Pe­kín lan­za una ad­ver­ten­cia iné­di­ta a Hong Kong y exi­ge que pon­ga “or­den”

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - JAIME SANTIRSO,

El Go­bierno de Pe­kín lan­zó ayer una clara ad­ver­ten­cia al re­cla­mar que Hong Kong san­cio­ne a los ma­ni­fes­tan­tes vio­len­tos y res­ta­blez­ca “el or­den rá­pi­da­men­te”, tras un nue­vo

La ciu­dad de Hong Kong es­tá atra­pa­da en una cri­sis pa­ra la que de mo­men­to no pa­re­ce ha­ber sa­li­da. Es el ma­yor con­flic­to des­de que el Reino Uni­do de­vol­vie­ra la so­be­ra­nía de la an­ti­gua co­lo­nia a Chi­na en 1997. Tras las pro­tes­tas del fin de se­ma­na, Pe­kín ofre­ció también una res­pues­ta iné­di­ta: por pri­me­ra vez, la Ofi­ci­na pa­ra Asun­tos de Hong Kong y Ma­cao del Con­se­jo de Es­ta­do, la más al­ta au­to­ri­dad po­lí­ti­ca pa­ra cues­tio­nes re­la­cio­na­das con am­bos te­rri­to­rios, iba a dar una rue­da de pren­sa. Las in­ter­ven­cio­nes de los por­ta­vo­ces no fue­ron no­ve­do­sas, bá­si­ca­men­te fue­ron una reite­ra­ción del apo­yo al Eje­cu­ti­vo lo­cal, pe­ro el con­tex­to sí. A me­di­da que se pro­fun­di­za en el blo­queo, la si­lue­ta de los opo­nen­tes se ilu­mi­na: a un la­do, la ma­yo­ría del pue­blo hong­ko­nés, al otro el Par­ti­do Co­mu­nis­ta chino (PCCh). Los es­ce­na­rios más drás­ti­cos, también, van ganando en pro­ba­bi­li­dad.

En el co­ra­zón de Pe­kín, dos por­ta­vo­ces acu­die­ron con los me­dios pa­ra ha­blar por pri­me­ra vez de la si­tua­ción de Hong Kong an­te los me­dios. El pri­me­ro, Yang Guang, arran­có con una bre­ve re­ca­pi­tu­la­ción de la es­ca­la­da de acon­te­ci­mien­tos de los úl­ti­mos dos me­ses, em­pe­zan­do por el ori­gen del con­flic­to que ha lle­va­do a las ma­si­vas ma­ni­fes­ta­cio­nes: el pro­yec­to de una nue­va ley de ex­tra­di­ción, que per­mi­ti­ría la en­tre­ga a Pe­kín de ciu­da­da­nos fin de se­ma­na de pro­tes­tas en la an­ti­gua co­lo­nia bri­tá­ni­ca y cho­ques con la po­li­cía. En una inusual rue­da de pren­sa, la Ofi­ci­na pa­ra Asun­tos de Hong Kong y de Ma­cao, el ór­gano chino en­car­ga­do de las re­la­cio­nes con es­tos

hong­ko­ne­ses. Yang ase­gu­ró que “el Go­bierno ha es­ta­do si­guien­do de cer­ca” lo su­ce­di­do y que las pro­tes­tas, que en es­ta oca­sión se han sal­da­do con 16 he­ri­dos y 49 de­te­ni­dos, y ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que han “ex­ce­di­do el lí­mi­te de lo acep­ta­ble”. La se­gun­da re­pre­sen­tan­te, Xi Lu­ying, afir­mó que el Go­bierno cen­tral “apo­ya com­ple­ta­men­te” el tra­ba­jo desem­pe­ña­do por la je­fa del Eje­cu­ti­vo hong­ko­nés, Ca­rrie Lam, cu­ya di­mi­sión pi­den los ma­ni­fes­tan­tes.

