En de­fen­sa del co­lec­ti­vo an­te una agre­sión en Po­lo­nia

El dia­rio di­fun­de un es­cri­to en el que re­cla­ma so­li­da­ri­dad fren­te a la dis­cri­mi­na­ción y la vio­len­cia

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - EL PAÍS,

El dia­rio po­la­co Ga­ze­ta Wy­bor­cza, miem­bro de la alian­za de me­dios eu­ro­peos LE­NA a la que también per­te­ne­ce EL PAÍS, ha he­cho pú­bli­co un es­cri­to en so­li­da­ri­dad con las per­so­nas ata­ca­das por ul­tra­na­cio­na­lis­tas mien­tras par­ti­ci­pa­ban en la Mar­cha por la Igual­dad en la ciu­dad po­la­ca de Bialys­tok el pa­sa­do día 21 y con la co­mu­ni­dad LGTBI.

“Ob­ser­va­mos las mar­chas na­cio­na­lis­tas, du­ran­te las cua­les aco­sa­do­res con ben­ga­las y cru­ces cel­tas iban gol­pean­do a chi­cas jó­ve­nes en la ca­be­za. Vi­mos fie­les de la igle­sia ca­tó­li­ca gri­tan­do “¡que os j **** !”. Oí­mos a los re­pre­sen­tan­tes de la igle­sia dán­do­les las gra­cias por su ‘com­por­ta­mien­to pa­trió­ti­co y por la de­fen­sa de los va­lo­res ca­tó­li­cos’. Fui­mos tes­ti­gos de la pro­lon­ga­da in­di­fe­ren­cia de los fis­ca­les y de la po­li­cía a la ho­ra de per­se­guir a los agre­so­res”, se­ña­la Ga­ze­ta Wy­bor­cza.

El pe­rió­di­co ex­pli­ca que ha de­ci­di­do pro­nun­ciar­se por­que “la úni­ca op­ción es si­tuar­nos en el la­do co­rrec­to de es­ta lí­nea di­vi­so­ria. Si­tuar­nos jun­to a los que son gol­pea­dos, no jun­to a los que los gol­pean”. “Siem­pre es­ta­re­mos con aque­llos que su­fren abu­sos y hu­mi­lla­cio­nes, así co­mo con aque­llos que ven ne­ga­dos sus de­re­chos fun­da­men­ta­les”, se­ña­la.

“Hoy, el po­der au­to­ri­ta­rio ata­ca vil­men­te a la co­mu­ni­dad LGTB+. Ma­ña­na, en­con­tra­rá otro ca­be­za de tur­co. Co­mo siem­pre, la to­ma­rá con al­gu­na mi­no­ría ase­dia­da, al­gu­na que ya su­fra la ex­clu­sión y la es­tig­ma­ti­za­ción. Apo­ya­do por fa­ná­ti­cos den­tro del cle­ro, el po­der au­to­ri­ta­rio se pre­cia de re­pre­sen­tar a la ma­yo­ría —‘sa­na’, ‘he­te­ro­se­xual’, ‘con­ce­bi­da por me­dios na­tu­ra­les, no con fe­cun­da­ción in vi­tro’, ‘ca­tó­li­ca’, ‘pa­trió­ti­ca‘, ‘la po­bla­ción po­la­ca au­tén­ti­ca y nor­mal’—. Las ana­lo­gías his­tó­ri­cas pro­vo­can es­ca­lo­fríos.

Siem­pre em­pie­za con un au­men­to am­pa­ra­do por el Es­ta­do de la per­mi­si­vi­dad con res­pec­to a la vio­len­cia sim­bó­li­ca, que pri­me­ro re­cu­rre al abu­so ver­bal pa­ra al­can­zar des­pués su con­clu­sión ló­gi­ca:

la vio­len­cia fí­si­ca. El au­to­ri­ta­ris­mo siem­bra vien­to y re­co­ge tem­pes­ta­des, y des­pués nie­ga cí­ni­ca­men­te cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad so­bre el abu­so que ha ins­pi­ra­do y or­ques­ta­do”.

En el texto se reite­ra el le­ma No hay so­li­da­ri­dad sin li­ber­tad, que el dia­rio con­si­de­ra su “cre­do ori­gi­nal”. “No sa­be­mos quién ini­ció el can­to No hay li­ber­tad sin so­li­da­ri­dad en Gdansk en agos­to de 1980. Fue­ra quien fue­ra, le cos­ta­ría en­ten­der que es­te cre­do ad­qui­ri­ría tan­to significad­o e im­por­tan­cia y se vol­ve­ría tan cru­cial pa­ra afron­tar los desafíos que se nos pre­sen­tan en el si­glo XXI”, in­di­ca.

El ma­ni­fies­to con­clu­ye con el co­no­ci­do poe­ma Pri­me­ro vi­nie­ron, del pas­tor lu­te­rano ale­mán Mar­tin Nie­mö­ller, que estuvo en los cam­pos de con­cen­tra­ción na­zi de Da­chau y Sach­sen­hau­sen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.