Uni­ted Co­lors of Mo­zart

Se­llars y Cu­rren­tzis aler­tan del cam­bio cli­má­ti­co en un ar­bi­tra­rio y pro­di­gio­so ‘Ido­me­neo’

El País (País Vasco) - - CULTURA - RU­BÉN AMÓN,

Co­ris­tas, bai­la­ri­nes y can­tan­tes ocu­pa­ron el es­ce­na­rio en Ac­ción de Gra­cias pa­ra tras­la­dar al gra­de­río la ale­go­ría de la fra­ter­ni­dad. Di­fe­ren­tes ra­zas, in­du­men­ta­rias y cul­tu­ras. Un himno a la paz y a la con­cor­dia que se re­sen­tía de su pro­pia cur­si­le­ría; que pre­ten­día aler­tar con­tra el ne­ga­cio­nis­mo del cam­bio cli­má­ti­co; y que pu­so fin a un ex­tra­va­gan­te y ar­bi­tra­rio espectácul­o de Ido­me­neo, aun­que no pro­ce­da men­cio­nar ín­te­gra o in­te­gral­men­te el tí­tu­lo de la ópe­ra de Mo­zart.

Así se anun­cia­ba en los car­te­les del Fes­ti­val de Salz­bur­go (Aus­tria) y así se es­tre­nó ayer, pe­ro Teo­dor Cu­rren­tzis (di­rec­ción mu­si­cal) y Pe­ter Se­llars (dra­ma­tur­gia) la ex­pu­sie­ron a una re­vi­sión y un des­gua­ce. No so­lo su­pri­mien­do re­ci­ta­ti­vos y has­ta per­so­na­jes —Ar­ba­ce que­dó re­du­ci­do a la mí­ni­ma ex­pre­sión—, sino in­cor­po­ran­do frag­men­tos de otras ópe­ras —Tha­mos, rey de Egip­to— y con­vir­tien­do el Ron­dó pa­ra so­prano, piano y or­ques­ta KV505 en el cen­tro de gra­ve­dad del úl­ti­mo ac­to.

Lo in­ter­pre­tó con sen­si­bi­li­dad la mez­zo ir­lan­de­sa Pau­la Mu­rrihy (Ida­man­te) en re­pre­sen­ta­ción de un re­par­to que más pa­re­cía una mi­sión de las Na­cio­nes Uni­das. El te­nor es­ta­dou­ni­den­se Russell Tho­mas, Ido­me­neo vo­ci­fe­ran­te y des­cui­da­do, com­par­tió ova­cio­nes con una so­prano chi­na —Ying Fang (Ilia)—, un co­le­ga sud­afri­cano (Levy Sek­ga­pa­ne) y has­ta un ba­jo de Sa­moa.

Sa­bían can­tar, es cier­to, pe­ro no con la ex­ce­len­cia que re­quie­re Salz­bur­go. Y sí con los re­qui­si­tos de Uni­ted Co­lors of Mo­zart que pre­va­le­cie­ron en la lec­tu­ra po­lí­ti­co-poé­ti­ca de Se­llars. Las gran­des ova­cio­nes del pú­bli­co de­mues­tran que las con­duc­tas trans­gre­so­ras de an­ta­ño han ce­di­do al es­crú­pu­lo es­té­ti­co y al bue­nis­mo. Lle­gó a de­cir Se­llars que los océa­nos de amor son el re­me­dio a la des­gra­cia me­dioam­bien­tal, aho­ra que los ma­res de­vo­ran la tie­rra fir­me.

Se­me­jan­te pers­pec­ti­va edul­co­ran­te pre­dis­pu­so un ale­ga­to so­bre el cam­bio cli­má­ti­co que Se­llars tras­la­da con­cep­tual y ale­gó­ri­ca­men­te. La dra­ma­tur­gia co­mien­za con una alu­sión ex­plí­ci­ta a la cri­sis de re­fu­gia­dos, apro­ve­chan­do que el Me­di­te­rrá­neo pa­sa por Gre­cia —Ido­me­neo trans­cu­rre ori­gi­nal­men­te en Cre­ta, ba­jo el tri­den­te de Nep­tuno—, pe­ro al rea­li­za­dor es­ta­dou­ni­den­se le in­tere­san más las de­ri­va­das abs­trac­tas de la ira­cun­dia oceá­ni­ca. Y des­cri­be un mar de plás­ti­cos mo­der­nos y cria­tu­ras ar­cai­cas cu­ya mo­ra­le­ja re­pre­sa­lia el desafío del hom­bre a los po­de­res su­pe­rio­res.

El ma­yor de­fec­to de la pro­duc­ción ra­di­ca en las di­va­ga­cio­nes y ona­nis­mos men­ta­les. Las me­jo­res vir­tu­des re­caen en el es­pa­cio es­té­ti­co y las at­mós­fe­ras es­cé­ni­cas, más o me­nos co­mo si re­pre­sen­ta­ran la ca­ja acús­ti­ca que a Teo­dor Cu­rren­tzis con­vie­ne pa­ra ex­po­ner los pro­di­gios de su asom­bro­sa lec­tu­ra mu­si­cal.

