La fe del mi­sio­ne­ro Jay­cee Ca­rroll

“No sa­bía qué me pa­sa­ba”, con­fie­sa el es­col­ta, au­tor del tri­ple que res­ca­tó al Ma­drid y pu­so en va­lor el re­per­to­rio in­fi­ni­to de los blan­cos

El País (País Vasco) - - DEPORTES - FAUSTINO SÁEZ,

La resolución del se­gun­do par­ti­do de la fi­nal de Li­ga fue una li­be­ra­ción pa­ra el Real Ma­drid y pa­ra el pro­ta­go­nis­ta del ti­ro mi­la­gre­ro que co­ro­nó una re­mon­ta­da in­creí­ble: Jay­cee Ca­rroll. El es­col­ta es­ta­dou­ni­den­se pe­na­ba por su por­cen­ta­je de acier­to es­te año, pre­sen­ta­ba una me­dia de 10 pun­tos por en­cuen­tro, so­lo ha­bía re­ba­sa­do los 16 en una oca­sión es­ta tem­po­ra­da (32 an­te el An­do­rra en la pri­me­ra de­rro­ta ma­dri­dis­ta del cur­so) y car­ga­ba des­de ha­ce tiem­po con un tor­men­to. “Llevaba se­ma­nas pen­san­do: ‘No sé qué pasa, no sé qué pasa’. Lla­mé a mi pa­dre di­cién­do­le lo mis­mo: ‘No sé qué pasa. Es­toy ti­ran­do bien, pe­ro no en­tran los ti­ros’. Y por fin en­tró”, con­fe­só tras el tri­ple con el que rin­dió al Ba­rça cuan­do fal­ta­ban dos se­gun­dos. Su ti­ro re­cor­dó, por pro­vi­den­cial, al de Mar­ce­lin­ho Huer­tas en la fi­nal de 2012 en un due­lo que, cu­rio­sa­men­te, aca­bó con el mis­mo mar­ca­dor (81-80). Es­ta no­che (21.00), en el Pa­lau, ter­cer epi­so­dio de la ba­ta­lla y pri­mer match ball ma­dri­dis­ta.

Con ca­ra de ni­ño, ma­nos de pia­nis­ta y al­ma de ar­ti­fi­cie­ro, Ca­rroll fue mi­sio­ne­ro an­tes que tri­plis­ta, lle­gó a Es­pa­ña en 2009 y, tras dos tem­po­ra­das en el Gran Ca­na­ria co­mo má­xi­mo ano­ta­dor de la Li­ga, se in­cor­po­ró al Ma­drid de La­so “pa­ra ha­cer his­to­ria”. De pe­que­ño, apun­ta­ba ma­ne­ras en la na­ta­ción y se ma­ne­ja­ba con des­tre­za en las prue­bas atlé­ti­cas de va­llas, pe­ro pre­ci­sa­men­te la in­fluen­cia pa­ter­na le hi­zo de­can­tar­se por el baloncesto. En sus inicios en Evans­ton High School, lle­gó a pro­me­diar 39 pun­tos por par­ti­do, pe­ro cuan­do la Uni­ver­si­dad esperaba a una pro­me­sa en cier­nes, Ca­rroll de­ci­dió dar un gi­ro bio­grá­fi­co. Con 19 años for­mó par­te de una misión de la Igle­sia de Je­su­cris­to de los San­tos de los Úl­ti­mos Días, una ins­ti­tu­ción mor­mó­ni­ca por la que se mar­chó a San­tia­go de Chi­le co­mo mi­sio­ne­ro durante dos años, en los que aban­do­nó los estudios y el baloncesto. “Mi fe y mis creen­cias me lle­va­ron allí. Fue una ex­pe­rien­cia úni­ca”, con­fie­sa siem­pre. Es­ta vez tam­bién le res­ca­tó su fe. “Es una de las me­jo­res ca­nas­tas de mi vi­da”, con­tó. A sus 36 años, la pun­te­ría vol­vió a en­cum­brar al ex­tran­je­ro con más par­ti­dos en la his­to­ria del Ma­drid (582).

