Es­pa­ña y Ma­rrue­cos: una re­la­ción es­tra­té­gi­ca

Co­mo prin­ci­pal so­cio co­mer­cial del país ve­cino, Es­pa­ña ha im­pul­sa­do an­te las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias la de­fi­ni­ción de un nue­vo mar­co de coope­ra­ción po­lí­ti­ca y fi­nan­cie­ra en­tre Eu­ro­pa y Ra­bat

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - PE­DRO SÁN­CHEZ Pe­dro Sán­chez es pre­si­den­te en fun­cio­nes del Go­bierno de Es­pa­ña.

En es­tos días en que Ma­rrue­cos ce­le­bra el 20 aniversari­o de la lle­ga­da al trono de Moha­med VI, quie­ro tras­mi­tir mi fe­li­ci­ta­ción al Rey, al Go­bierno y al pue­blo de Ma­rrue­cos por los avan­ces al­can­za­dos. Quie­ro, asi­mis­mo, apro­ve­char es­ta opor­tu­ni­dad pa­ra reite­rar mi com­pro­mi­so pa­ra se­guir avan­zan­do en todos los as­pec­tos de nues­tras re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les y en nues­tra coope­ra­ción re­gio­nal y mul­ti­la­te­ral. Lo ha­go des­de la con­vic­ción de que Es­pa­ña y Ma­rrue­cos son, hoy más que nun­ca, dos paí­ses uni­dos por múl­ti­ples víncu­los, no só­lo en el pre­sen­te, sino con una re­la­ción es­tra­té­gi­ca y que se pro­yec­ta ha­cia el fu­tu­ro.

Es­pa­ña y Ma­rrue­cos re­pre­sen­tan hoy un ex­ce­len­te ejem­plo de có­mo nues­tra ve­cin­dad, con sus con­di­cio­nan­tes geo­grá­fi­cos e his­tó­ri­cos, pue­de con­ver­tir­se en una re­la­ción in­ten­sa y fruc­tí­fe­ra en­tre dos paí­ses ami­gos, que han sa­bi­do es­ta­ble­cer y re­for­zar un sen­ti­mien­to de mu­tua con­fian­za.

Ma­rrue­cos es hoy uno de los so­cios más im­por­tan­tes de Es­pa­ña. La es­tre­cha re­la­ción que nos une se ar­ti­cu­la en torno a una tu­pi­da red de in­tere­ses com­par­ti­dos a los que mi Go­bierno ha de­di­ca­do una aten­ción prio­ri­ta­ria en el úl­ti­mo año.

Es­pa­ña mi­ra a Ma­rrue­cos co­mo un país her­mano y so­cio es­tra­té­gi­co de pri­mer or­den. Jun­tos com­par­ti­mos pros­pe­ri­dad y se­gu­ri­dad. Y fa­vo­re­ce­mos de­ci­di­da­men­te la es­ta­bi­li­dad en el Me­di­te­rrá­neo oc­ci­den­tal. Apo­ya­re­mos a Ma­rrue­cos en sus re­la­cio­nes con la Unión Eu­ro­pea y pro­yec­ta­re­mos el di­na­mis­mo de los in­ter­cam­bios eco­nó­mi­cos, so­cia­les y cul­tu­ra­les de nues­tras so­cie­da­des en todos los ám­bi­tos.

En es­tos me­ses he vi­si­ta­do el país en dos oca­sio­nes. Lo hi­ce en no­viem­bre de 2018, en vi­si­ta ofi­cial y con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción de la Con­fe­ren­cia de Na­cio­nes Uni­das so­bre Mi­gra­cio­nes en Ma­rra­kech. Ade­más, en el mis­mo pe­rio­do tu­vo lu­gar el via­je de Es­ta­do de Sus Ma­jes­ta­des los Re­yes. Con oca­sión de es­tos via­jes se han fir­ma­do nu­me­ro­sos acuer­dos en di­ver­sas ma­te­rias que lle­nan de con­te­ni­do y con­cre­ción los pro­fun­dos la­zos de to­do ti­po que nos unen.

