Drag­hi ul­ti­ma nue­vos es­tí­mu­los y con­tra­ta­ca las crí­ti­cas de Trump

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - X. VIDAL-FOLCH, EN­VIA­DO ES­PE­CIAL,

La eco­no­mía eu­ro­pea co­rre el ries­go de acer­car­se al ri­gor mor­tis de la de­fla­ción. Por eso el pre­si­den­te del BCE, Ma­rio Drag­hi, ase­gu­ró ayer que “se­rán necesarios es­tí­mu­los mo­ne­ta­rios

El anun­cio del BCE y el ri­fi­rra­fe cru­za­do con Trump se pro­du­je­ron en el en­cuen­tro anual de de­ba­te de la ins­ti­tu­ción, en la lo­ca­li­dad de Sin­tra, vecina a Lis­boa. El fin de­cla­ra­do es au­par la in­fla­ción ha­cia su ob­je­ti­vo ofi­cial, fi­ja­do en 2003: que es en el en­torno, pe­ro por de­ba­jo, del 2%. Drag­hi se mos­tró con­ven­ci­do de que, en el in­me­dia­to fu­tu­ro, el ries­go de­fla­cio­na­rio (aun­que no usó esa te­rri­ble ex­pre­sión, sino la de “in­fla­ción de­ma­sia­do ba­ja”), y con él, el es­tan­ca­mien­to, se­gui­rá ace­chan­do.

De he­cho, el pro­nós­ti­co del au­men­to de pre­cios a cin­co años vis­ta ca­po­tó ayer a un fa­tal ré­cord: se­rá, den­tro de un quin­que­nio, del 1,1%, se­gún las ci­fras que ma­ne­jan los ban­que­ros cen­tra­les y que no sa­len de en­cues­tas, sino de aque­llos que se jue­gan el di­ne­ro en las con­di­cio­nes me­dias in­cor­po­ra­das a los con­tra­tos swap: es­tos pre­vén pa­gos di­fe­ri­dos, por lo que in­clu­yen el de­te­rio­ro de la ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va a cau­sa del au­men­to de pre­cios au­gu­ra­do. Es el ma­yor mer­ca­do del mun­do.

El ra­zo­na­mien­to del BCE par­te de que los ries­gos ya han sido gra­ves en 2018. Drag­hi se­ña­ló los des­fa­vo­ra­bles “fac­to­res geo­po­lí­ti­cos”, el “cre­cien­te ries­go de pro­tec­cio­nis­mo” y “las vul­ne­ra­bi­li­da­des de los mer­ca­dos emer­gen­tes”. Ninguno de esos nu­ba­rro­nes se ha “di­si­pa­do”, cer­ti­fi­có. Con lo que abrió la ve­da a in­mi­nen­tes me­di­das de ex­pan­sión mo­ne­ta­ria.

No so­lo la abrió, sino que ade­más se apo­yó en la pro­pia his­to­ria reciente pa­ra acu­mu­lar fuer­zas en es­ta po­si­ble re­edi­ción de un pa­que­te de es­tí­mu­los: “Al igual que nues­tro mar­co de po­lí­ti­cas ha evo­lu­cio­na­do pa­ra afron­tar nue­vos desafíos, pue­de hacerlo de nue­vo”, ra­zo­nó. Y avan­zó que en las pró­xi­mas se­ma­nas el con­se­jo del BCE “de­li­be­ra­rá so­bre có­mo adap­tar nues­tros ins­tru­men­tos a la se­ve­ri­dad del ries­go con­tra la es­ta­bi­li­dad de pre­cios”.

¿Cuá­les? Sim­ple­men­te, to­dos. Drag­hi se re­fi­rió en con­cre­to a nue­vos re­cor­tes de los ti­pos de in­te­rés (su­pon­dría ahon­dar en te­rreno ne­ga­ti­vo), a me­di­das que mi­ti­guen los efec­tos co­la­te­ra­les des­fa­vo­ra­bles de los mis­mos y al pro­gra­ma estrella de la ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va, la com­pra de ac­ti­vos pú­bli­cos y em­pre­sa­ria­les.

El pre­si­den­te de EE UU, Do­nald Trump, re­pli­có las pa­la­bras del pre­si­den­te del BCE: “Ma­rio Drag­hi aca­ba de anun­ciar que po­dría au­men­tar los es­tí­mu­los, lo adi­cio­na­les” si no hay “pro­gre­sos” que em­pu­jen la in­fla­ción ha­cia arri­ba. Es­ta pro­me­sa (con­di­cio­nal) pro­vo­có me­jo­ras en los mer­ca­dos eu­ro­peos. Y arre­me­ti­das del pre­si­den­te de EE UU, Do­nald Trump. Si bien él

que in­me­dia­ta­men­te ha he­cho caer al eu­ro fren­te al dó­lar, ha­cien­do que sea in­jus­ta­men­te más fácil pa­ra ellos com­pe­tir con­tra EE UU”, es­cri­bió el man­da­ta­rio en su cuen­ta de Twit­ter. “Se han es­ta­do sa­lien­do con la su­ya en es­te as­pec­to durante años, jun­to a Chi­na y otros”, aña­dió.

