Pre­vi­si­ble Drag­hi

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) mos­tró en su úl­ti­mo Con­se­jo de Go­bierno un acre­cen­ta­do pe­si­mis­mo so­bre la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal, y por en­de, so­bre la eu­ro­zo­na. Y ra­ti­fi­có su in­ten­ción de adop­tar pró­xi­ma­men­te nue­vas me­di­das pa­ra es­ti­mu­lar­la. “Las pers­pec­ti­vas son peo­res y peo­res”, des­cri­bió grá­fi­ca­men­te su pre­si­den­te, Mario Drag­hi, re­fi­rién­do­se so­bre to­do a la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra y a la ba­ja in­fla­ción (1,4% en ju­nio, le­jos del 2% de re­fe­ren­cia). Aun­que en la co­yun­tu­ra de los ser­vi­cios y la cons­trucc­ción, y en el al­za de las ren­tas sa­la­ria­les, las co­sas va­yan me­jor.

Así que la cú­pu­la del ban­co con­cre­tó las me­di­das de es­tí­mu­lo ne­ce­sa­rias, con más pre­ci­sión que en el en­cuen­tro de ju­nio. Los ti­pos de in­te­rés se­gui­rán en sus ni­ve­les ac­tua­les “o in­fe­rio­res” has­ta fi­nal de año; las com­pras de ac­ti­vos ex no­vo po­drán reanu­dar­se y se re­for­mu­la­rá el ob­je­ti­vo de in­fla­ción. Aun­que no lo de­ta­lló, la in­ten­ción es re­fe­rir­se al 2% y no cer­ca “pe­ro por de­ba­jo” de esa ci­fra, lo que lle­va un ses­go de­fla­cio­na­rio: su­gie­re ma­yor ra­pi­dez pa­ra em­pren­der los gi­ros de ri­gi­dez (cuan­do cre­cen los pre­cios) que pa­ra los ex­pan­si­vos (cuan­do caen). El re­ce­ta­rio se com­ple­tó con la clá­si­ca ape­la­ción (po­co es­cu­cha­da por los Go­bier­nos) a la ne­ce­si­dad “esen­cial” de que una po­lí­ti­ca fis­cal más ac­ti­va acom­pa­ñe a la mo­ne­ta­ria, en aras a evi­tar la ja­po­ni­za­ción de la eu­ro­zo­na.

Na­da de eso cons­ti­tu­ye una no­ti­cia es­tric­ta. Se apun­tó en el Con­se­jo de ju­nio y lue­go en el Fó­rum de Sin­tra. Si aca­so, la no­ve­dad es­tri­ba en la ma­yor in­ten­si­dad de la aler­ta y en su reite­ra­ción. Así que la cues­tión a plan­tear es pues, por qué no se han adop­ta­do ya esas me­di­das.

To­do apun­ta a que Drag­hi per­si­gue el mo­men­to más ade­cua­do, pues la ma­yor opor­tu­ni­dad tem­po­ral de las de­ci­sio­nes es sus­cep­ti­ble de in­cre­men­tar su efi­cien­cia. Y al­gu­nos de los ries­gos ex­ter­nos a la eu­ro­zo­na au­men­ta­rán pro­ba­ble­men­te a la vuel­ta de la pau­sa ve­ra­nie­ga, a

prin­ci­pios de oto­ño. Pa­ra en­ton­ces se sa­brá con ma­yor exac­ti­tud si el Bre­xit ma­ne­ja­do por el pe­cu­liar Bo­ris John­son de­ri­va o no en una re­ti­ra­da de la Unión Eu­ro­pea (UE) por las bra­vas, in­clu­so de mo­do sal­va­je: si se­rá de con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas, o fa­ta­les, o ca­tas­tró­fi­cas.

También es pro­ba­ble que la Ad­mi­nis­tra­ción Trump, una vez afir­ma­da en los pa­si­llos del úl­ti­mo G20 una tre­gua en su gue­rra co­mer­cial con Chi­na, acla­re si quie­re se­guir igual pau­ta con la UE. O si op­ta, pre­ci­sa­men­te, por lo con­tra­rio, des­ti­nar a es­te tra­di­cio­nal so­cio la an­ti­pa­tía que ve­nía dis­pen­san­do a su ri­val asiá­ti­co.

También pa­ra en­ton­ces el ho­ri­zon­te so­bre la es­ta­bi­li­dad y em­pu­je de la nue­va Co­mi­sión de­be­ría es­tar más de­fi­ni­do. La cri­sis de la au­to­mo­ción ale­ma­na ha­brá cum­pli­do un año y se­rá un buen mo­men­to pa­ra ca­li­brar qué de es­truc­tu­ral y qué de co­yun­tu­ral hay en la mis­ma. Y ga­nar al­go de tiem­po fa­ci­li­ta que la Re­ser­va Fe­de­ral si­ga sien­do pio­ne­ra en la adop­ción de me­di­das no­ve­do­sas: dis­po­ne de ma­yor mar­gen (ti­pos so­bre ce­ro) pa­ra ello.

En cual­quier ca­so, la fra­gua de es­te pa­que­te es un ejem­plo de ma­nual de la guía de fu­tu­ro (for­ward gui­dan­ce) que se ha ele­va­do a ca­te­cis­mo de los gran­des ban­cos cen­tra­les pa­ra ser pre­vi­si­bles. Bus­can co­mu­ni­car al pú­bli­co con an­te­la­ción, si con­vie­ne reite­ra­da­men­te, los pró­xi­mos pa­sos de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, pa­ra que los agen­tes eco­nó­mi­cos va­yan to­man­do sus de­ci­sio­nes en con­so­nan­cia y evi­tar así vai­ve­nes ex­ce­si­vos en la in­ver­sión, el aho­rro o el con­su­mo. Drag­hi, pues, en es­ta­do pu­ro.

El BCE con­fir­ma su aler­ta eco­nó­mi­ca a la eu­ro­zo­na por fac­to­res ex­ter­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.