El ex­tra­ño ase­si­na­to de un ‘ca­ra­bi­nie­re’ por dos tu­ris­tas

La ver­sión del cuer­po po­li­cial so­bre el ho­mi­ci­dio arro­ja du­das en Ita­lia

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - DA­NIEL VER­DÚ,

La his­to­ria con­mo­cio­nó el sá­ba­do a Ita­lia. Dos tu­ris­tas es­ta­dou­ni­den­ses de 19 y 20 años, ori­gi­na­rios de San Fran­cis­co, apu­ña­la­ron a un ca­ra­bi­nie­re tras ha­ber ro­ba­do la mo­chi­la al in­ter­me­dia­rio de un ca­me­llo de co­caí­na. El país se vol­có con la fa­mi­lia del agen­te muer­to. Pe­ro la his­to­ria, en las pri­me­ras ho­ras, no en­ca­ja­ba y ter­mi­nó con­ver­ti­da en la pren­sa en un bu­me­rán pa­ra los ca­ra­bi­nie­ri.

El pri­mer re­la­to ofi­cial se­ña­la­ba que dos tu­ris­tas es­ta­dou­ni­den­ses de 19 y 20 años ro­ba­ron la mo­chi­la a un ca­me­llo de co­caí­na en el ba­rrio de Tras­te­ve­re tras dar­se cuen­ta de que les ha­bía ven­di­do as­pi­ri­na tri­tu­ra­da en lu­gar de dro­ga. El tra­fi­can­te, se­gún ese re­la­to ori­gi­nal, in­quie­to por sus per­te­nen­cias, lla­mó a su te­lé­fono pa­ra exi­gir a los chi­cos que le de­vol­vie­ran sus co­sas. Pe­ro es­tos le pi­die­ron el pa­go de 100 eu­ros en mano en una ca­lle de Pra­ti —un ba­rrio aco­mo­da­do jun­to al Va­ti­cano— a cam­bio de la mo­chi­la. El tra­fi­can­te lla­ma al 112, tal y co­mo ha re­sul­ta­do acre­di­ta­do, y les cuen­ta la his­to­ria a los ca­ra­bi­nie­ri, omi­tien­do el asun­to de la dro­ga. A la ci­ta, fi­nal­men­te, se pre­sen­ta­ron dos agen­tes, pe­ro uno de los jó­ve­nes ter­mi­nó ases­tan­do ocho cu­chi­lla­das a uno de ellos.

Los dos es­ta­dou­ni­den­ses fue­ron arres­ta­dos ho­ras des­pués en un ho­tel de cin­co es­tre­llas cer­cano al lu­gar del ho­mi­ci­dio, don­de tam­bién se en­con­tró el ar­ma del de­li­to es­con­di­da en un te­cho. Tras un lar­go in­te­rro­ga­to­rio, uno de ellos, Ed­gar Fin­ne­gan Lee, con­fie­sa ser el au­tor del ase­si­na­to. “Nun­ca ví un mi­li­tar sin uni­for­me. Lo con­fun­dí con un ca­me­llo”, di­jo en aquel mo­men­to, se­gún re­co­gió La Re­pub­bli­ca. An­te el juez se ne­gó a res­pon­der.

El do­min­go se pu­bli­có una fo­to del in­te­rro­ga­to­rio en co­mi­sa­ría, don­de el su­pues­to ase­sino lle­va­ba los ojos ven­da­dos y las ma­nos ata­das a la es­pal­da. Una ima­gen com­pro­me­te­do­ra pa­ra los ca­ra­bi­nie­ri, que arro­jó más som­bras so­bre el ca­so. Pe­ro el vi­ce­pre­si­den­te y mi­nis­tro del In­te­rior, Mat­teo Sal­vi­ni, de­fen­dió al cuer­po: “A quien se la­men­ta por eso [el pre­sun­to mal­tra­to po­li­cial], le re­cuer­do que la úni­ca víc­ti­ma por quien llo­rar es un hom­bre, un hi­jo, un ma­ri­do de 35 años, un ca­ra­bi­nie­re, un ser­vi­dor de la patria muer­to en ac­to de ser­vi­cio a ma­nos de quien me­re­ce ca­de­na per­pe­tua”.

El ca­so, sin em­bar­go, no con­ven­ce. La pre­gun­ta que se ha­cía ayer la pren­sa era qué cla­se de tra­fi­can­te lla­ma­ría a la po­li­cía. La ver­sión de los ca­ra­bi­nie­ri evo­lu­cio­na dan­do la im­pre­sión de que el víncu­lo en­tre el agen­te muer­to y el tra­fi­can­te po­dría ser an­te­rior al de aque­lla no­che en aque­lla lla­ma­da. No se ex­pli­có, tam­po­co, por­qué no ha­bía pa­tru­llas de apo­yo. Am­bos jó­ve­nes si­guen ba­jo arres­to y sus fa­mi­lias ex­pre­sa­ron su pe­sar por lo su­ce­di­do. Sal­vi­ni y el otro vi­ce­pri­mer mi­nis­tro de Ita­lia, Lui­gi Di Maio, acu­di­rán hoy al fu­ne­ral del agen­te fa­lle­ci­do.

/ CLAU­DIO PERI (EFE)

El fé­re­tro con el ca­dá­ver del agen­te ase­si­na­do, a su lle­ga­da a una igle­sia en Ro­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.