Los se­cre­tos que se lle­va el tes­ti­go del ‘ca­so Mo­ro­do”

El ex­di­rec­ti­vo ha­lla­do ahor­ca­do en Ma­drid iba a “ti­rar de la man­ta” de la pe­tro­le­ra es­ta­tal ve­ne­zo­la­na

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - J. A. HER­NÁN­DEZ / J. M. IRUJO

El ha­llaz­go en Ma­drid el pa­sa­do do­min­go del ca­dá­ver de Juan Car­los Már­quez Ca­bre­ra, al­to di­rec­ti­vo de la pe­tro­le­ra es­ta­tal ve­ne­zo­la­na PDVSA du­ran­te la eta­pa de Hu­go Chá­vez, ha aflo­ra­do ne­bu­lo­sas en torno a las cir­cuns­tan­cias de su muer­te (de las pri­me­ras pes­qui­sas se co­li­ge un pre­sun­to sui­ci­dio por ahor­ca­mien­to, con su cin­tu­rón). A miem­bros de la in­ves­ti­ga­ción abier­ta en Es­pa­ña por uno de los fle­cos del sa­queo per­pe­tra­do en PDVSA, el blan­queo de ca­pi­ta­les en el que es­tá im­pli­ca­do el exem­ba­ja­dor de Es­pa­ña en Ve­ne­zue­la Raúl Mo­ro­do, les re­sul­ta ex­tra­ño lo acon­te­ci­do.

Les cho­ca que al­guien que vue­la de EE UU a Ma­drid sa­bien­do que va a ser de­te­ni­do en cuan­to pi­se Ba­ra­jas, y que con­fie­sa que sa­be “mu­chas co­sas” de PDVSA y de Mo­ro­do —e in­clu­so se mues­tra pro­cli­ve a ti­rar de la man­ta— de­ci­da qui­tar­se de en me­dio ape­nas 24 ho­ras des­pués de sa­lir del des­pa­cho del juez Santiago Pe­draz, ins­truc­tor del ca­so Mo­ro­do. Már­quez no de­jó nin­gu­na no­ta de des­pe­di­da.

De 48 años y de ori­gen es­pa­ñol, Már­quez no era un di­rec­ti­vo más de PDVSA. Era el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de En­tes Cor­po­ra­ti­vos. Con su fir­ma y el aval del mi­nis­tro de Ener­gía ve­ne­zo­lano Ra­fael Ra­mí­rez, hoy en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do y per­se­gui­do por la Fis­ca­lía de su país, mo­vió du­ran­te el cha­vis­mo de­ce­nas de mi­llo­nes de dó­la­res de la más im­por­tan­te fac­to­ría pe­tro­le­ra de Su­da­mé­ri­ca. Y al­gu­nos con du­do­so des­tino, co­mo los 4,5 mi­llo­nes que a cam­bio de fic­ti­cias ase­so­rías en Eu­ro­pa con­tra­tó con un hi­jo, Ale­jo, del ex­di­plo­má­ti­co so­cia­lis­ta Raúl Mo­ro­do, ca­te­drá­ti­co y uno de los ges­to­res del em­brión de la Cons­ti­tu­ción de 1978.

No se sa­be qué pa­só por la ca­be­za de Már­quez el fin de se­ma­na, tras de­cla­rar an­te el juez Pe­draz el vier­nes 18 de ju­lio. Era un es­la­bón esen­cial del ca­so Mo­ro­do. Del juz­ga­do sa­lió al me­dio­día en li­ber­tad con car­gos. No po­día aban­do­nar Es­pa­ña. Su pri­me­ra de­cla­ra­ción an­te el juez Santiago Pe­draz y la fis­cal an­ti­co­rrup­ción Ana Cuen­ca fue es­cue­ta. Re­co­no­ció ser el fir­man­te en nom­bre de PDVSA, por de­le­ga­ción de Ra­mí­rez, de los lu­cra­ti­vos con­tra­tos por im­por­te de 4,5 mi­llo­nes con los que fa­vo­re­ció a la tra­ma Mo­ro­do, en cu­ya cús­pi­de la Uni­dad Cen­tral de De­lin­cuen­cia Eco­nó­mi­ca y Fis­cal (UDEF) de la po­li­cía si­túa al ex­di­plo­má­ti­co es­pa­ñol, quien man­tu­vo una es­tre­cha

El 21 de ju­lio fue ha­lla­do muer­to en unas ofi­ci­nas al nor­te de Ma­drid

re­la­ción con el cha­vis­mo. Tam­bién con Ra­mí­rez y con Már­quez.

Los in­ves­ti­ga­do­res creen que el di­ne­ro se lo re­par­tie­ron en­tre to­dos. Es­ta tra­ma la des­man­te­ló Pe­draz el pa­sa­do 20 de ma­yo, con re­gis­tros y cua­tro de­ten­cio­nes, en­tre ellas las de Ale­jo Mo­ro­do —hi­jo del exem­ba­ja­dor— y su so­cio Car­los Pra­da. A Mo­ro­do pa­dre no se le qui­so de­te­ner de­bi­do a su edad, 84 años, pe­ro sí ha de­cla­ra­do co­mo in­ves­ti­ga­do. Már­quez no es­ta­ba ese día en Es­pa­ña. Fue cuan­do Pe­draz dic­tó con­tra él una or­den de bus­ca y cap­tu­ra. La rú­bri­ca de Már­quez en nom­bre de PDVSA fi­gu­ra en los mi­llo­na­rios con­tra­tos que en­tre 2008 y 2012 fir­mó la pe­tro­le­ra con Ale­jo Mo­ro­do, hi­jo del ex­di­plo­má­ti­co.

Már­quez, se­ña­lan fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción, se ha lle­va­do mu­chos se­cre­tos que ha­brían ayu­da­do a nu­trir va­rias cau­sas, apar­te del ca­so Mo­ro­do, que se si­guen por co­rrup­ción en va­rios juz­ga­dos es­pa­ño­les con­tra ex­di­rec­ti­vos de PDVSA afin­ca­dos en Es­pa­ña. Una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na de la pe­tro­le­ra ve­ne­zo­la­na con­clu­ye que so­lo va­rios de sus an­ti­guos di­rec­ti­vos de­frau­da­ron a la com­pa­ñía, al me­nos, 500 mi­llo­nes de dó­la­res. Y blan­quean­do el bo­tín en Es­pa­ña.

El juez Jo­sé de la Mata ha or­de­na­do que se in­ves­ti­guen las cir­cuns­tan­cias de la muer­te de Már­quez. Y que se ana­li­ce su mó­vil pa­ra sa­ber quién le lla­mó esos días, qué lu­ga­res vi­si­tó y a quién lla­mó él. La au­top­sia de­fi­ni­ti­va tar­da­rá se­ma­nas.

Car­los Már­quez Ca­bre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.