Avan­ces in­su­fi­cien­tes en de­re­chos y pren­sa ba­jo con­trol

Las li­ber­ta­des de las mu­je­res evo­lu­cio­nan len­ta­men­te

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - F. P.,

ción en la que el rey re­nun­cia­ba a su ca­rác­ter sa­gra­do y se re­cor­ta­ban le­ve­men­te sus po­tes­ta­des en fa­vor del Go­bierno y del Par­la­men­to. En la prác­ti­ca, el mo­nar­ca si­gue te­nien­do gran­des po­de­res y nom­bra a los mi­nis­tros de pe­so. Su per­so­na es “in­vio­la­ble” y ofi­cia co­mo Co­men­da­dor de Cre­yen­tes, má­xi­ma au­to­ri­dad re­li­gio­sa.

En mar­zo de 2017, el rey des­ti­tu­yó al je­fe del Go­bierno, el is­la­mis­ta Ab­de­li­lá Ben­ki­rán, el po­lí­ti­co con más ca­ris­ma, des­pués de cin­co me­ses sin que pu­die­ra for­mar go­bierno. El de­sen­can­to de la po­bla­ción res­pec­to a la po­lí­ti­ca se tra­du­ce en el al­to ni­vel de abs­ten­ción en elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas. El des­con­ten­to tam­bién se ex­pre­só en 2018 con la cam­pa­ña anó­ni­ma ges­ta­da en las re­des so­cia­les con­tra tres mar­cas lí­de­res en el mer­ca­do ma­rro­quí. El boi­cot de con­su­mi­do­res du­ró va­rios me­ses.

La ge­ne­ra­ción de los 20 años, la gran per­de­do­ra. Los jó­ve­nes que no han co­no­ci­do otro rey que Moha­med VI son los gran­des dam­ni­fi­ca­dos en un país sin gran­des ex­pec­ta­ti­vas de fu­tu­ro. El mo­nar­ca la­men­ta­ba en agos­to de 2018: “No es ra­zo­na­ble que de ca­da cua­tro jó­ve­nes, uno es­té en el pa­ro, a pe­sar del ni­vel de desa­rro­llo eco­nó­mi­co que, por lo ge­ne­ral, co­no­ce Ma­rrue­cos. (...) Mu­chos jó­ve­nes, so­bre to­do con ti­tu­la­ción su­pe­rior, cien­tí­fi­cos y téc­ni­cos, se plan­tean emi­grar al ex­tran­je­ro”. En 2018, la ta­sa ofi­cial de pa­ro fue del 9,8%. Pe­ro en­tre los jó­ve­nes de 15 a 24 años se ele­vó al 26%.

Des­de 2018, mi­les de jó­ve­nes ma­rro­quíes han vuel­to a las pa­te­ras. Una en­cues­ta de la BBC en­tre 11 paí­ses de Orien­te Pró­xi­mo y Áfri­ca del Nor­te re­ve­la que el 40% de los ma­rro­quíes desea emi­grar, el por­cen­ta­je más ele­va­do, con Jor­da­nia. En­tre los adul­tos me­no­res de 30 años el por­cen­ta­je es preo­cu­pan­te: el 70%. El Es­ta­do ha im­pues­to, a par­tir de sep­tiem­bre, el re­torno al ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio, sus­pen­di­do des­de 2006.

Pe­re­jil, la cri­sis ex­te­rior más ten­sa. El 11 de ju­lio de 2002 una do­ce­na de gen­dar­mes ma­rro­quíes ocu­pó el is­lo­te de Pe­re­jil (co­no­ci­do en Ma­rrue­cos co­mo Lei­la), un pe­ñón des­ha­bi­ta­do al oes­te de Ceu­ta cu­ya so­be­ra­nía es­pa­ño­la dis­cu­te Ra­bat. El 17 de ju­lio, 28 sol­da­dos es­pa­ño­les des­alo­ja­ron la ro­ca. Fue el pri­mer y más so­na­do res­ba­lón di­plo­má­ti­co de su rei­na­do. La cri­sis se pro­lon­gó 15 me­ses, pe­ro el 30 de enero de 2003, Es­pa­ña y Ma­rrue­cos anun­cia­ron el re­gre­so de sus res­pec­ti­vos em­ba­ja­do­res. En la re­so­lu­ción de la cri­sis fue ne­ce­sa­ria la me­dia­ción del en­ton­ces se­cre­ta­rio de Es­ta­do de EE UU, Co­lin Po­well.