To­dos los co­lo­res que Se­llars po­ne al ser­vi­cio del anun­cio de Be­net­ton, Cu­rren­tzis los ma­ti­za y ex­plo­ra en olea­je del co­ro y en la com­bus­tión del fo­so. Que no es un fo­so, sino el crá­ter del vol­cán, la hen­di­du­ra te­lú­ri­ca de la que ema­na un Ido­me­neo tre­pi­dan­te y su­til, po­de­ro­so y li­ge­ro, en­jun­dio­so e in­ten­so.

El maes­tro grie­go no com­pa­re­cía con la or­ques­ta que ha crea­do a su ima­gen y se­me­jan­za (Mu­si­cAe­ter­na). Lo ha­cía con las hues­tes de la Or­ques­ta Ba­rro­ca de Fri­bur­go, un pro­di­gio de vir­tuo­sis­mo y de plas­ti­ci­dad al que Cu­rren­tzis apor­tó sus cua­li­da­des cha­má­ni­cas.

Ha en­con­tra­do Salz­bur­go al sa­cer­do­te que bus­ca­ba pa­ra la exé­ge­sis y la her­me­néu­ti­ca de Mo­zart. Un di­rec­tor ex­cén­tri­co y he­te­ro­do­xo, pe­ro pro­vis­to de un ins­tin­to y de una mu­si­ca­li­dad que tran­sus­tan­cian sus in­ter­pre­ta­cio­nes en ex­pe­rien­cias li­sér­gi­cas. Por di­ná­mi­ca. Por cro­ma­tis­mo. Por ten­sión tea­tral. Y por­que su ca­pa­ci­dad in­te­gra­do­ra en­tre el fo­so y los can­tan­tes —la ho­mo­ge­nei­dad— no con­tra­di­ce la pe­cu­lia­ri­dad de los so­lis­tas, el de­ta­lle mi­nu­cio­so, la or­fe­bre­ría de un so­ni­do in­ve­ro­sí­mil.

Cu­rren­tzis lee y es­cu­cha. Es el amo del cir­co. Sa­be cuán­do tie­ne que apa­re­cer el pa­ya­so tris­te y cuán­do de­be ha­cer­lo el do­ma­dor de leo­nes. La pul­cra Ilia de Ying Fang desem­pe­ñó el pri­mer pa­pel, co­mo si Cu­rren­tzis la me­cie­ra en­tre sus bra­zos, mien­tras que la im­po­nen­te Ni­co­le Che­va­lier apro­ve­chó el aria del des­pe­cho de Elec­tra pa­ra in­cen­diar el tea­tro salz­bur­gués. Una ver­sión fla­mí­ge­ra que el maes­tro grie­go ex­ci­ta­ba con la ges­tua­li­dad de un po­seí­do.

Era el con­tras­te al re­man­so de la úl­ti­ma es­ce­na. De­ci­die­ron Se­llars y Cu­rren­tzis fi­na­li­zar la ópe­ra no co­mo es­ta­ble­ció Mo­zart, sino con un ba­llet es­cri­to an­te­rior­men­te de cu­ya co­reo­gra­fía exó­ti­ca se ocu­pó Le­mi Pon­ti­fa­sio. Na­tu­ral de Sa­moa. Y ar­tí­fi­ce de un pa­so a dos des­con­cer­tan­te, al que die­ron cuer­po una bai­la­ri­na po­li­ne­sia y un bai­la­rín de Ki­ri­ba­ti, per­se­ve­ran­do así en la pe­da­go­gía de las is­las ame­na­za­das por el desafío de los hu­ma­nos a los cie­los.

Se tra­ta­ba de pro­po­ner a los es­pec­ta­do­res un ejer­ci­cio poé­ti­co so­bre el amor y la ar­mo­nía de la na­tu­ra­le­za, más o me­nos co­mo ex­pu­so Pe­dro Sán­chez en su hi­per­glu­cé­mi­co dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra. Una ex­tra­va­gan­cia arries­ga­da y muy dis­cu­ti­ble que los es­pec­ta­do­res to­le­ra­ron con la mis­ma na­tu­ra­li­dad con que con­sin­tie­ron la ter­gi­ver­sa­ción de Ido­me­neo en la pro­pia ca­sa de Mo­zart.

Sa­ben can­tar, es cier­to, pe­ro no con la ex­ce­len­cia que re­quie­re Salz­bur­go

Un himno a la paz y a la con­cor­dia que se re­sien­te de su pro­pia cur­si­le­ría

/ BAR­BA­RA GINDL (AFP)

Russell Tho­mas y Levy Sek­ga­pa­ne, en un en­sa­yo de Ido­me­neo la se­ma­na pa­sa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.