Venezuela, blin­da­da con­tra la cri­sis

La Vi­no­tin­to in­ten­ta ais­lar­se de los pro­ble­mas de su país y plas­mar el cre­ci­mien­to de su fút­bol en la Copa Amé­ri­ca “Ju­ga­mos pa­ra la gen­te, no pa­ra el Gobierno”, di­ce el cen­tral Sei­jas

El País (País Vasco) - - DEPORTES - BREILLER PI­RES,

Sa­lie­ron de Puer­to La Cruz, en el nor­te de Venezuela, rum­bo a Porto Alegre pa­ra ver el sá­ba­do pa­sa­do el es­treno de la Vi­no­tin­to en la Copa Amé­ri­ca, una se­lec­ción que bus­ca re­ga­tear la con­vul­sión po­lí­ti­co-eco­nó­mi­ca que azo­ta su país des­de ha­ce por lo me­nos cin­co años. “No po­día­mos per­der­nos es­ta opor­tu­ni­dad”, co­men­ta Da­niel Pino, un afi­cio­na­do de 30 años. “So­mos un pue­blo apa­sio­na­do por el fút­bol”. Pe­ro la pa­sión de Pino nun­ca an­tes ha­bía sido una fie­bre nacional. Venezuela siem­pre se ha des­ta­ca­do co­mo “el país del béis­bol” en Su­da­mé­ri­ca. Durante dé­ca­das, la se­lec­ción co­no­ci­da co­mo Vi­no­tin­to se acos­tum­bró a re­ci­bir to­dos los gol­pes en las com­pe­ti­cio­nes con­ti­nen­ta­les. Sin em­bar­go, a prin­ci­pios de los 2000, la co­sa cam­bió.

En 2002 por pri­me­ra vez no fue el co­lis­ta de las eli­mi­na­to­rias del Mun­dial. El di­ne­ro que el Gobierno in­vir­tió en el fút­bol au­men­tó con­si­de­ra­ble­men­te durante los man­da­tos de Hu­go Chá­vez. En 2007 el país se gas­tó más de 700 millones de dó­la­res pa­ra ser la se­de de la Copa Amé­ri­ca. Vio có­mo su se­lec­ción lle­ga­ba a cuar­tos de fi­nal y los es­ta­dios su­pe­raron la me­dia de 40.000 hin­chas por par­ti­do. El éxi­to no sir­vió pa­ra pro­pul­sar la li­ga lo­cal, pe­ro ayu­dó a po­pu­la­ri­zar el de­por­te.

El equi­po al­can­zó sus me­jo­res re­sul­ta­dos en las eli­mi­na­to­rias de los Mun­dia­les de 2010 y 2014, ade­más de con­se­guir un cuar­to lu­gar en la Copa Amé­ri­ca de 2011. Sin em­bar­go, la fuen­te de los pe­tro­dó­la­res del cha­vis­mo se ha se­ca­do. Los clu­bes lo­ca­les son to­da­vía más dé­bi­les y los ju­ga­do­res han em­pe­za­do a bus­car des­ti­nos fue­ra por la cri­sis en el país.

¿Có­mo no con­ta­mi­nar­se con la me­ga­cri­sis po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial del país? La se­lec­ción ve­ne­zo­la­na ha ad­qui­ri­do una es­pe­cie de “blin­da­je an­ti­cri­sis”, co­mo ex­pli­ca el cen­tral Sei­jas, que jue­ga en el In­de­pen­dien­te de San­ta Fe co­lom­biano. “De­ja­mos nues­tras di­fe­ren­cias a un la­do y tra­ba­ja­mos por un ob­je­ti­vo”. Sei­jas es uno de los ju­ga­do­res más crí­ti­cos con el ré­gi­men de Ma­du­ro, al que ca­li­fi­ca de “dic­ta­du­ra cri­mi­nal”. “Ju­ga­mos pa­ra la gen­te, no pa­ra el Gobierno. No se pue­de es­con­der lo que su­ce­de en el país. El cam­bio es ne­ce­sa­rio”, di­jo tras el em­pa­te con Pe­rú en el debut.