So­cio cla­ve en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo. Ma­rrue­cos se ha con­ver­ti­do en un so­cio cla­ve pa­ra la UE —y so­bre to­do pa­ra Es­pa­ña y Fran­cia— en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo is­la­mis­ta. El país su­frió en car­ne pro­pia los es­tra­gos del yiha­dis­mo en 2003, con 43 muer­tos en Ca­sa­blan­ca en cin­co aten­ta­dos con­tra edi­fi­cios oc­ci­den­ta­les y ju­díos. A par­tir de en­ton­ces, el Es­ta­do ac­ti­vó una gran es­tra­te­gia no so­lo po­li­cial, sino pre­ven­ti­va en el plano re­li­gio­so. Eso no evi­tó en 2011 otro aten­ta­do en Ma­rra­quech que cau­só 17 muer­tos. Y tam­po­co evi­tó que en di­ciem­bre del año pa­sa­do tres in­di­vi­duos de ex­trac­ción so­cial muy hu­mil­de, que ha­bían ju­ra­do leal­tad al Es­ta­do Is­lá­mi­co, de­go­lla­ran a dos tu­ris­tas es­can­di­na­vas.

No obs­tan­te, la po­li­cía mues­tra una gran efi­ca­cia en la des­ac­ti­va­ción de cé­lu­las is­la­mis­tas. En 2015 se creó la Ofi­ci­na Cen­tral de In­ves­ti­ga­ción Ju­di­cial, que ha des­man­te­la­do más de 60 cé­lu­las y ha en­via­do a pri­sión a cer­ca de un mi­llar de is­la­mis­tas.

Emi­gra­ción irre­gu­lar, dis­pa­ra­da y… re­fre­na­da. Ra­bat tam­bién es un so­cio vi­tal de Eu­ro­pa en el con­trol mi­gra­to­rio. No obs­tan­te, a me­nu­do se dis­pa­ra el flu­jo de lle­ga­das irre­gu­la­res y eso ha­ce le­van­tar las sos­pe­chas so­bre has­ta qué pun­to Ra­bat uti­li­za ese fac­tor co­mo pre­sión a Bru­se­las. Ma­rrue­cos ase­gu­ra que en los úl­ti­mos años ha re­gu­la­ri­za­do a 50.000 emi­gran­tes. En 2018, lle­ga­ron a Es­pa­ña 65.325 in­mi­gran­tes sin pa­pe­les, más del do­ble que el año an­te­rior. Fe­li­pe VI pi­dió al mo­nar­ca alauí, en una vi­si­ta en fe­bre­ro, que va­ya “más allá” en el con­trol de los flu­jos. Ra­bat ha lo­gra­do fre­nar las sa­li­das es­te año. Las pri­me­ras dos dé­ca­das de Moha­med VI en el trono arro­jan tam­bién lu­ces y som­bras en la con­se­cu­ción y el ejer­ci­cio de de­re­chos y li­ber­ta­des. La po­lí­ti­ca con­tra la he­ren­cia re­ci­bi­da de su pa­dre, Has­san II, mar­có los pri­me­ros com­pa­ses de su rei­na­do.

