Vi­vir en la diana de los gru­pos ho­mó­fo­bos de Ru­sia

Tras el ase­si­na­to de una co­no­ci­da ac­ti­vis­ta LGTBI, otros se­ña­la­dos de­nun­cian el des­am­pa­ro y los cons­tan­tes ata­ques

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - MARIA R. SAHUQUILLO,

A Vi­taly Bes­pá­lov le han agre­di­do más de una vez. Rubio, de ca­be­llo fron­do­so y bra­zos ta­tua­dos, es­te joven ru­so de 28 años cuen­ta que cuan­do vi­vía en Si­be­ria oc­ci­den­tal, don­de cre­ció, su­frió va­rios ata­ques por ser gay. Tras un tiem­po, de­ci­dió mu­dar­se a San Pe­ters­bur­go, co­no­ci­da por ser una de las ciu­da­des más abier­tas de Ru­sia. “Me sien­to más se­gu­ro, aun­que a ve­ces pue­do es­cu­char a mi es­pal­da có­mo me lla­man ma­ri­cón”, comenta. Co­no­ci­do ac­ti­vis­ta LGTBI, también se en­fren­ta a ame­na­zas dia­rias en las re­des so­cia­les. Se ha con­ver­ti­do en al­go la­men­ta­ble­men­te ru­ti­na­rio.

El día que su­po que su nom­bre es­ta­ba en una ma­ca­bra lis­ta di­fun­di­da en In­ter­net por un grupo ho­mó­fo­bo se­cre­to de­no­mi­na­do Sie­rra, en la que se le nom­bra­ba jun­to a otros ob­je­ti­vos LGTBI a los que dar un “es­car­mien­to”, dio un res­pin­go. Lla­mó a su ami­ga Ye­le­na Gri­gó­rie­va, que también es­ta­ba en­tre los se­ña­la­dos; tra­ta­ron de qui­tar­le hie­rro. Y de se­guir vi­vien­do. “Re­cuer­do que nos reí­mos y que ella, des­pués, me es­cri­bió: ‘Es­toy or­gu­llo­sa de es­tar en la lis­ta jun­to a gen­te tan ge­nial”.

Unos días más tar­de, Gri­gó­rie­va, bi­se­xual y muy co­no­ci­da por su ac­ti­vis­mo, fue en­con­tra­da muer­ta en ple­na ca­lle de San Pe­ters­bur­go, ocul­ta tras unos ma­to­rra­les. Ha­bía si­do apu­ña­la­da ocho ve­ces.

Ofi­cial­men­te, to­da­vía no han pre­sen­ta­do car­gos con­tra el úni­co sos­pe­cho­so arres­ta­do por el ase­si­na­to de Gri­gó­rie­va —que también se ha­bía ma­ni­fes­ta­do por otras cau­sas, co­mo con­tra la ane­xión ru­sa de Cri­mea—, un hom­bre de 39 años. Aun­que los me­dios lo­ca­les, ci­tan­do fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción, se­ña­lan que no se es­tá tra­tan­do co­mo un de­li­to de odio sino co­mo una “dispu­ta per­so­nal”. To­do pe­se a que la víc­ti­ma ha­bía de­nun­cia­do las ame­na­zas que re­ci­bía.

No se re­co­pi­lan es­ta­dís­ti­cas de de­li­tos de odio en Ru­sia. Aun­que or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la Red LGTB, tra­tan de mo­ni­to­ri­zar­los. En 2017, con­ta­bi­li­za­ron 107 ca­sos de agre­sio­nes fí­si­cas a per­so­nas gais, les­bia­nas, bi­se­xua­les o tran­se­xua­les. Aun­que la abo­ga­da y ac­ti­vis­ta Ta­tia­na Glush­ko­va, cree que son so­lo la pun­ta del ice­berg. Ade­más, ex­pli­ca, ape­nas se de­nun­cian. So­bre to­do fue­ra de gran­des ciu­da­des co­mo San Pe­ters­bur­go o Mos­cú. “Y el mó­vil LGTB-fó­bi­co no se to­ma ca­si nun­ca en cuen­ta; in­clu­so si el pro­pio cri­mi­nal lo re­co­no­ce”, la­men­ta Glush­ko­va, de la aso­cia­ción Sti­mul.

