Las inevi­ta­bles du­das por la pri­va­ci­dad

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

La pri­va­ci­dad de los datos es una de las preo­cu­pa­cio­nes de Fa­ce­book pa­ra la li­bra: “Apar­te de ca­sos li­mi­ta­dos, Ca­li­bra no com­par­ti­rá in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra”. Esos “ca­sos li­mi­ta­dos” tie­nen mul­ti­tud de va­ria­bles. Así, la empresa ad­vier­te que evi­ta­rá que “los datos [glo­ba­les] se pue­dan vin­cu­lar con una per­so­na”. Pe­ro siem­pre emer­ge un hue­co por el que los datos po­drán co­lar­se: “Si alguna ca­rac­te­rís­ti­ca pue­de per­so­na­li­zar­se con datos de Fa­ce­book, pri­me­ro ob­ten­dre­mos el con­sen­ti­mien­to de los clien­tes”. No es­tá tan le­jos de lo que ya ocu­rre con la red. depósitos ban­ca­rios y va­lo­res pú­bli­cos a cor­to pla­zo de mo­ne­das de ban­cos cen­tra­les es­ta­bles y repu­tados”. Es­te de­ta­lle es el que más ale­ja a la li­bra de las crip­to­mo­ne­das co­mu­nes, co­mo Bit­coin, que no tie­nen una re­ser­va de­trás y su ta­sa de cam­bio va­ría con fa­ci­li­dad.

Fa­ce­book man­ten­drá pri­vi­le­gios de di­rec­ción del pro­yec­to durante 2019, pe­ro una vez se lan­ce se­rá uno más entre sus pa­res fun­da­do­res: “El rol de Fa­ce­book en el gobierno de la aso­cia­ción se­rá el mis­mo que el de sus igua­les”, di­ce el do­cu­men­to.

La li­bra tie­ne po­cas ca­rac­te­rís­ti­cas que va­yan a sa­tis­fa­cer a los usua­rios ha­bi­tua­les de crip­to­mo­ne­das: “La gen­te de crip­to va­lo­ra la li­ber­tad de no ne­ce­si­tar un ban­co pa­ra ope­rar. Fa­ce­book no es la empresa con me­jor repu­tación pa­ra eso y me­nos jun­to a mu­chas otras em­pre­sas que ve­rán to­das las ope­ra­cio­nes de la red”, di­ce Raúl Mar­cos, ex­per­to en crip­to­mo­ne­das y fun­da­dor de Car­bono.

Pe­ro sí pue­de ser “un pa­so po­si­ti­vo” pa­ra los mer­ca­dos en desa­rro­llo. La preo­cu­pa­ción aho­ra por los be­ne­fi­cios de li­bra no pa­re­ce la prio­ri­dad an­te la po­si­bi­li­dad fu­tu­ra de con­ver­tir­se en el gran ban­co de las per­so­nas que no tie­nen ban­co. “Si de mo­men­to el mer­ca­do que in­ten­tan ata­car es el sec­tor de en­vío in­ter­na­cio­nal de di­ne­ro co­mo Wes­tern Union, tie­nen mu­cho mar­gen pa­ra ga­nar al­go con co­mi­sio­nes”, di­ce Mar­cos.

El fo­co en paí­ses en desa­rro­llo pue­de ha­cer que el re­to de la pri­va­ci­dad no afec­te tan­to al fu­tu­ro de li­bra. Otra de las acu­sa­cio­nes tra­di­cio­na­les de las crip­to­mo­ne­das que Fa­ce­book tra­ta de evi­tar des­de el prin­ci­pio es su uso ile­gal: “Ca­li­bra im­ple­men­ta­rá un pro­gra­ma efi­caz pa­ra com­ba­tir el la­va­do de di­ne­ro y la fi­nan­cia­ción del te­rro­ris­mo”, di­ce el do­cu­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.