Re­torno de exi­lia­dos y luz so­bre la re­pre­sión. Moha­med VI per­mi­tió tras as­cen­der al trono el re­gre­so de uno de los exi­lia­dos más cé­le­bres, el opo­si­tor ju­dío ma­rro­quí Abraham Ser­faty, quien ha­bía pa­sa­do 17 años en las cár­ce­les de Has­san II an­tes de ser ex­pul­sa­do del país. Tam­bién im­pul­só la Ins­tan­cia Equi­dad y Re­con­ci­lia­ción, que in­ves­ti­gó du­ran­te dos años la re­pre­sión ba­jo Has­san II (1961-1999) y con­vo­có a 200 de los pre­sos más re­pre­sen­ta­ti­vos. Sus tes­ti­mo­nios se vie­ron en te­le­vi­sión. Aquel ejer­ci­cio de me­mo­ria y re­pa­ra­ción su­pu­so un he­cho iné­di­to en el mun­do ára­be. Mi­les de víc­ti­mas fue­ron in­dem­ni­za­das. Los tor­tu­ra­do­res nun­ca fue­ron juz­ga­dos.

Nue­vos de­re­chos pa­ra la mu­jer. Moha­med VI im­pul­só en 2003, y fue apro­ba­do al año si­guien­te, el nue­vo Có­di­go de Fa­mi­lia o Mu­da­wa­na, con un gran avan­ce en los de­re­chos de las mu­je­res. El rey la im­pul­só a pe­sar de que una gran par­te de la so­cie­dad con­si­de­ra­ba que las re­for­mas iban con­tra el es­pí­ri­tu de la re­li­gión mu­sul­ma­na. Has­ta en­ton­ces, la mu­jer ne­ce­si­ta­ba un tu­tor pa­ra ca­sar­se y de­bía obe­dien­cia a su ma­ri­do por ley. La edad mí­ni­ma de ca­sa­mien­to pa­só de los 15 a los 18 años. La po­li­ga­mia si­guió en vi­gor, pe­ro so­lo si la pri­me­ra es­po­sa con­sien­te. Las mu­je­res pu­die­ron, des­de 2004, so­li­ci­tar el di­vor­cio, el ma­ri­do ya no pue­de re­pu­diar­las sin más. No obs­tan­te, el ma­tri­mo­nio con ni­ñas me­no­res si­gue ce­le­brán­do­se, es­pe­cial­men­te en zo­nas ru­ra­les, y las mu­je­res no tie­nen el mis­mo de­re­cho que el hom­bre pa­ra he­re­dar. El se­xo fue­ra del ma­tri­mo­nio si­gue sien­do ile­gal. En 2018, más de 3.000 per­so­nas fue­ron pro­ce­sa­das por adul­te­rio. Los hi­jos de las ma­dres sol­te­ras no tie­nen los mis­mos de­re­chos que el res­to.

De­nun­cias de tor­tu­ras. La ho­mo­se­xua­li­dad es­tá cas­ti­ga­da con pe­nas de cár­cel, y aun­que la Cons­ti­tu­ción de 2011 prohí­be la tor­tu­ra, las ONG in­ter­na­cio­na­les si­guen de­nun­cian­do ca­sos. El mo­nar­ca pro­mo­vió en 2011 el Con­se­jo Na­cio­nal de De­re­chos del Hom­bre, cu­ya mi­sión es pro­mo­ver y pro­te­ger los de­re­chos hu­ma­nos (equi­va­len­te al De­fen­sor del Pue­blo). La pre­si­den­ta de es­te or­ga­nis­mo, Ami­na Boua­yach, de­cla­ró en una en­tre­vis­ta re­cien­te a la agen­cia Efe que en Ma­rrue­cos no hay pre­sos po­lí­ti­cos, “sino pri­sio­ne­ros que han si­do arres­ta­dos por su par­ti­ci­pa­ción en ma­ni­fes­ta­cio­nes o por la vio­len­cia en

/ G. P. (GETTY)

Ma­ni­fes­tan­tes en una pro­tes­ta en Al­hu­ce­mas, en ju­lio de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.