La con­vo­ca­to­ria de la rue­da te­rri­to­rios, ase­gu­ró también que las pro­tes­tas, que du­ran ya dos me­ses, han “com­pro­me­ti­do gra­ve­men­te” la pros­pe­ri­dad y la es­ta­bi­li­dad. Se ha “ex­ce­di­do el lí­mi­te de lo acep­ta­ble”, di­je­ron los por­ta­vo­ces.

de pren­sa mos­tró que el Go­bierno chino con­si­de­ra ne­ce­sa­rio dar un pa­so ade­lan­te, aun­que se op­ta­ra por el sim­bo­lis­mo del acon­te­ci­mien­to con los me­dios más que por el con­te­ni­do. La hi­pó­te­sis más ex­tre­ma que se ba­ra­ja­ba co­mo reac­ción de Pe­kín tras anun­ciar que da­ría una res­pues­ta a las úl­ti­mas pro­tes­tas era la mo­vi­li­za­ción de las fuer­zas ar­ma­das, el Ejér­ci­to Po­pu­lar de Li­be­ra­ción (PLA), pa­ra apla­car la re­vuel­ta en las ca­lles.

Es­ta po­si­bi­li­dad, re­co­gi­da en el ar­tícu­lo 14 de la Ley Bá­si­ca de

Hong Kong, fue in­si­nua­da por un por­ta­voz del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa la se­ma­na pa­sa­da, lo que de­vol­vió al ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo las es­ce­nas de las pro­tes­tas de la plaza de Tia­nan­men de 1989 y su aplas­ta­mien­to. Aque­lla fue la úl­ti­ma vez que el PCCh en­fren­tó un desafío so­cial ex­plí­ci­to, el cual so­lu­cio­nó em­plean­do la fuer­za: aun­que nun­ca ha ha­bi­do ci­fras ofi­cia­les, se es­ti­ma que unas 1.000 per­so­nas per­die­ron la vi­da. Es­ta me­di­da, a la que la pren­sa hong­ko­ne­sa se re­fie­re co­mo “la op­ción nu­clear”, se­ría

aña­dió que es ne­ce­sa­rio pa­ra “man­te­ner un am­bien­te pro­pi­cio pa­ra los ne­go­cios”.

“El Go­bierno ten­dría que ac­tuar de for­ma in­me­dia­ta y tan­gi­ble pa­ra abor­dar las cau­sas pro­fun­das de las re­cien­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes y res­ta­ble­cer la con­fian­za en el es­ta­tu­to de la ciu­dad co­mo cen­tro de pri­mer ni­vel en Asia pa­ra las fi­nan­zas y los ne­go­cios”, in­di­có la Cá­ma­ra de Co­mer­cio en un co­mu­ni­ca­do. Su pre­si­den­ta, Tara Jo­seph, es­ti­ma que la je­fa del Eje­cu­ti­vo lo­cal, Ca­rrie Lam, tie­ne que “ha­cer prue­ba de li­de­raz­go pa­ra res­pon­der a las ex­pec­ta­ti­vas de los hong­ko­ne­ses y es­tar a la al­tu­ra de la repu­tación in­ter­na­cio­nal de la ciu­dad en ma­te­ria de go­bierno efi­caz”. trau­má­ti­ca, pro­vo­ca­ría enor­mes pre­sio­nes in­ter­na­cio­na­les y se te­me que po­dría aca­bar, co­mo en­ton­ces, en un ba­ño de san­gre. Pre­gun­ta­do al res­pec­to, Yang fue par­co: “Las dis­po­si­cio­nes de la Ley Bá­si­ca son muy cla­ras, no ten­go na­da más que aña­dir”.

El por­ta­voz sí se ex­ten­dió a la ho­ra de lan­zar tres “su­ge­ren­cias” pa­ra ali­viar el des­con­ten­to: lla­mó a todos los sec­to­res de la po­bla­ción a “opo­ner­se cla­ra­men­te a la vio­len­cia”, a “de­fen­der con de­ci­sión el im­pe­rio de la ley”, y acon­se­jó que el Go­bierno lo­cal se cen­tre en me­jo­rar sus po­lí­ti­cas so­cia­les. El por­ta­voz ma­ni­fes­tó también el com­pro­mi­so del PCCh de “man­te­ner el pre­cep­to de un país, dos sis­te­mas, el me­jor arre­glo ins­ti­tu­cio­nal pa­ra man­te­ner la pros­pe­ri­dad y la es­ta­bi­li­dad de Hong Kong”.

