“Soy actriz, guio­nis­ta, al­ta… y tam­bién tran­se­xual”

Abril Za­mo­ra, una de las es­ca­sas mujeres que crean se­ries en Es­pa­ña, es­tre­na en Te­le­cin­co ‘Se­ño­ras del (h)AMPA’

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - PATRICIA GOSÁLVEZ,

Abril Za­mo­ra tie­ne que co­ger un avión por­que va a ro­dar en Italia con una le­gen­da­ria estrella. “Có­mo te que­das, ca­ri”. Es la pri­me­ra vez que la actriz ca­ta­la­na, de 37 años, in­ter­pre­ta­rá a una ma­dre. “Ten­go mu­chí­si­ma ilu­sión; me pa­so la mi­tad de las es­ce­nas con el ni­ño en la ca­de­ra”, di­ce. Y lue­go se em­ba­la: “Es un dra­món con to­ques de rea­lis­mo má­gi­co… La ver­dad, el guion es­tá en ita­liano y no he en­ten­di­do na­da, buf, y ten­go bas­tan­te tex­to, ¿eh? Les he en­ga­ña­do pe­ro bien [ríe]. Qué va; me pre­pa­ré mu­cho y en las prue­bas lo hi­ce ge­nial y eso que se me dan fa­tal los idio­mas, pe­ro co­mo son­río mu­cho y soy muy ma­ja…”.

El tor­be­llino de su con­ver­sa­ción es equi­pa­ra­ble al de su ca­rre­ra. Sa­lió en Vis a vis, ha es­cri­to y di­ri­gi­do web­se­ries de au­tor (Tem­po­ra­da ba­ja, en Floo­xer) y es guio­nis­ta de la se­gun­da tem­po­ra­da de Éli­te (aún sin es­tre­nar). Con al­gún pi­ni­to en pu­bli­ci­dad (ideó la cam­pa­ña de El Cor­te In­glés en la que una pa­re­ja gay fo­rra­ba li­bros de tex­to), lo su­yo es, so­bre to­do, el teatro. Tie­ne una quin­ce­na de obras fir­ma­das: El Con­ge­la­dor, La in­di­fe­ren­cia de los ar­ma­di­llos, Pul­ve­ri­za, Yer­nos que aman… De guin­da, hoy es­tre­na co­mo crea­do­ra, jun­to a Car­los del Ho­yo, su pri­me­ra se­rie pa­ra el pri­me­ti­me de un canal ge­ne­ra­lis­ta: Se­ño­ras del (h) AMPA, en Te­le­cin­co, pre­mia­da por los com­pra­do­res en el fes­ti­val sec­to­rial de Can­nes. Y, mien­tras to­do ello ocu­rría, ha com­ple­ta­do su reasig­na­ción se­xual. Por­que has­ta 2017, por fue­ra, Abril era Abel Za­mo­ra: “Yo es que soy mu­chas co­sas, actriz, guio­nis­ta, ner­vio­sa, al­ta… y tam­bién tran­se­xual”.

Se­ño­ras del (h)AMPA sur­gió del ca­pó de la actriz pro­ta­go­nis­ta, Toni Acos­ta. “Un día, vino a la pro­duc­to­ra y su ma­le­te­ro, lleno de ves­ti­dos de al­ta cos­tu­ra y de tá­pe­res con ma­ca­rro­nes, ju­gue­tes y de­be­res, nos pa­re­ció una pre­mi­sa su­per­guay”, cuen­ta Za­mo­ra. So­bre esa se­mi­lla cos­tum­bris­ta —“el re­tra­to de esas mujeres cu­rran­tas, las lla­ma­das ma­las­ma­dres, que ha­cen lo que pue­den y llo­ran a es­con­di­das de can­san­cio”— plan­ta­ron una co­me­dia ne­gra: “¿Qué pasa cuan­do lle­vas a los ni­ños al co­le, tra­ba­jas, ha­ces la com­pra, co­rres de un la­do a otro y a to­do eso le su­mas des­ha­cer­te de un cadáver?”. La cla­ve, a de­cir del trái­ler, la tie­ne el ro­bot de co­ci­na Tur­bo Thun­der 3000.

“Ha­go una fic­ción muy de ba­rrio, muy de an­dar por ca­sa y de ha­blar nor­mal”, ex­pli­ca Za­mo­ra en un dis­cur­so lleno de ex­pre­si­vos ca­ris y guays. A los 15 años, em­pe­zó a tra­ba­jar en una fá­bri­ca de pan —“no ten­go el Graduado Es­co­lar; no me arre­pien­to”—. Sí es­tu­dió in­ter­pre­ta­ción “en un ga­ra­je en Bar­ce­lo­na su­per­clan­des­tino”. A los vein­ti­po­cos se pu­so a escribir pie­zas tea­tra­les y, mien­tras lle­ga­ba tra­ba­jo de lo su­yo, hi­zo de to­do: de­pen­dien­te en Za­ra y en Dun­kin’ Do­nuts, mo­zo de al­ma­cén, re­cep­cio­nis­ta de pu­ti­club (“una ex­pe­rien­cia su­per­po­si­ti­va”)… ¿Le pa­re­ce que ser actriz es du­ro? “¡Qué di­ces! A ve­ces ma­dru­gas y hay lar­gas es­pe­ras entre es­ce­nas,

“Ha­go una fic­ción muy de ba­rrio, muy de an­dar por ca­sa y de ha­blar nor­mal”

Tra­ba­jó en ‘Vis a vis’ y ha es­cri­to una quin­ce­na de obras de teatro

pe­ro, chi­ca, así te que­dan mo­ní­si­mos los sto­ries de Instagram”, con­tes­ta ri­sue­ña. “Mu­chos ac­to­res me odia­rán por es­to, pe­ro ac­tuar es un re­ga­lo; na­da que ver con la res­pon­sa­bi­li­dad que sien­tes cuan­do diriges y es­tás 24 ho­ras pen­san­do en el cu­rro”.