“La úl­ti­ma ju­ga­da fue in­creí­ble. El re­bo­te de Rudy es­tu­vo muy bien lu­cha­do. Lue­go pen­sé que Ser­gi [Llull] iba a ti­rar de dos pa­ra em­pa­tar el par­ti­do, pe­ro le­van­té las ma­nos y, en el úl­ti­mo se­gun­do, me pa­só el ba­lón. Pen­sé: ‘Ten­go el ti­ro pa­ra ga­nar’. Y en­tró. Pu­ra ale­gría”. Pro­si­guió Ca­rroll, au­tor de 25 pun­tos con un 5 de 7 en tri­ples fren­te al Ba­rça. “Me pu­se a co­rrer co­mo un lo­co, mis com­pa­ñe­ros se me echa­ron en­ci­ma y el men­sa­je entre to­dos fue: ‘Nos que­da uno más, una victoria más”, se­ña­ló el es­col­ta. Su ac­tua­ción res­ca­tó a un Ma­drid ate­na­za­do por la de­fen­sa azul­gra­na, in­fe­rior de nue­vo en el re­bo­te e in­ca­paz de en­con­trar su iden­ti­dad. Su apa­ri­ción vol­vió a po­ner en va­lor el in­fi­ni­to y re­so­lu­ti­vo re­per­to­rio del con­jun­to de La­so.

Has­ta 14 ju­ga­do­res de los 17 de la plan­ti­lla han sido má­xi­mos ano­ta­do­res en al­gún par­ti­do de Li­ga es­ta tem­po­ra­da (ocho ve­ces Llull, sie­te Cam­paz­zo, cin­co Ca­rroll, cua­tro Ran­dolph y Rudy…). So­lo Kuz­mic y los can­te­ra­nos Pan­tzar y Ga­ru­ba es­ca­pan del protagonis­mo gre­mial de la ro­ta­ción blan­ca. En los 16 tí­tu­los del Ma­drid de La­so ocho ju­ga­do­res dis­tin­tos han lo­gra­do la dis­tin­ción de MVP. “¿Ro­ta­cio­nes? Es una pa­la­bra muy mo­der­na que no sé qué sig­ni­fi­ca. Es­to es baloncesto, no fút­bol”, es­pe­tó Pe­sic des­pués del pri­mer par­ti­do. “Ca­da uno que lle­ve su equi­po co­mo quie­ra, o co­mo pue­da. Yo ten­go la suer­te de te­ner gran­des ju­ga­do­res, de Fe­li­pe a Yus­ta. To­dos tie­nen que es­tar pre­pa­ra­dos siem­pre”, res­pon­dió La­so al de­ba­te. Nin­gún ma­dri­dis­ta ha su­pe­ra­do los 24 mi­nu­tos en los dos cho­ques dispu­tados. En el Ba­rça, Cla­ver re­ba­só los 33 en el se­gun­do y Bla­zic, Pus­tov­yi se que­da­ron fue­ra de la rue­da.

“El tri­ple de Ca­rroll no es suer­te”, apun­tó La­so tras la re­mon­ta­da. “La pu­do ti­rar Rudy na­da más co­ger el re­bo­te, la pu­do ti­rar Ser­gi [Llull], pe­ro fue ca­paz de bus­car un pa­se más y eso ha­bla bien de ellos co­mo gru­po”, ex­pli­có el téc­ni­co ma­dri­dis­ta. “El equi­po tie­ne la con­fian­za de que Jay­cee la va a me­ter. Es un go­lea­dor. Pue­de te­ner días de ma­yor o me­nor acier­to, pe­ro la con­fian­za en él es to­tal”, ce­rró.

/ EMI­LIO CO­BOS (ACB PHOTO)

Ca­rroll ce­le­bra el triun­fo an­te el Ba­rça en el se­gun­do par­ti­do de la fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.