In­fil­tra­da

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Es­te mes de ju­lio, Co­mi­sio­nes Obre­ras de Ma­drid ha pre­sen­ta­do un in­for­me cu­yos da­tos lle­nan de sen­ti­do una me­tá­fo­ra. No es una mu­le­ti­lla. La bre­cha de la de­sigual­dad co­mo ha­llaz­go ex­pre­si­vo alu­de a una reali­dad pun­zan­te: en la re­gión más ri­ca del Es­ta­do hay ca­da vez más tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras po­bres; la pro­duc­ti­vi­dad cre­ce un 1,3% mien­tras que el sa­la­rio me­dio por ho­ra se re­du­ce un 4,5%; la me­dia de los sa­la­rios ha ba­ja­do un 20% des­de el año 2008; las di­fe­ren­cias en­tre hom­bres y mu­je­res se agu­di­zan —en de­tri­men­to de las se­gun­das—; las per­so­nas me­no­res de 25 años, que tra­ba­jan y no son car­ne de ese exi­lio eco­nó­mi­co que se con­fun­de con opor­tu­ni­dad de aven­tu­ra y apren­di­za­je de len­guas ex­tran­je­ras, ga­nan unos 700 eu­ros men­sua­les. Si con­tras­ta­mos es­tos da­tos con lo que cues­ta un al­qui­ler en Ma­drid, con­clui­re­mos que so­bre­vi­vir no es fá­cil. Re­sul­ta per­ti­nen­te la pre­gun­ta de Jai­me Ce­drún, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Co­mi­sio­nes en Ma­drid: “¿A dón­de va a pa­rar la ri­que­za ge­ne­ra­da?”. En es­ta pre­gun­ta cal­ci­fi­ca el te­mor, ya for­mu­la­do en es­ta mis­ma co­lum­na, de que al­gu­nas ma­nos nos dan mal de co­mer y, qui­zá, no se­ría ma­la idea mor­der­las; otras ma­nos nos qui­tan el pan, y otras in­clu­so pro­pa­lan bu­los con­tra una cla­se tra­ba­ja­do­ra po­bre o un fun­cio­na­ria­do mez­quino de los que hay que des­con­fiar por­que ro­ban, se es­ca­quean y lle­van gra­ba­da ge­né­ti­ca­men­te la ley del mí­ni­mo es­fuer­zo, la de­sidia y esa pi­car­día ma­la, tan desa­rro­lla­da en nues­tro acer­vo li­te­ra­rio, don­de la lis­te­za y la ra­pi­ña se con­fun­den.

En es­te con­tex­to, yo veo la te­le­vi­sión. Por­que la te­le­vi­sión uti­li­za lu­ga­res co­mu­nes. Es ideo­ló­gi­ca­men­te in­for­ma­ti­va. No me re­fie­ro al te­le­dia­rio, sino a con­cur­sos, te­le­rrea­li­dad, se­ries que se ven sin apun­tar­se a ca­na­les de pa­go. No ha­blo de Cher­nobyl, sino de Se­ño­ras del (h)AMPA —por cier­to, es­tu­pen­da—. Veo la te­le­vi­sión co­mo fuen­te in­for­ma­ti­va del sen­ti­do co­mún, y co­mo ges­to ar­cai­zan­te y po­pu­lar que ate­núa mi fri­quis­mo de lec­to­ra de edi­to­ria­les in­de­pen­dien­tes. El otro día, mi cul­tu­ra­lis­mo in­ver­so ca­si lo­gra que me cai­ga de es­pal­das: vi un pro­gra­ma en el que un je­fe, de gran co­ra­zón, se in­fil­tra en su em­pre­sa dis­fra­za­do —los ga­tos se creen es­con­di­dos cuan­do se ta­pan la ca­be­za y de­jan el cu­lo al ai­re— pa­ra con­cien­ciar­se de lo te­rri­bles que son las fae­nas con las que cum­ple su plan­ti­lla y, a la vez, com­pro­bar en­ga­ños y des­fa­cer en­tuer­tos. El je­fe, pro­duc­tor tea­tral, des­cu­bre lo as­que­ro­so que es lim­piar un vá­ter —qué gran ca­pa­ci­dad de asom­bro— y, de pa­so, pi­lla a la lim­pia­do­ra usan­do la mis­ma ba­ye­ta pa­ra re­pu­lir la­va­bo y re­tre­te. Co­mo es un je­fe bue­ní­si­mo, le can­ta la ga­lli­na a su em­plea­da y ella se aver­güen­za sin sa­ber jus­ti­fi­car, la po­bre, sus erro­res. Un je­fe siem­pre sa­be más que la se­ño­ra de la lim­pie­za. Al je­fe, en un alar­de de jus­ti­cia sa­la­rial con­fun­di­da con ca­ri­dad, le bro­ta un ha­lo y, re­con­ver­ti­do en da­ma de be­ne­fi­cen­cia, en lu­gar de des­pe­dir a la mu­jer, co­mo la ha vis­to arre­pen­ti­da y bue­na gen­te, le re­ga­la 1.500 eu­ros pa­ra la edu­ca­ción de su hi­jo. Ra­ti­fi­qué lo ideo­ló­gi­ca­men­te asép­ti­cos que son los pro­gra­mas pa­ra en­tre­te­ner y que, aun­que el fu­tu­ro ya es­tá aquí, se­gui­mos ac­tuan­do co­mo en los apó­lo­gos me­die­va­les. Me rea­fir­mé en lo sa­bia que es la sa­bi­du­ría po­pu­lar: el ojo del amo en­gor­da el ca­ba­llo. Hay que es­tar pen­dien­te de to­do que, si no, las lim­pia­do­ras te lle­nan de mi­cro­bios las lu­nas de los es­pe­jos. Y a Co­mi­sio­nes Obre­ras que le den.

Veo la te­le­vi­sión co­mo fuen­te in­for­ma­ti­va del sen­ti­do co­mún y co­mo ges­to ar­cai­zan­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.