Vi­kin­gos, al­ta­res, mú­si­ca cel­ta y el dios Thor

El País (País Vasco) - - CULTURA -

una mu­ra­lla de es­ta eta­pa de la que aún se des­co­no­ce su al­tu­ra y que es­tá en pro­ce­so de ex­ca­va­ción, un área de ca­zo­le­tas (cien­tos de pe­que­ños agu­je­ros so­bre una su­per­fi­cie ro­co­sa) y que pue­den te­ner una fi­na­li­dad de cul­to o ar­tís­ti­ca, pe­ro sin des­car­tar otras, un ca­ñón de 70 me­tros de lon­gi­tud y unos sie­te de pro­fun­di­dad ex­ca­va­do en la ro­ca por los pue­blos pre­rro­ma­nos, así co­mo de­ce­nas de gru­tas don­de los ere­mi­tas ha­bi­ta­ron en épo­ca vi­si­go­da.

Los ar­queó­lo­gos ig­no­ran la fun­ción del “edi­fi­cio sin­gu­lar”. Ba­ra­jan di­ver­sas teo­rías, co­mo que se tra­te de un tem­plo o una zo­na de al­ma­ce­na­je y trans­for­ma­ción de pro­duc­tos, pe­ro no des­car­tan nin­gu­na otra. Es­te es­ta­ba di­vi­di­do Gar­ci­na­rro es un pue­blo de 121 ha­bi­tan­tes de la Al­ca­rria. El an­te­rior al­cal­de, An­to­nio Fer­nán­dez, in­ten­tó de to­das las ma­ne­ras po­si­bles reac­ti­var el tu­ris­mo ru­ral. No du­dó en or­ga­ni­zar vi­si­tas, aun­que le echó mu­cha ima­gi­na­ción. Los vi­si­tan­tes eran re­ci­bi­dos por vi­kin­gos, cel­tas, ca­ba­lle­ros, mú­si­ca medieval y to­do aque­llo que pue­da pro­vo­car una son­ri­sa. “Ya le he di­cho que to­do eso no tie­ne na­da que ver y que no va­mos a par­ti­ci­par”, ex­pli­ca Va­le­ro, “pe­ro él ha­ce lo que pue­de por la eco­no­mía del pue­blo”. Un pro­gra­ma te­le­vi­si­vo de mis­te­rios ha ase­gu­ra­do, in­clu­so, que una ro­ca, que se ase­me­ja a una ser­pien­te, es el dios Thor, y has­ta una pe­que­ña cantera fue con­ver­ti­da “en al­tar de sa­cri­fi­cios”. Le vier­ten tin­ta ro­ja pa­ra apa­ren­tar san­gre. Y el pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio se en­co­ge de hom­bros.

en tres es­tan­cias (una de ellas, ade­más, sub­di­vi­di­da en dos ha­bi­ta­cio­nes). A la cen­tral se ac­ce­día a tra­vés de una puer­ta pé­trea con din­tel y su mu­ro sur es­ta­ba pre­si­di­do por una gran hor­na­ci­na de más de un me­tro de al­tu­ra. El din­tel po­si­ble­men­te es­ta­ba agu­je­rea­do en su cen­tro, y a tra­vés de es­ta hen­di­du­ra los ra­yos inun­da­ban la sa­la e in­ci­dían so­bre la hor­na­ci­na, don­de los íbe­ros pu­die­ron co­lo­car al­gu­na di­vi­ni­dad.

El mis­te­rio del sol

Lo cu­rio­so es que el sol so­lo to­ca­ría al dios per­pen­di­cu­lar­men­te a fi­na­les de agos­to, una fe­cha le­ja­na a los sols­ti­cios de ve­rano e in­vierno, al­go que no ocu­rre en el res­to de re­lo­jes so­la­res del mun­do. “Es un mis­te­rio, por­que el fi­nal de agos­to no coin­ci­de con nin­gu­na eta­pa agrí­co­la. ¿Pa­ra qué que­rrían mar­car esa fe­cha?”, se pre­gun­ta Va­le­ro.

Po­si­ble­men­te, un mo­vi­mien­to sís­mi­co pro­vo­có la caí­da del din­tel, que ca­yó por el enor­me cor­ta­do que bor­dea el río de la Ve­ga y que pro­te­ge el edi­fi­cio por el nor­te. Los ar­queó­lo­gos creen que lo en­con­tra­rán. El in­te­rior de las salas es­tá ro­dea­do de hor­na­ci­nas y pi­le­tas y en los sue­los se dis­tin­guen va­rios ho­ga­res y has­ta las hue­llas de una me­sa. En los ni­ve­les es­tra­ti­grá­fi­cos de las di­ver­sas cul­tu­ras que pa­sa­ron por La Ca­va, se han ha­lla­do ce­rá­mi­cas, fí­bu­las y he­rra­mien­tas (mar­ti­llos y pi­cos) ibé­ri­cos; frag­men­tos de te­rra si­gi­la­ta (va­ji­lla ro­ma­na) y es­co­ria me­tá­li­ca de épo­ca vi­si­go­da.

El con­jun­to se ha con­ser­va­do has­ta nues­tros días por­que los pas­to­res lo re­uti­li­za­ron. Con­vir­tie­ron los edi­fi­cios íbe­ros en co­rra­les. El mis­te­rio­so ca­ñón de 70 me­tros, re­te­cha­do y ce­rra­do con un por­ta­lón, re­sul­ta­ba un lu­gar ade­cua­do pa­ra guar­dar de­ce­nas de ani­ma­les. Es­tos, con sus de­po­si­cio­nes, iban, a la vez, se­llan­do los res­tos que íbe­ros, ro­ma­nos y vi­si­go­dos ha­bían de­ja­do so­bre el te­rreno du­ran­te más de 25 si­glos. Has­ta que lle­ga­ron los ar­queó­lo­gos y se hi­cie­ron pre­gun­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.