Nues­tra coope­ra­ción en ma­te­ria mi­gra­to­ria y de lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta cons­ti­tu­ye un ejem­plo mo­dé­li­co en el en­torno eu­ro­peo. Su fun­da­men­to es la con­fian­za bien asen­ta­da, el res­pe­to mu­tuo y la co­mu­ni­ca­ción per­ma­nen­te. Es­te ex­ce­len­te ni­vel de co­la­bo­ra­ción re­sul­ta cla­ve pa­ra ga­ran­ti­zar nues­tra se­gu­ri­dad y pa­ra lu­char con­jun­ta­men­te con­tra cual­quier ame­na­za que pue­da per­ci­bir­se en el ám­bi­to re­gio­nal o in­ter­na­cio­nal.

Ma­rrue­cos ejer­ce un papel de li­de­raz­go in­ter­na­cio­nal en ma­te­ria mi­gra­to­ria. Y los es­fuer­zos de las au­to­ri­da­des ma­rro­quíes por ha­cer fren­te a uno de los prin­ci­pa­les re­tos glo­ba­les que com­par­ti­mos, la mi­gra­ción irre­gu­lar, de­be ser re­co­no­ci­da. Así lo he he­cho en cuan­to he te­ni­do opor­tu­ni­dad, es­pe­cial­men­te en el ám­bi­to eu­ro­peo. Fru­to de esa la­bor, du­ran­te la pri­me­ra mi­tad de es­te año, el nú­me­ro de en­tra­das irre­gu­la­res se ha re­du­ci­do un 33%. Y el nú­me­ro de en­tra­das en pa­te­ra se ha re­du­ci­do por pri­me­ra vez des­de el año 2013.

De­be ser re­co­no­ci­do el es­fuer­zo de las au­to­ri­da­des ma­rro­quíes pa­ra ha­cer fren­te a la mi­gra­ción irre­gu­lar

Una de las prio­ri­da­des se­rá cul­mi­nar el desa­rro­llo de una ter­ce­ra in­ter­co­ne­xión eléc­tri­ca en­tre am­bos paí­ses

Los bue­nos re­sul­ta­dos del tra­ba­jo con­jun­to —fun­da­do so­bre el prin­ci­pio de res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da— y la con­vic­ción de que la mi­gra­ción irre­gu­lar es un desafío glo­bal que re­quie­re res­pues­tas coor­di­na­das, no ha­cen sino afian­zar nues­tro com­pro­mi­so de se­guir co­la­bo­ran­do jun­to a Ma­rrue­cos en la lu­cha con­tra las re­des de trá­fi­co de per­so­nas y el crimen or­ga­ni­za­do, así co­mo en el desa­rro­llo de nue­vos cau­ces de mi­gra­ción re­gu­lar.

Es­pa­ña ha ex­ten­di­do es­ta vi­sión en el ám­bi­to ins­ti­tu­cio­nal eu­ro­peo. Y por ello mi Go­bierno ha im­pul­sa­do, an­te nuestros so­cios y las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias, la de­fi­ni­ción de un nue­vo mar­co de coope­ra­ción po­lí­ti­ca y fi­nan­cie­ra. Un mar­co es­ta­ble y ho­ri­zon­te de lar­go pla­zo en­tre la Unión Eu­ro­pea y Ma­rrue­cos. Es­ta­mos com­pro­me­ti­dos con el es­ta­ble­ci­mien­to de un nue­vo es­que­ma de re­la­cio­nes, que re­fle­je fiel­men­te el papel cla­ve que ejer­ce Ma­rrue­cos en múl­ti­ples cues­tio­nes prio­ri­ta­rias pa­ra la Unión Eu­ro­pea.

Mues­tra de ello ha si­do la im­pli­ca­ción ac­ti­va de Es­pa­ña en la ne­go­cia­ción y pos­te­rior apro­ba­ción del Acuer­do Agrí­co­la y del Acuer­do de Pes­ca en­tre la Unión Eu­ro­pea y Ma­rrue­cos. Ade­más, nuestros es­fuer­zos han ayu­da­do a des­blo­quear un pa­que­te de 140 mi­llo­nes de eu­ros adi­cio­na­les del Fon­do Fi­du­cia­rio pa­ra Áfri­ca en ma­te­ria de con­trol de fron­te­ras en Ma­rrue­cos. Del mis­mo mo­do, también he­mos con­tri­bui­do a que la De­cla­ra­ción Con­jun­ta del Con­se­jo de Aso­cia­ción en­tre la Unión Eu­ro­pea y Ma­rrue­cos, del pa­sa­do 27 de ju­nio, re­co­ja el com­pro­mi­so de re­lan­zar las re­la­cio­nes pa­ra es­ta­ble­cer un “par­te­na­ria­do eu­ro-ma­rro­quí de pros­pe­ri­dad com­par­ti­da”.

