La jer­ga de la fo­bia fis­cal

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Jun­to a tér­mi­nos tan fan­go­sos co­mo Re­la­to, una tri­qui­ñue­la se­mán­ti­ca pa­ra es­con­der bien la pro­pa­gan­da em­bru­te­ci­da, bien las jus­ti­fi­ca­cio­nes a pos­te­rio­ri de una tro­pe­lía cual­quie­ra, la chá­cha­ra po­lí­ti­ca do­mi­nan­te es­tá des­em­pol­van­do sin­tag­mas de ba­ra­ti­llo con el ob­je­ti­vo in­di­si­mu­la­do de os­cu­re­cer la reali­dad. A fal­ta de ar­gu­men­tos, úsen­se las le­ta­nías co­mo dar­dos atur­di­do­res. Así, se de­nun­cia al buen tun­tún el ha­cha­zo fis­cal que el Go­bierno en fun­cio­nes pre­ten­de im­po­ner a los es­pa­ño­les, se can­tu­rrea el es­tri­bi­llo del ha­cha­zo re­gu­la­to­rio pa­ra des­cri­bir el re­cor­te de la re­tri­bu­ción a ga­sis­tas y eléc­tri­cas —no ha­bía ha­cha­zo a los con­su­mi­do­res, sin em­bar­go, cuan­do las em­pre­sas in­gre­sa­ban por ac­ti­vos amor­ti­za­dos— o se re­pi­te ad nau­seam la ex­pre­sión: “Me­ter la mano en el bol­si­llo de los es­pa­ño­les”.

Eso de “me­ter la mano en el bol­si­llo de los es­pa­ño­les” se jus­ti­fi­ca, en la jer­ga de bo­rra­chos (ex­pre­sión de Sán­chez Fer­lo­sio) en que se ha con­ver­ti­do la po­lí­ti­ca, por la in­ten­ción del Go­bierno de su­bir la fis­ca­li­dad de los car­bu­ran­tes. En el Ca­me­lot eco­nó­mi­co de PP y Cs, en el cual el Es­ta­do vi­ve del ai­re, co­mo el li­cen­cia­do Ca­bra, no han caí­do en la cuen­ta de que exis­te un di­fe­ren­cial

re­cau­da­to­rio en­tre Es­pa­ña y la Unión Eu­ro­pea que in­clu­so los se­di­cen­tes li­be­ra­les de­be­rían es­tar in­tere­sa­dos en li­qui­dar. Ese di­fe­ren­cial im­pli­ca que la Ha­cien­da es­pa­ño­la es­tá re­cau­dan­do al año por im­pues­tos me­dioam­bien­ta­les 6.260 mi­llo­nes menos que la me­dia de la zo­na eu­ro; y de esa can­ti­dad, 2.946 mi­llo­nes menos co­rres­pon­den a los im­pues­tos so­bre los car­bu­ran­tes.

En lu­gar de le­mas de pan­car­ta, PP y Cs de­be­rían ex­pli­car por qué su­bir la tri­bu­ta­ción so­bre las ren­tas su­pe­rio­res a 130.000 eu­ros, exi­gir que la re­cau­da­ción por so­cie­da­des se acer­que al no­mi­nal o re­du­cir el di­fe­ren­cial de im­pues­tos ener­gé­ti­cos es un ha­cha­zo fis­cal; o, al re­vés, por qué la pér­di­da de re­cau­da­ción de­bi­da a una fis­ca­li­dad de­fi­cien­te no es un ha­cha­zo so­cial que se pro­pi­na a las ren­tas más bajas, a la sa­ni­dad y a la edu­ca­ción. En el nue­vo Ca­te­cis­mo Me­nén­dez-Rei­ga­da, de Edi­cio­nes PP/Ciu­da­da­nos con la ase­so­ría de Vox, es­tos se­rán los nue­vos enemi­gos de Es­pa­ña: los co­mu­nis­tas, la ban­da de Pe­dro Sán­chez, los po­pu­lis­tas (de iz­quier­da), las fe­mi­nis­tas (sin ca­li­fi­ca­ti­vo), los in­de­pen­den­tis­tas, los or­ga­ni­za­do­res del Or­gu­llo Gay y los que suben im­pues­tos. Todos en el mis­mo sa­co. ¿Pa­ra qué pen­sar?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.