Abu­cheos al pri­mer mi­nis­tro en Es­co­cia

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - PA­TRI­CIA TUBELLA,

El pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Bo­ris John­son, li­bró ayer una do­ble ofen­si­va pa­ra im­pul­sar sus ob­je­ti­vos an­te el Bre­xit. Por un la­do, anun­ció un plan de in­ver­sio­nes de 300 mi­llo­nes de li­bras (329 mi­llo­nes de eu­ros) en Es­co­cia, un te­rri­to­rio ma­yo­ri­ta­ria­men­te

“El Reino Uni­do es la unión po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca más exi­to­sa de la his­to­ria, so­mos una mar­ca glo­bal”, pro­cla­mó Bo­ris John­son con oca­sión de su pri­me­ra vi­si­ta co­mo pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co a la dís­co­la Es­co­cia. El nue­vo lí­der tory in­ten­ta con­tra­rres­tar las demandas del in­de­pen­den­tis­mo de que se ce­le­bre un nue­vo re­fe­rén­dum —re­for­za­das por la pers­pec­ti­va de un Bre­xit des­or­de­na­do el pró­xi­mo 31 de oc­tu­bre— con el anun­cio de un plan de in­ver­sio­nes con­tra­rio a una sa­li­da de la UE, so­bre to­do sin pac­to. Por el otro, la ofi­ci­na del lí­der con­ser­va­dor lan­zó un du­ro men­sa­je a la UE, ad­vir­tien­do de que John­son no ne­go­cia­rá con Bru­se­las si no se re­ti­ra an­tes la sal­va­guar­da pa­ra evi­tar una fron­te­ra du­ra en Ir­lan­da in­clui­da en el acuer­do de sa­li­da.

de 300 mi­llo­nes de li­bras des­ti­na­das a es­ta au­to­no­mía, ade­más de a Ga­les e Ir­lan­da del Nor­te.

El lla­ma­mien­to de John­son a re­no­var “los la­zos que en­gar­zan” el Reino Uni­do pre­si­dió una vi­si­ta en la que el pri­mer mi­nis­tro con­ser­va­dor sub­ra­yó que “ca­da de­ci­sión” que to­me “pro­mo­ve­rá y for­ta­le­ce­rá la Unión”. Una Unión que, desafian­do sus pa­la­bras, se re­sien­te de unas pre­sio­nes sin pre­ce­den­tes an­te la pers­pec­ti­va ca­da día más real de la rup­tu­ra a

las bra­vas con los so­cios eu­ro­peos. La Es­co­cia que vo­tó en con­tra del Bre­xit en el re­fe­rén­dum de ha­ce tres años te­me unas ca­tas­tró­fi­cas con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de con­fir­mar­se tal es­ce­na­rio, lo que da alas a la pre­ten­sión de rea­li­zar una nue­va con­sul­ta so­bre la in­de­pen­den­cia, re­cha­za­da por los vo­tan­tes en 2014. De he­cho, las en­cues­tas in­di­can que el in­de­pen­den­tis­mo vuel­ve a es­tar en al­za. Y ya en su pri­mer día de man­da­to, el nue­vo in­qui­lino de Dow­ning Street re­ci­bió una car­ta en la que la mi­nis­tra prin­ci­pal es­co­ce­sa, Ni­co­la Stur­geon, le exi­gía la con­vo­ca­to­ria de una nue­va con­sul­ta po­pu­lar so­bre la so­be­ra­nía de Es­co­cia an­tes de 2021. En el en­cuen­tro que ce­le­bra­ron ayer, la di­ri­gen­te afir­mó ha­ber “de­ja­do cla­ro” a John­son que se opo­ne al aban­dono de la UE y le ur­gió a de­jar a los es­co­ce­ses “escoger su pro­pio fu­tu­ro”.

Un Bre­xit “inad­mi­si­ble”

El via­je de John­son pa­ra con­tra­rres­tar el ma­les­tar es­co­cés tro­pe­zó con la pos­tu­ra de la lí­der de los con­ser­va­do­res es­co­ce­ses, Ruth Da­vid­son, quien ho­ras an­tes de la reunión con el pri­mer mi­nis­tro pu­bli­có una tri­bu­na en el Scot­tish Mail pa­ra sub­ra­yar su re­cha­zo ra­di­cal a un Bre­xit sin acuer­do. La po­si­ción de la po­pu­lar Da­vid­son —gran ba­za elec­to­ral de los to­ries en una Es­co­cia que has­ta aho­ra les ha­bía da­do la es­pal­da— en­tron­ca con la apren­sión del grueso de los es­co­ce­ses an­te los anuncios del nue­vo Eje­cu­ti­vo bri­tá­ni­co de ace­le­rar los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra el ca­so de una rup­tu­ra bru­tal con la UE. Al co­ro de re­cha­zo se su­mó la voz del je­fe del go­bierno de Ga­les, Mark Dra­ke­ford, quien ca­li­fi­có de “inad­mi­si­ble” un Bre­xit sin pac­to.

