Un va­lio­so pre­ce­den­te

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

El Juz­ga­do de lo So­cial nú­me­ro 19 de Ma­drid aca­ba de sen­ten­ciar que los lla­ma­dos ri­ders de De­li­ve­roo son tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos, y no au­tó­no­mos co­mo pre­ten­de la com­pa­ñía. La sen­ten­cia cons­ti­tu­ye un pre­ce­den­te ju­di­cial va­lio­so pa­ra los in­tere­ses de los em­plea­dos de la lla­ma­da eco­no­mía di­gi­tal por va­rias ra­zo­nes de pe­so. La pri­me­ra, sin du­da, es que el juz­ga­do se ha pro­nun­cia­do a ins­tan­cias de una ins­ti­tu­ción pú­bli­ca, la Se­gu­ri­dad So­cial, que

re­cla­ma­ba —y aho­ra ha con­se­gui­do en pri­me­ra ins­tan­cia, pen­dien­te de re­cur­so— las co­ti­za­cio­nes so­cia­les de 532 tra­ba­ja­do­res de De­li­ve­roo. No es­ta­mos pues an­te la res­pues­ta a de­man­das par­ti­cu­la­res, tam­bién va­lio­sas sin du­da, sino an­te una re­cla­ma­ción de una ins­ti­tu­ción del Es­ta­do que ha ob­ser­va­do una ano­ma­lía la­bo­ral no­ta­ble.

Co­nec­ta­do con ese pri­mer ar­gu­men­to, hay que sub­ra­yar que los mo­ti­vos de la de­man­da de la Se­gu­ri­dad So­cial es­tán ba­sa­dos en una in­ves­ti­ga­ción ex­haus­ti­va de la Ins­pec­ción de Tra­ba­jo. Di­cha in­ves­ti­ga­ción de­ta­lla el gra­do de con­trol mi­li­mé­tri­co de De­li­ve­roo so­bre sus su­pues­tos au­tó­no­mos. El pre­ce­den­te que es­ta­ble­ce la sen­ten­cia es­tá re­for­za­do an­te la opi­nión pú­bli­ca por la cre­di­bi­li­dad de un exa­men so­bre el te­rreno de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo en la com­pa­ñía. No po­drá ar­güir­se fá­cil­men­te que que­da al­gún mar­gen a la in­ter­pre­ta­ción so­bre el ca­rác­ter la­bo­ral de los re­par­ti­do­res de De­li­ve­roo. El tri­bu­nal y la Se­gu­ri­dad So­cial han des­pe­ja­do ca­si por com­ple­to las du­das que pu­die­ran exis­tir so­bre la im­pos­tu­ra la­bo­ral do­mi­nan­te en la nue­va eco­no­mía. La ca­li­fi­ca­ción de au­tó­no­mos que sue­len de­fen­der las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les pa­re­ce en la ma­yo­ría de los ca­sos un sub­ter­fu­gio pa­ra aho­rrar­se cos­tes la­bo­ra­les.

En es­te as­pec­to, la lla­ma­da nue­va eco­no­mía es muy pa­re­ci­da a la vie­ja. La sen­ten­cia ape­la de for­ma in­me­dia­ta a De­li­ve­roo, pe­ro su­po­ne tam­bién una lla­ma­da de aten­ción pa­ra el res­to de las pla­ta­for­mas que ope­ran se­gún los mis­mos cri­te­rios la­bo­ra­les. De lo que se tra­ta aho­ra es de evi­tar que se ex­tien­da el mo­de­lo frau­du­len­to de los fal­sos au­tó­no­mos, a tra­vés de la ins­pec­ción de tra­ba­jo de la Se­gu­ri­dad So­cial y de las re­cla­ma­cio­nes an­te los tri­bu­na­les. El es­fuer­zo prin­ci­pal co­rres­pon­de a la Se­gu­ri­dad So­cial, co­mo ha su­ce­di­do en es­te ca­so; es bueno que los ne­go­cios, nue­vos y vie­jos, co­noz­can las obli­ga­cio­nes la­bo­ra­les que no pue­den sos­la­yar. Y es bueno tam­bién que se va­ya cons­tru­yen­do una doc­tri­na ju­rí­di­ca fren­te a mo­de­los de em­pleo dis­cu­ti­bles y po­co pro­duc­ti­vos so­cial­men­te. Aun­que las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les de ser­vi­cios pue­den apor­tar mu­cho a los con­su­mi­do­res, las em­pre­sas de­trás de esas pla­ta­for­mas tie­nen que ajus­tar su con­duc­ta, sin ro­deos, a las le­yes la­bo­ra­les y fis­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.