La úl­ti­ma palabra

Hong Kong se ri­ge por es­te enun­cia­do des­de 1997, cuan­do fue acor­da­do du­ran­te la trans­fe­ren­cia de so­be­ra­nía pa­ra que la po­bla­ción de la an­ti­gua co­lo­nia pu­die­ra man­te­ner los de­re­chos y li­ber­ta­des de­mo­crá­ti­cas que ha­bía dis­fru­ta­do co­mo par­te del Reino Uni­do. Chi­na es “un país”, pe­ro tie­ne “dos sis­te­mas”: uno pseu­do­de­mo­crá­ti­co, en Hong Kong, y otro au­to­ri­ta­rio, en Chi­na con­ti­nen­tal. Es­ta cues­tión es cla­ve pa­ra el fu­tu­ro de la is­la: la le­gis­la­ción es­ta­ble­ce que en 2047 Hong Kong se in­te­gra­rá ple­na­men­te y no es­tá cla­ro qué pa­sa­rá con es­te prin­ci­pio.

En los úl­ti­mos años, Pe­kín ha ace­le­ra­do su ero­sión del sis­te­ma, y pro­ba­ble­men­te no con­ta­ba con tan­ta re­sis­ten­cia tras la de­rro­ta de la re­vo­lu­ción de los pa­ra­guas en 2014, que re­cla­ma­ba más de­re­chos de­mo­crá­ti­cos. La ley de ex­tra­di­ción, con­ge­la­da por Lam an­te las ma­si­vas pro­tes­tas, era un pa­so más. Con la rue­da de pren­sa de ayer, se ha he­cho evi­den­te que la úl­ti­ma palabra so­bre las po­lí­ti­cas de Hong Kong es­tá en Pe­kín.

El cis­ma en­tre los hong­ko­ne­ses y el Go­bierno lo­cal apo­ya­do por el PCCh pa­re­ce irre­me­dia­ble. Aun­que en un pri­mer mo­men­to Ca­rrie Lam con­ge­ló la ley de ex­tra­di­ción, a par­tir de en­ton­ces no ha da­do su bra­zo a tor­cer, em­plean­do to­do ti­po de tru­cos lin­güís­ti­cos pa­ra evi­tar con­fir­mar que ha si­do re­ti­ra­da. Es­ta era la re­cla­ma­ción prin­ci­pal de los ma­ni­fes­tan­tes, así co­mo una in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te de los ex­ce­sos po­li­cia­les, am­nis­tía pa­ra los de­te­ni­dos y la di­mi­sión de la pro­pia Lam. Con el tiem­po sus demandas han ido ex­pan­dién­do­se has­ta con­ver­tir­se en una en­mien­da a la to­ta­li­dad: en sus co­mu­ni­ca­cio­nes, los par­ti­ci­pan­tes en las pro­tes­tas re­cla­man también el su­fra­gio uni­ver­sal y me­di­das pa­ra me­jo­rar el ac­ce­so a la vi­vien­da.

La por­ta­voz Xi Lu­ying ase­gu­ró que el Eje­cu­ti­vo cen­tral con­ti­nua­rá apoyando a Ca­rrie Lam pa­ra go­ber­nar Hong Kong, y anotó co­mo un pun­to po­si­ti­vo que “la Ad­mi­nis­tra­ción [lo­cal] re­fle­xio­nó so­bre sí mis­ma” cuan­do pa­ra­li­zó la apro­ba­ción de la po­lé­mi­ca ley. De es­tas de­cla­ra­cio­nes se in­fie­re que las pro­tes­tas for­za­ron un cam­bio de po­lí­ti­ca y que, por tan­to, fun­cio­nan: una pers­pec­ti­va pe­li­gro­sa pa­ra Pe­kín.

/ BILLY H. C. KWOK (GETTY)

Va­rios ma­ni­fes­tan­tes ro­dea­dos de ga­ses la­cri­mó­ge­nos ha­cen fren­te a la po­li­cía en Hong Kong, el pa­sa­do do­min­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.