El dis­cur­so de Drag­hi tam­bién so­li­ci­ta es­tí­mu­los a su Re­ser­va Fe­de­ral, cul­pó al BCE de im­pul­sar­los pa­ra de­pre­ciar al eu­ro y fa­vo­re­cer des­ho­nes­ta­men­te las ex­por­ta­cio­nes eu­ro­peas. Drag­hi no se arre­dró. Le re­pli­có reite­ran­do sus pro­pios pla­nes.

tu­vo un im­pac­to en el ren­di­mien­to del bono es­pa­ñol con ven­ci­mien­to a 10 años, que caía has­ta un nue­vo mí­ni­mo his­tó­ri­co del 0,443% des­de el 0,523% del co­mien­zo de la se­sión.

Entre los ban­que­ros cen­tra­les, aca­dé­mi­cos y eco­no­mis­tas reuni­dos en Sin­tra, las crí­ti­cas al men­sa­je de Trump pro­li­fe­ra­ron. Unos

lo in­ter­pre­ta­ban co­mo una “nueva pre­sión” so­bre la reunión que es­te miér­co­les de­be man­te­ner la cú­pu­la de la Re­ser­va Fe­de­ral. A la que, por cier­to, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, Trump siem­pre le ha pe­di­do —a ve­ces con ma­los mo­da­les, irres­pe­tuo­sos con la in­de­pen­den­cia de su ban­co cen­tral— me­di­das que fa­vo­re­cie­ran la ya re­ca­len­ta­da eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na, co­mo las ba­ja­das de ti­pos.

Otros de­tec­ta­ban un preanun­cio de que el man­da­ta­rio “en­du­re­ce­rá su po­si­ción an­ti­eu­ro­pea” cuan­do cul­mi­ne es­te ve­rano su dis­cu­sión aran­ce­la­ria con Chi­na.

En to­do ca­so, Trump cri­ti­có a Drag­hi por ade­lan­tar pa­ra la eu­ro­zo­na lo que él desea que ha­ga Je­ro­me Po­well pa­ra EE UU. Po­dría ha­ber ha­lla­do car­bu­ran­te pa­ra su des­tem­pla­da reac­ción en otro pa­sa­je del dis­cur­so del ita­liano.

Aquel en que com­pa­ra­ba la gran aper­tu­ra co­mer­cial del área eu­ro (51% del PIB) con el re­la­ti­vo ais­la­cio­nis­mo nor­te­ame­ri­cano (27%): “Eso sig­ni­fi­ca que el im­pac­to de los ti­pos ne­ga­ti­vos so­bre la in­fla­ción o las con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras a tra­vés del ti­po de cam­bio es más po­ten­te”. Aten­ción: alu­dió al ti­po de cam­bio (la bes­tia ne­gra, in­ter­pre­ta­ble co­mo un de­seo de des­leal de­pre­cia­ción com­pe­ti­ti­va); y no lo hi­zo con un tér­mino des­pec­ti­vo, sino más bien fa­vo­ra­ble o, al me­nos, neu­tral: “Po­ten­te”.

Es­ta­bi­li­dad de pre­cios

Pe­ro cla­ro, qui­zá esa ra­dio­gra­fía era una asig­na­tu­ra de­ma­sia­do so­fis­ti­ca­da pa­ra que la afron­ta­se el ac­tual in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca. Así que pro­pi­nó al ita­liano una rá­fa­ga de tuits. De es­te te­nor: “¡Los mer­ca­dos eu­ro­peos suben por los co­men­ta­rios (in­jus­tos res­pec­to a EE UU) he­chos hoy por Ma­rio D.!”. “¡El Dax ale­mán sube por los co­men­ta­rios so­bre los es­tí­mu­los de Ma­rio Drag­hi. Muy in­jus­to con EE UU!”. O “los fun­cio­na­rios del BCE ven el re­cor­te de ti­pos co­mo he­rra­mien­ta esen­cial de cual­quier nue­vo es­tí­mu­lo”.

Drag­hi no se ami­la­nó an­te es­tos ata­ques sin­gu­la­res. En un de­ba­te, por la tar­de, con otros ban­que­ros cen­tra­les, re­cha­zó las in­si­nua­cio­nes so­bre una su­pues­ta ma­ni­pu­la­ción de los ti­pos de cam­bio en be­ne­fi­cio de la zona eu­ro. “Nues­tro man­da­to es la es­ta­bi­li­dad de los pre­cios (...), no te­ne­mos ob­je­ti­vo de ti­po de cam­bio”, ex­pli­có. Re­afir­mó su pre­dis­po­si­ción a nue­vos es­tí­mu­los. Y pre­ci­só que es­tos no se plan­tean “si las co­sas continúan así”, sino por al­go más exi­gen­te: “En au­sen­cia de pro­gre­sos” que nos ale­jen de la de­fla­ción. Cues­tión de gra­do y de in­ten­si­dad: pe­ro cues­tión al fin y al ca­bo.

No con­ten­to con ello, reite­ró que la re­vi­sión es apli­ca­ble a “to­dos los ins­tru­men­tos dis­po­ni­bles”, sean ba­ja­das de ti­pos de in­te­rés o in­cre­men­tos de los pro­gra­mas de com­pras. Eso sí —pre­ci­só—: “No apun­ta­mos al ti­po de cam­bio”. Na­da de pro­tec­cio­nis­mos eu­ro­peos (de­va­lua­cio­nes, de­pre­cia­cio­nes) con­tra el pro­tec­cio­nis­mo trum­pis­ta.

Sa­lió en trom­ba, en su apo­yo y con­tra Trump, el ve­te­rano ex­vi­ce­pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral Stan­ley Fis­cher: “Si es­te hom­bre con­si­gue un se­gun­do man­da­to, con­ver­ti­rá a EE UU en un país ter­cer­mun­dis­ta”, aler­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.