Re­cuer­da an­gus­tia­da el bru­tal ase­si­na­to de Vlad Tor­no­voi, en Vol­go­gra­do en 2013. El joven, de 23 años, fue gol­pea­do con una pie­dra en la ca­be­za y vio­la­do con bo­te­llas de cer­ve­za por dos ex­com­pa­ñe­ros del ins­ti­tu­to. La in­ves­ti­ga­ción des­cu­brió que am­bos es­ta­ban tras otras agre­sio­nes ho­mó­fo­bas. Fue­ron con­de­na­dos a 20 años de pri­va­ción de li­ber­tad. Pe­ro se de­cla­ró que el ase­si­na­to ha­bía si­do la con­se­cuen­cia de un ro­bo con vio­len­cia, pe­se a que a Tor­no­voi no le fal­ta­ba ni un ru­blo en el bol­si­llo.El ac­ti­vis­ta Yev­gue­ni Pí­sems­ki también fue se­ña­la­do en la fu­nes­ta la lis­ta, ins­pi­ra­da en la pe­lí­cu­la de te­rror Saw (Sie­rra), que ha ter­mi­na­do por dar nom­bre en­tre los co­lec­ti­vos LGTBI al grupo que se es­con­de de­trás de la web car­ga­da de bru­ta­les ame­na­zas, que el re­gu­la­dor ru­so de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes ce­rró días an­tes del ase­si­na­to de Gri­gó­rie­va. “He­mos pre­pa­ra­do re­ga­los crue­les a los re­pre­sen­tan­tes LGTB+ y sus sim­pa­ti­zan­tes”, de­cía, co­mo re­ve­la una re­cu­pe­ra­ción de los ar­chi­vos digitales. En otra pu­bli­ca­ción mos­tra­ba un mon­ta­je con va­rias de las per­so­nas se­ña­la­das ahor­ca­das.

El “jue­go”, de he­cho, em­pe­zó mu­cho an­tes. Ha­ce más cin­co años, en Si­be­ria oc­ci­den­tal y des­de allí se fue ex­ten­dien­do, se­gún la web. Sie­rra afir­ma que desa­rro­lló un sis­te­ma de “vi­gi­lan­cia gay”. El grupo, que en fe­bre­ro de­cía te­ner 300 usua­rios ac­ti­vos, pro­me­tía on­li­ne cuan­tio­sas “re­com­pen­sas” por ca­da per­so­na LGTBI “ca­za­da”. Pa­ra ac­ce­der a la su­pues­ta ba­se de da­tos de los ob­je­ti­vos, con in­for­ma­ción per­so­nal, los “jugadores” de­bían pa­gar menos de tres eu­ros. Pa­ra bo­rrar un nom­bre de la lis­ta, los afec­ta­dos de­bían abo­nar mí­ni­mo 25 eu­ros.

Bes­pá­lov no cree que al­guien de Sie­rra ha­ya ma­ta­do a Gri­gó­rie­va. “Sus mé­to­dos son in­ti­mi­dar e in­sul­tar, sa­ben que no se­rán cas­ti­ga­dos por ello, pe­ro esa lis­ta y otras pueden ins­pi­rar a otros”, re­cal­ca. En Ru­sia, las re­la­cio­nes con per­so­nas del mis­mo se­xo no son de­li­to. Sin em­bar­go, la ho­mo­fo­bia es una cons­tan­te. Y en al­gu­nas zo­nas del país, de 144 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, la si­tua­ción es dra­má­ti­ca. Co­mo en Che­che­nia, don­de or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos han do­cu­men­ta­do ca­sos de tor­tu­ras, de­ten­cio­nes y ase­si­na­tos ex­tra­ju­di­cia­les por par­te de las au­to­ri­da­des.

Ade­más, de­nun­cian los ac­ti­vis­tas, des­de 2013 pa­re­ce que el Es­ta­do ru­so am­pa­re y pro­mue­va la hos­ti­li­dad abier­ta ha­cia las per­so­nas LGTBI gra­cias a la co­no­ci­da co­mo ley de pro­pa­gan­da gay, que cas­ti­ga la di­fu­sión a me­no­res de cual­quier ma­te­rial que vi­si­bi­li­ce re­la­cio­nes “no tra­di­cio­na­les”.

La lis­ta de Sie­rra es so­lo otro ca­so más, di­ce Ta­tia­na Glush­ko­va, que aler­ta con­tra otra for­ma de “ca­ce­ría”. Son las que lla­ma “ci­tas-tram­pa”. El patrón siem­pre es el mis­mo: el agre­sor crea un per­fil fal­so en al­gu­na apli­ca­ción on­li­ne de ci­tas gais, que­da con la víc­ti­ma —ca­si siem­pre hom­bres— y le invita a su ca­sa u otro lu­gar, don­de aguar­dan más per­so­nas que le agre­den; a ve­ces también le chan­ta­jean.

“In­clu­so si no hay na­da de­trás de esa lis­ta, la po­lí­ti­ca es­ta­tal y nues­tro mie­do ha­cen que la me­ta­fó­ri­ca Sie­rra sea bas­tan­te real”, di­ce abru­ma­do Pí­sem­ki. Ca­sa­do en el ex­tran­je­ro con su es­po­so des­de ha­ce una dé­ca­da y fun­da­dor de la web es­pe­cia­li­za­da LGTBI Par­ni­plus, ha su­fri­do mu­chas ame­na­zas y ha ter­mi­na­do por ins­ta­lar un sis­te­ma de vi­deo­vi­gi­lan­cia en su ca­sa. “No me sien­to se­gu­ro en Ru­sia”, zan­ja.

En 2017 se re­gis­tra­ron 107 agre­sio­nes a per­so­nas gais

Los ac­ti­vis­tas de­nun­cian que el Es­ta­do am­pa­ra es­ta hos­ti­li­dad

/ ANTON VAGANOV

Vi­taly Bes­pá­lov po­sa en San Pe­ters­bur­go, en fe­bre­ro de 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.