Pe­ro el lí­der con­ser­va­dor man­tie­ne su po­si­ción con­tra­ria al acuer­do de sa­li­da que firmó su an­te­ce­so­ra, The­re­sa May, y que ha si­do re­cha­za­do va­rias ve­ces por el Par­la­men­to. John­son apro­ve­chó una com­pa­re­cen­cia en la ba­se na­val de Fas­la­ne, cer­ca­na a Glas­gow, pa­ra ma­ni­fes­tar con su ha­bi­tual gran­di­lo­cuen­cia que es­tá dis­pues­to a “ten­der la mano” a la UE, in­clu­so a re­co­rrer “mil mi­llas ex­tra”, pa­ra con­se­guir un nue­vo acuer­do del Bre­xit, pe­ro al mis­mo tiem­po pu­so unos lí­mi­tes que tor­pe­dean un diá­lo­go.

John­son no es­tá dis­pues­to a ha­blar con la UE si an­tes no se re­ti­ra el lla­ma­do backs­top o sal­va­guar­da ir­lan­de­sa, que pre­ten­de evi­tar que con el Bre­xit re­gre­se una fron­te­ra du­ra en­tre la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da, den­tro de la Unión, e Ir­lan­da del Nor­te, te­rri­to­rio bri­tá­ni­co. “[La sal­va­guar­da] es­tá muer­ta y tie­ne que des­apa­re­cer”, afir­mó. Un por­ta­voz de Dow­ning Street ha­bía ade­lan­ta­do unas ho­ras an­tes que el pri­mer mi­nis­tro no con­tem­pla rea­li­zar una ron­da de vi­si­tas a las prin­ci­pa­les ca­pi­ta­les eu­ro­peas pa­ra in­ten­tar re­abrir los con­tac­tos bi­la­te­ra­les Cien­tos de ma­ni­fes­tan­tes re­ci­bie­ron ayer en Glas­gow al pri­mer mi­nis­tro bri­ta­ni­co, Bo­ris John­son, con abu­cheos y pan­car­tas en las que su ros­tro apa­re­cía ta­cha­do con un “no, gra­cias”. A esa am­bien­te cal­dea­do con­tri­bu­yó una in­ter­ven­ción de Ni­co­la Stur­geon, la mi­nis­tra prin­ci­pal de Es­co­cia, pre­via al en­cuen­tro con el pri­mer mi­nis­tro, en la que le acu­sa­ba de con­du­cir al país “al desas­tre”. “Es­co­cia no vo­tó por es­te Go­bierno con­ser­va­dor, ni por es­te pri­mer mi­nis­tro, ni por el Bre­xit... Y por su­pues­to tam­po­co por el ca­tas­tró­fi­co no deal [sa­li­da sin acuer­do]”, afir­mó la lí­der del in­de­pen­den­tis­ta SNP, que ve en John­son al “úl­ti­mo pri­mer mi­nis­tro del Reino Uni­do”. Tras la en­tre­vis­ta, Stur­geon opi­nó que John­son quie­re “en se­cre­to” un “pe­li­gro­so” Bre­xit sin pac­to.

en torno a la sa­li­da de la UE. Y que no lo ha­rá has­ta que sus in­ter­lo­cu­to­res acep­ten eli­mi­nar el backs­top, aun­que ya se­pa de an­te­mano que ese pun­to es inacep­ta­ble pa­ra Bru­se­las, que tam­po­co prevé re­abrir una ne­go­cia­ción del acuer­do se­lla­do en no­viem­bre de 2018 con May.

Lon­dres se ha vol­ca­do en la crea­ción de dos co­mi­tés gu­ber­na­men­ta­les con el úni­co pro­pó­si­to de ga­ran­ti­zar que el Bre­xit sea una reali­dad el 31 de oc­tu­bre, con o sin acuer­do. El im­pul­so a los pre­pa­ra­ti­vos se pro­du­ce en me­dio de ad­ver­ten­cias co­mo la de la pa­tro­nal CBI (Con­fe­de­ra­ción de la In­dus­tria Bri­tá­ni­ca), que con­si­de­ra que ni el Reino Uni­do ni la UE es­tán lis­tos pa­ra afron­tar las con­se­cuen­cias de una rup­tu­ra abrup­ta; o in­for­mes co­mo el del think tank Ins­ti­tu­te for Go­vern­ment, di­fun­di­do por The Guar­dian, que au­gu­ra que la agenda do­més­ti­ca de John­son se irá al tras­te a cau­sa de la ne­ce­si­dad de un plan de emer­gen­cia pa­ra pa­liar el im­pac­to eco­nó­mi­co de un Bre­xit du­ro. También la Bol­sa reac­cio­na ne­ga­ti­va­men­te: ayer la li­bra re­gis­tró su ma­yor caída de los úl­ti­mos dos años.

/ RUSSELL CHEYNE (REUTERS)

Bo­ris John­son lle­ga a su reunión con Ni­co­la Stur­geon, ayer en Edim­bur­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.