Con to­do, es pre­ci­so se­guir tra­ba­jan­do en un mar­co de mu­tuo be­ne­fi­cio y pa­ra que Ma­rrue­cos ten­ga la me­jor y más es­tre­cha re­la­ción po­si­ble con la Unión Eu­ro­pea.

La re­la­ción eco­nó­mi­ca y co­mer­cial en­tre Es­pa­ña y Ma­rrue­cos ha ido am­plián­do­se de ma­ne­ra cons­tan­te has­ta con­so­li­dar a mi país co­mo el prin­ci­pal so­cio co­mer­cial de Ma­rrue­cos. Así lo acre­di­ta el he­cho de que el con­jun­to de las ex­por­ta­cio­nes e in­ver­sio­nes en­tre nuestros paí­ses ya su­pon­gan el 15% del PIB de Ma­rrue­cos.

Por nues­tra par­te, desea­mos que Ma­rrue­cos se con­so­li­de co­mo el pri­mer des­tino de la in­ver­sión es­pa­ño­la en Áfri­ca —aho­ra re­ci­be más de un ter­cio de la in­ver­sión es­pa­ño­la en el con­ti­nen­te—, y bus­ca­mos re­for­zar la pre­sen­cia es­pa­ño­la en sec­to­res es­tra­té­gi­cos co­mo la ener­gía. Una de nues­tras prio­ri­da­des pa­ra los pró­xi­mos me­ses se­rá cul­mi­nar el desa­rro­llo de una ter­ce­ra in­ter­co­ne­xión eléc­tri­ca en­tre am­bos paí­ses, pa­ra lo­grar una ma­yor se­gu­ri­dad de su­mi­nis­tro.

Las ac­cio­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas en­tre Es­pa­ña y Ma­rrue­cos son muy di­ná­mi­cas y tie­nen una gran proyección, pe­ro el nú­cleo de nues­tras re­la­cio­nes es­tá sos­te­ni­do por los fuer­tes víncu­los hu­ma­nos y cul­tu­ra­les en­tre am­bos paí­ses, el sen­ti­mien­to de pro­xi­mi­dad de nues­tras so­cie­da­des, los flu­jos de es­tu­dian­tes, ar­tis­tas, edu­ca­do­res y tu­ris­tas, la co­rrien­te de amis­tad, el sen­ti­mien­to de res­pe­to y cre­cien­te co­no­ci­mien­to en­tre nuestros pue­blos.

A día de hoy los ma­rro­quíes cons­ti­tu­yen la pri­me­ra co­lo­nia de ciu­da­da­nos ex­tran­je­ros re­si­den­tes en Es­pa­ña, con ca­si un mi­llón de per­so­nas, si se compu­tan las do­bles na­cio­na­li­da­des. Es­ta reali­dad nos exi­ge un es­fuer­zo es­pe­cial y cons­tan­te pa­ra fa­vo­re­cer los es­pa­cios de co­mu­ni­ca­ción y acer­ca­mien­to en­tre nues­tras cul­tu­ras y nues­tras co­mu­ni­da­des.

Es­pa­ña y Ma­rrue­cos han cons­trui­do una só­li­da re­la­ción de amis­tad y coope­ra­ción. Y de­be­mos pro­se­guir con una agenda exi­gen­te de pro­yec­tos con­jun­tos que con­duz­can a una ma­yor pros­pe­ri­dad de nues­tras so­cie­da­des, y que con­tri­bu­yan a la es­ta­bi­li­dad de la re­gión del Me­di­te­rrá­neo Oc­ci­den­tal.

Ma­rrue­cos es un so­cio de pre­sen­te y de fu­tu­ro, un Es­ta­do ami­go, un pue­blo her­mano. Nues­tra ve­cin­dad es hoy más que nun­ca una opor­tu­ni­dad y un desafío pa­ra desa­rro­llar una re­la­ción equi­ta­ti­va y di­ná­mi­ca que sa­tis­fa­ga las le­gí­ti­mas as­pi­ra­cio­nes de nuestros pue­blos. Es­te es el com­pro­mi­so que asu­mo con am­bi­ción y con­vic­ción en es­te aniversari­o.

NICOLÁS AZNÁREZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.