El me­jor de­lan­te­ro de la his­to­ria de la se­lec­ción, Sa­lo­món Ron­dón, tam­bién for­ma par­te del gru­po de ju­ga­do­res-opo­si­to­res, pe­ro adop­ta un dis­cur­so más co­me­di­do. “An­tes que fut­bo­lis­ta, soy un ser hu­mano que sien­te mu­cho la si­tua­ción de nues­tro país. To­do lo que que­re­mos es que la gen­te se dis­trai­ga por unas ho­ras”, afir­ma el ata­can­te del West Brom­wich, in­glés. “Ju­gar pa­ra los ve­ne­zo­la­nos” es la res­pues­ta más co­mún entre los in­te­gran­tes de la Vi­no­tin­to al ha­blar de la cri­sis del país, es­pe­cial­men­te el selecciona­dor, Ra­fael Du­da­mel.

Ex­por­te­ro de la se­lec­ción, se pu­so al fren­te del equi­po en 2016 y ha te­ni­do que apa­gar va­rios in­cen­dios in­ter­nos, co­mo la re­la­ción entre los ju­ga­do­res in­sa­tis­fe­chos con el Gobierno y la fe­de­ra­ción, di­ri­gi­da por par­ti­da­rios de Ma­du­ro. Tam­bién coor­di­na las se­lec­cio­nes de ba­se. En el Mun­dial sub-20, en 2017, con­du­jo a los ve­ne­zo­la­nos a una fi­nal iné­di­ta, en la que fue­ron de­rro­ta­dos por In­gla­te­rra. Tras la semifinal, Du­da­mel se desaho­gó con­tra el pre­si­den­te, exi­gien­do un al­to el fue­go en la re­pre­sión de las pro­tes­tas.

Tras la re­per­cu­sión que tu­vie­ron sus de­cla­ra­cio­nes, el en­tre­na­dor evi­ta cri­ti­car pú­bli­ca­men­te al Gobierno. En mar­zo de es­te año, cuan­do Venezuela de­rro­tó a Argentina en Ma­drid, Du­da­mel cri­ti­có el in­ten­to de utilizar po­lí­ti­ca­men­te la vi­si­ta de un em­ba­ja­dor vin­cu­la­do a Juan Guai­dó, re­co­no­ci­do co­mo pre­si­den­te por de­ce­nas de paí­ses, re­cri­mi­nan­do a la opo­si­ción por in­ten­tar apro­ve­char­se de la se­lec­ción pa­ra pro­mo­cio­nar­se. Durante la Copa Amé­ri­ca, ajeno a las dispu­tas por el po­der, el ex­por­te­ro se es­fuer­za pa­ra con­ven­cer a sus ju­ga­do­res de que es la Vi­no­tin­to quien tie­ne que ser la pro­ta­go­nis­ta.

Op­ti­mis­mo

Los úl­ti­mos re­sul­ta­dos in­vi­tan al op­ti­mis­mo. En el es­treno, con­tra Pe­rú, a pe­sar de la ex­pul­sión de un ju­ga­dor, con­si­guió man­te­ner el em­pa­te. “Te­ner a mu­chos ju­ga­do­res que es­tán en equi­pos ex­tran­je­ros nos da con­fian­za y, tam­bién, tran­qui­li­dad, ya que no vi­vi­mos tan de cer­ca los mis­mos pro­ble­mas co­ti­dia­nos que nues­tros com­pa­trio­tas”, apun­ta Sei­jas.

A pe­sar de la dis­tan­cia, los ve­ne­zo­la­nos di­cen que se sien­ten muy bien re­pre­sen­ta­dos por los ju­ga­do­res. Eran una mi­no­ría el sá­ba­do en Porto Alegre, pe­ro era cla­ra su emo­ción. “Es un equi­po que se iden­ti­fi­ca con el pue­blo”, di­ce Jo­sé Ja­ra­mi­llo, po­nién­do­se la mano en el es­cu­do. Pa­ra el de­fen­sa Mikel Vi­lla­nue­va, que jue­ga en Es­pa­ña, el sen­ti­mien­to de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad tie­ne que ver con el he­cho de que la se­lec­ción no asu­me nin­gu­na ban­de­ra po­lí­ti­ca. Y de que se entrega en el cam­po co­mo si fue­ra no hu­bie­ra tan­tos pro­ble­mas. “Es un ho­nor to­da­vía ma­yor re­pre­sen­tar a nues­tro país en es­te mo­men­to de di­fi­cul­ta­des. Que­re­mos de­jar­nos el al­ma por los ve­ne­zo­la­nos”.

/ J. MÉN­DEZ (EFE)

Los ju­ga­do­res de Venezuela sa­lu­dan al pú­bli­co tras su debut en la Copa Amé­ri­ca an­te Pe­rú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.