Rom­per el he­chi­zo

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

Hay una cues­tión en la que tan­to li­be­ra­les co­mo po­pu­lis­tas coin­ci­den. Am­bos des­con­fían de los con­sen­sos. Los li­be­ra­les creen que hay con­flic­tos éti­cos y ma­te­ria­les inevi­ta­bles y por eso de­fien­den el gra­dua­lis­mo fren­te al ma­xi­ma­lis­mo. Sos­tie­nen que en so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas y plu­ra­les so­lo exis­ten las so­lu­cio­nes in­com­ple­tas. Los po­pu­lis­tas, por su par­te, de­fien­den una con­cep­ción sch­mit­tia­na de lo po­lí­ti­co, don­de se re­sal­tan el con­flic­to y las ca­te­go­rías ami­go y enemi­go. Creen que la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va, en vez de ca­na­li­zar los con­flic­tos so­cia­les, los ocul­ta. Por eso sue­len des­con­fiar de ella.

Tras la mo­ción de cen­su­ra en 2018, la iz­quier­da es­pa­ño­la vi­vió un mo­men­to de es­pe­ran­za. Se abría una nue­va era pro­gre­sis­ta. Se ex­ten­dió la idea de que exis­tía una es­pe­cie de acuer­do tá­ci­to o con­sen­so de iz­quier­das. El sur­gi­mien­to de la ul­tra­de­re­cha y la ac­ti­tud hi­per­ven­ti­la­da del cen­tro­de­re­cha ayu­da­ron. Bue­na par­te del elec­to­ra­do pro­gre­sis­ta se su­mó a la resurrecci­ón de un nue­vo za­pa­te­ris­mo sen­ti­men­tal, in­clui­do Po­de­mos, que sur­gió del 15-M du­ran­te el Go­bierno de Za­pa­te­ro y que en 2016 cri­ti­có el pa­sa­do “man­cha­do de cal vi­va” del PSOE. So­cia­lis­tas y mo­ra­dos eran “so­cios pre­fe­ren­tes”. Los re­sul­ta­dos del 28-A no hi­cie­ron más que con­fir­mar es­te re­la­to. La su­ma de PSOE y Po­de­mos se asu­mía co­mo na­tu­ral. La ilu­sión por es­ta po­si­bi­li­dad res­pon­día me­nos a la reali­dad que al de­seo de que, al fin, pu­die­ra exis­tir un en­ten­di­mien­to en­tre am­bos par­ti­dos.

Pe­ro real­men­te no exis­tía ese en­ten­di­mien­to, al me­nos en lo sus­tan­cial. Sim­ple­men­te se en­ten­dían en cues­tio­nes sim­bó­li­cas y pos­ma­te­ria­les. Ha­bía un con­sen­so ar­ti­fi­cial en asun­tos co­mo el fe­mi­nis­mo o la opo­si­ción a la ul­tra­de­re­cha. Des­de la mo­ción de cen­su­ra, to­do con­flic­to po­lí­ti­co ha si­do cul­tu­ral, y en las cues­tio­nes cul­tu­ra­les siem­pre han coin­ci­di­do. Es­to fo­men­tó la idea del gran con­sen­so pro­gre­sis­ta. La in­ves­ti­du­ra del 25 de ju­lio rom­pió el he­chi­zo. Cuan­do el con­tex­to obli­gó a ir más allá del plano cul­tu­ral, las di­fe­ren­cias de fon­do en­tre am­bos se hi­cie­ron vi­si­bles de ma­ne­ra ra­di­cal, ge­ne­ral­men­te en cues­tio­nes de Es­ta­do y eco­nó­mi­cas (bas­ta se­ña­lar lo que fuen­tes de Po­de­mos ase­gu­ran que le di­jo el PSOE: “Sois in­quie­tan­tes pa­ra la CEOE”). Los so­cia­lis­tas han go­ber­na­do con pre­su­pues­tos de de­re­chas, han pro­mo­vi­do una po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria du­ra y han man­te­ni­do la re­for­ma la­bo­ral que pro­me­tie­ron de­ro­gar. Ven­die­ron me­jor una “so­cio­lo­gía” pro­gre­sis­ta (dig­ni­dad, mo­der­ni­dad, van­guar­dia) que una po­lí­ti­ca de iz­quier­das. Ro­to el he­chi­zo, vol­vió un con­flic­to cen­tral en­tre PSOE y Po­de­mos: am­bos par­ti­dos se arro­gan la re­pre­sen­ta­ción en ex­clu­si­va de la ver­da­de­ra iz­quier­da y as­pi­ran a la anu­la­ción del otro.

En la po­lí­ti­ca en­ten­di­da sim­ple­men­te co­mo gue­rra cul­tu­ral las cues­tio­nes ma­te­ria­les no son vi­si­bles ni po­la­ri­zan. El con­sen­so en­tre la iz­quier­da ra­di­cal y la iz­quier­da so­cial­de­mó­cra­ta era, en bue­na me­di­da, sim­bó­li­co y ar­ti­fi­cial. Tie­nen ra­zón li­be­ra­les y po­pu­lis­tas: de­trás de los dis­cur­sos gran­di­lo­cuen­tes so­bre el con­sen­so hay a me­nu­do con­flic­tos la­ten­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.