Tres muer­tos y va­rios he­ri­dos en un ti­ro­teo en Ca­li­for­nia

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - EL PAÍS,

Tres per­so­nas mu­rie­ron y una do­ce­na re­sul­ta­ron he­ri­das en un ti­ro­teo ocu­rri­do es­te do­min­go en un fes­ti­val gas­tro­nó­mi­co que se ce­le­bra­ba en la lo­ca­li­dad ca­li­for­nia­na de Gil­roy. En­tre las víc­ti­mas, ha­bía

Gil­roy, de 57.000 ha­bi­tan­tes, se en­cuen­tra a unos 130 ki­ló­me­tros al sur de San Fran­cis­co. Es­te do­min­go ce­le­bra­ba el Fes­ti­val del ajo, una fe­ria de tres días que atrae a mi­les de vi­si­tan­tes. Los ví­deos de per­so­nas co­rrien­do en bus­ca de re­fu­gio co­men­za­ron a su­ce­der­se por las re­des so­cia­les na­da más em­pe­zar el ti­ro­teo, so­bre las cin­co y me­dia de la tar­de (ho­ra de la cos­ta oes­te de EE UU, dos y me­dia de la ma­dru­ga­da de ayer en la Es­pa­ña pe­nin­su­lar). “No sa­ben si hay más, así que lo es­tán tra­tan­do co­mo una si­tua­ción ac­ti­va”, ex­pli­có Dion Brac­co, con­ce­jal del Ayun­ta­mien­to.

La po­li­cía lo­cal ins­ta­ba a los ciu­da­da­nos que es­ta­ban bus­can­do a sus se­res que­ri­dos, de los que se po­dían ha­ber se­pa­ra­do un ni­ño de seis años. La po­li­cía ma­tó a ti­ros al su­pues­to agre­sor, que ayer fue iden­ti­fi­ca­do co­mo San­tino Wi­lliam Le­gan, de 19 años. Las au­to­ri­da­des bus­can también a un se­gun­do sos­pe­cho­so vis­to por va­rios tes­ti­gos que no se sa­be si iba ar­ma­do.

mien­tras huían a la ca­rre­ra, a acu­dir al apar­ca­mien­to de Ga­vi­lan Co­lle­ge, con­ver­ti­do en un im­pro­vi­sa­do cen­tro de en­cuen­tro. Las iden­ti­da­des o eda­des de las víc­ti­mas aún se des­co­no­cían a úl­ti­ma ho­ra de ayer en Es­ta­dos Uni­dos. La po­li­cía tam­po­co co­no­cía las po­si­bles ra­zo­nes del ado­les­cen­te pa­ra abrir fue­go.

Una ban­da de mú­si­ca lla­ma­da Tin Man es­ta­ba a pun­to de to­car cuan­do se es­cu­cha­ron los pri­me­ros dis­pa­ros, se­gún As­so­cia­ted Press. El can­tan­te, Jack van Breen, ex­pli­có que vio a un hom­bre en la zo­na de la co­mi­da lle­van­do lo que pa­re­cía un ri­fle y que, cuan­do co­rrió a res­guar­dar­se ba­jo el es­ce­na­rio, oyó gri­tar: “¿Por qué ha­ce es­to?”. “Por­que es­toy muy en­fa­da­do”, res­pon­dió al­guien. Otra tes­ti­go, Ju­lis­sa

Con­tre­ras, se­ña­ló a la ca­de­na ABC que vio a un hom­bre blan­co de unos 30 años ar­ma­do con un ri­fle: “Pu­de ver­lo dis­pa­rar en to­das las di­rec­cio­nes. No apun­ta­ba a na­die en con­cre­to. So­lo iba de iz­quier­da a de­re­cha y de de­re­cha a iz­quier­da”.

El mis­mo do­min­go el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, se re­fe­ría al in­ci­den­te en su cuen­ta de Twit­ter. “Ten­gan cui­da­do y pón­gan­se a sal­vo”, di­jo cuan­do aún la po­li­cía aún no ha­bía dis­pa­ra­do al ti­ra­dor. Du­ran­te un en­cuen­tro en la Ca­sa Blanca, el man­da­ta­rio ca­li­fi­có al agre­sor co­mo un “ase­sino co­bar­de” y pi­dió una ora­ción por las víc­ti­mas. “Lo sen­ti­mos por sus fa­mi­lias y pe­di­mos a Dios que las con­for­te con su mi­se­ri­cor­dia y su gra­cia”,

/ NOAH BERGER (AP)

Va­rios par­ti­ci­pan­tes en la fe­ria gas­tro­nó­mi­ca de Gil­roy, el do­min­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.