Co­mo actriz, se tu­vo que rein­ven­tar tras su tran­si­ción: “En Es­pa­ña es di­fí­cil que te den pa­pe­les de mu­jer cis­gé­ne­ro [na­ci­das mu­jer], y de trans hay po­cos; así que al prin­ci­pio es­ta­ba aco­jo­na­da; pen­sé que no vol­ve­ría a tra­ba­jar”. Pa­ra re­du­cir da­ños, lla­mó a to­dos los di­rec­to­res de cas­ting avi­sán­do­les del cam­bio y de su dis­po­si­ción a “dar dos pa­sos ha­cia atrás”. “Lla­mad­me aun­que sea pa­ra ha­cer de ca­ma­re­ra con dos fra­ses”, les di­jo. La lla­ma­ron pa­ra in­ter­pre­ta a Lu­na en Vis a vis, un per­so­na­je del que no se es­pe­ci­fi­ca si es tran­se­xual que le va­lió una no­mi­na­ción co­mo actriz re­ve­la­ción en los pre­mios de la Unión de Ac­to­res.

Za­mo­ra es una mi­na de re­fe­ren­tes pop y fan de “man­gas ño­ños y emo­cio­na­les” co­mo Sai­lor Moon o Ran­ma y del ci­ne de te­rror. “Ten­go la ado­les­cen­cia muy den­tro de mí”, di­ce, ad­mi­tien­do que su pe­lí­cu­la fa­vo­ri­ta es Clue­less, fue­ra de on­da y que su­po que que­ría ser actriz con Kelly Tay­lor, la ru­bia de Sen­sa­ción de vi­vir: “Tan frí­vo­la, tan guapa, con esa ma­dre al­cohó­li­ca y una vio­la­ción por tem­po­ra­da… Me mo­ría por in­ter­pre­tar los psi­co­dra­mas que vi­vía esa mu­cha­cha”. No ex­tra­ña en­ton­ces que use la po­ke­mó­ni­ca evo­lu­ción de Pikachu a Rai­chu co­mo me­tá­fo­ra de la su­ya: “Igual que Pikachu no de­ja de mo­lar cuan­do cam­bia, yo me sien­to or­gu­llo­sa de quien he sido; por eso, he dejado mis fo­tos de chi­co en Instagram y ha­blo abier­ta­men­te de mi tran­se­xua­li­dad. No es mi obli­ga­ción, pe­ro sí mi res­pon­sa­bi­li­dad dar la ca­ra. No quie­ro ser un re­fe­ren­te de na­da, pe­ro es­tá bien que ha­ya una trans di­rec­to­ra, guio­nis­ta, ale­ja­da del mun­do sór­di­do con el que de­ma­sia­das ve­ces se aso­cia la tran­se­xua­li­dad”.

En aras de esa vi­si­bi­li­dad, ha con­ta­do su tran­si­ción en el do­cu­men­tal The best day of my li­fe (Fer­nan­do Gon­zá­lez Mo­li­na, 2018) y la ha usa­do co­mo hi­lo con­duc­tor de la se­rie Abel ya no vi­ve aquí, pen­dien­te de es­treno, en la que do­cu­men­tó, jun­to a su ex­no­vio, un pro­ce­so “na­da trá­gi­co”.

Su pró­xi­mo pro­yec­to, To­do lo otro, del que ya tie­ne pi­lo­to, es una se­rie de fic­ción so­bre “una chi­ca trans que em­pie­za a li­gar, a fo­llar...”. “Eso era lo que me da­ba más mie­do; en­fren­tar­me al mun­do de las re­la­cio­nes co­mo mu­jer, por­que pa­ra mí era muy có­mo­do ser un chi­co gay, te­nía mu­cho éxi­to, pe­ro por de­ba­jo se me iba acu­mu­lan­do la plan­cha y al fi­nal me abu­rrí de fin­gir”.

De­fien­de que pa­ra in­te­grar “hay que su­pe­rar la fron­te­ra ar­gu­men­tal de la tran­se­xua­li­dad”. Quie­re y crea fic­cio­nes con per­so­na­jes trans, pe­ro no “cen­tra­das en el te­ma. Igual con la ho­mo­se­xua­li­dad; me pa­re­ce más in­te­gra­do­ra una se­rie en la que un po­li­cía gay re­suel­ve un cri­men que otra so­bre sa­lir del ar­ma­rio”.

/ ULY MAR­TÍN

Abril Za­mo­ra, el lu­nes en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.