­ver­si­dad de la Sor­bo­na la cá­te­dra de Eti­ca y Se­gu­ri­dad en el De­por­te, en aso­cia­ción con la ONG Cen­tro In­ter­na­cio­nal pa­ra la Se­gu­ri­dad en el De­por­te, fi­nan­cia­da por Qa­tar.

Com­pra del PSG

An­tes del al­muer­zo, Pla­ti­ni dio a en­ten­der que vo­ta­ría a Es­ta­dos Uni­dos co­mo se­de del Mun­dial 2022. Cam­bió de opi­nión. Blat­ter, en de­cla­ra­cio­nes a Le Mon­de en 2016, ex­pli­có que Pla­ti­ni le di­jo: “Se me ha pe­di­do que vo­te a fa­vor de los in­tere­ses fran­ce­ses y mi gru­po no vo­ta­rá lo que tá­ci­ta­men­te ha­bía de­ci­di­do votar en el co­mi­té ejecutivo”. Pla­ti­ni re­pli­có a su an­ti­guo men­tor y alia­do: “Al asis­tir al al­muer­zo del 23 de no­viem­bre de 2010, don­de se en­con­tra­ba el emir ac­tual, ima­gi­né que el pre­si­den­te Sar­kozy ha­bría desea­do que yo vo­ta­se por Qa­tar. Pe­ro nun­ca me lo pi­dió”.

Fran­ce Foot­ball ase­gu­ró en su mo­men­to que en la reunión que dis­cu­tió la com­pra del PSG por los ca­ta­ríes y la crea­ción de una ca­de­na de­por­ti­va pa­ra com­pe­tir con Canal +. La con­tra­par­ti­da era que Pla­ti­ni “no die­se sus vo­tos a Es­ta­dos Uni­dos, co­mo ha­bía con­tem­pla­do, sino a Qa­tar”. Pla­ti­ni siem­pre lo ha ne­ga­do. En ju­nio de 2011, el fon­do ca­ta­rí Qa­tar Sports In­vest­ments com­pró por 76 millones de eu­ros el PSG, el equi­po de Sar­kozy. En ju­nio de 2012 se pu­so en mar­cha en Fran­cia la ca­de­na beIN Sports, fi­lial de la ca­ta­rí Al-Ja­zee­ra.

El ca­so pre­sen­ta ra­mi­fi­ca­cio­nes po­lí­ti­cas. Por la presencia de dos po­lí­ti­cos co­mo Guéant y Dion entre los in­te­rro­ga­dos. Y por el pa­pel del pre­si­den­te Sar­kozy en las con­ver­sa­cio­nes entre Pla­ti­ni y los di­ri­gen­tes ca­ta­ríes. Le Mon­de re­cuer­da que un “ami­go ín­ti­mo” de Sar­kozy, Sé­bas­tien Ba­zin, era re­pre­sen­tan­te en Fran­cia del fon­do de in­ver­sio­nes Co­lony Ca­pi­tal, pro­pie­ta­rio del PSG has­ta la ven­ta a Qa­tar Sports In­vest­ments. Des­de 2013, Ba­zin es pre­si­den­te ejecutivo del gi­gan­te ho­te­le­ro Ac­cor. El gru­po es pa­tro­ci­na­dor del PSG y en su con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción se sien­ta, des­de 2017, Ni­co­las Sar­kozy.

Pla­ti­ni es un ca­so po­co co­mún de de­por­tis­ta de éli­te re­ci­cla­do en di­ri­gen­te de­por­ti­vo. Na­ci­do en 1955 en una fa­mi­lia hu­mil­de de ori­gen ita­liano, co­men­zó a des­ta­car en los años se­ten­ta en los equi­pos de Nancy y Saint Étien­ne. Li­de­ró la se­lec­ción nacional fran­ce­sa que ga­nó la Eu­ro­co­pa de 1984, y triun­fó en la Ju­ven­tus, con la que ga­nó tres ve­ces el Ba­lón de Oro y una Copa de Eu­ro­pa. Jun­to a Ray­mond Ko­pa y Zi­né­di­ne Zi­da­ne, es­tá con­si­de­ra­do el me­jor fut­bo­lis­ta fran­cés de to­dos los tiem­pos. Al re­ti­rar­se, en­tre­nó a los bleus y des­pués co­la­bo­ró con Blat­ter en la or­ga­ni­za­ción del Mun­dial de fút­bol. Su pa­so por la UEFA que­dó em­pa­ña­do por las re­ve­la­cio­nes de los pa­gos de Blat­ter. Su­ma­dos a la elección de Qa­tar y a otros es­cán­da­los, es­tos pre­ci­pi­ta­ron una cri­sis his­tó­ri­ca de la FIFA, que Pla­ti­ni as­pi­ró a pre­si­dir, sin éxi­to.

/ JEAN CATUFFE (GETTY)

Pla­ti­ni y Sar­kozy char­lan durante un par­ti­do eu­ro­peo en el Par­que de los Prín­ci­pes, en fe­bre­ro de 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.