El ejem­plo ale­mán del ma­tri­mo­nio sin amor

Con­ser­va­do­res y so­cial­de­mó­cra­tas re­edi­ta­ron su gran coa­li­ción pa­ra aca­bar con me­ses de in­cer­ti­dum­bre

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - ANA CARBAJOSA,

El pro­gra­ma co­mún se pre­sen­tó co­mo un con­tra­to de 175 fo­lios y 14 ca­pí­tu­los

Pro­gra­ma, pro­gra­ma, pro­gra­ma. La ac­tual coa­li­ción de Go­bierno en Ale­ma­nia echó a an­dar el año pa­sa­do des­pués de ca­si seis me­ses des­de la ce­le­bra­ción de elec­cio­nes, en un país don­de las alian­zas son la nor­ma. Las ne­go­cia­cio­nes más lar­gas de la his­to­ria de la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral cul­mi­na­ron con un ma­tri­mo­nio en­tre con­ser­va­do­res (CDU) y so­cial­de­mó­cra­tas (SPD) que na­ció ya sin amor, fru­to de una arit­mé­ti­ca po­se­lec­to­ral que ofre­cía es­ca­sas al­ter­na­ti­vas. El pac­to se for­jó des­de el prin­ci­pio en torno a un ex­haus­ti­vo con­tra­to de coa­li­ción, que ejer­ce de pro­gra­ma de Go­bierno.

El tra­mo fi­nal del acer­ca­mien­to fue­ron 12 días de ne­go­cia­cio­nes y par­te de sus no­ches, que alum­bra­ron el cé­le­bre do­cu­men­to de 175 pá­gi­nas y 14 ca­pí­tu­los en el que se de­ta­lla­ba el pro­gra­ma de los si­guien­tes cua­tro años y don­de for­ta­le­cer la UE fi­gu­ra co­mo la prio­ri­dad, co­mo exi­gió el par­ti­do so­cial­de­mó­cra­ta ale­mán (SPD). Eco­no­mía, ener­gía, edu­ca­ción, pen­sio­nes o mi­gra­ción son otros de los asun­tos que desa­rro­lla el con­tra­to de coa­li­ción. En él, la can­ci­ller, An­ge­la Mer­kel, ce­dió una con­si­de­ra­ble cuo­ta de po­der a los so­cial­de­mó­cra­tas, in­clui­do el to­do­po­de­ro­so Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas, pe­ro a cam­bio ci­men­tó su cuar­to man­da­to.

Ese mis­mo do­cu­men­to es­ta­ble­ce que, pa­sa­dos dos años, los miem­bros de la coa­li­ción re­vi­sa­rán el cum­pli­mien­to del acuer­do, lo que en los círcu­los po­lí­ti­cos ale­ma­nes se in­ter­pre­ta co­mo una lla­ve pa­ra rom­per la coa­li­ción en ca­so de que no ha­ya fun­cio­na­do to­do lo bien que se es­pe­ra­ba. El SPD de­ba­ti­rá pre­ci­sa­men­te en los pró­xi­mos me­ses la po­si­bi­li­dad de ac­ti­var esa cláu­su­la.

Tras las elec­cio­nes, el par­ti­do más vo­ta­do, la Unión De­mó­cra­ta Cris­tia­na (CDU) de Mer­kel, in­ten­tó pri­me­ro for­mar un Go­bierno tri­par­ti­to con li­be­ra­les y Ver­des. Tras ca­si un mes de in­ten­sas ne­go­cia­cio­nes, con no­ta­bles acer­ca­mien­tos pro­gra­má­ti­cos, los li­be­ra­les die­ron la es­pan­ta­da en me­dio de una in­ter­mi­na­ble no­che ne­go­cia­do­ra, an­te el es­tu­por de buena par­te del país.

To­das las mi­ra­das se vol­vie­ron en­ton­ces ha­cia los so­cial­de­mó­cra­tas, el se­gun­do par­ti­do más vo­ta­do. El SPD no que­ría ni ha­blar de vol­ver a repetir con Mer­kel una Gro­ko —große Koa­li­tion, co­mo se co­no­ce en Ale­ma­nia a la gran coa­li­ción—, con la que ya ha­bían go­ber­na­do jun­tos ocho de los 12 años an­te­rio­res. Las elec­cio­nes ha­bían de­ja­do cla­ro que sus vo­tan­tes no veían con bue­nos ojos esa alian­za, en la que los dos gran­des par­ti­dos ale­ma­nes ame­na­za­ban con vol­ver­se in­dis­tin­gui­bles y que ha­bía re­sul­ta­do en una mer­ma his­tó­ri­ca de apo­yo pa­ra el SPD. Por mu­chos lo­gros que con­si­guie­ran los so­cial­de­mó­cra­tas, la opi­nión pú­bli­ca aca­ba­ba por atri­buír­se­los a Mer­kel, una di­ri­gen­te con ha­bi­li­dad pa­ra ca­pi­ta­li­zar triun­fos pro­pios y aje­nos. Las ba­ses so­cial­de­mó­cra­tas pe­dían a gri­tos rom­per con los con­ser­va­do­res.

Esa re­ti­cen­cia de buena par­te de los so­cial­de­mó­cra­tas so­bre­vo­ló unas ne­go­cia­cio­nes en las que Mer­kel se mos­tró dis­pues­ta a ha­cer “do­lo­ro­sas con­ce­sio­nes”. La úl­ti­ma jor­na­da ne­go­cia­do­ra, con su co­rres­pon­dien­te no­che, la de­di­ca­ron al re­par­to de car­te­ras. Los po­lí­ti­cos ale­ma­nes dur­mie­ron a ra­tos ti­ra­dos en el sue­lo, in­clui­da la hoy pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Ur­su­la von der Le­yen, co­mo re­la­tó en­ton­ces la pren­sa ale­ma­na.

El SPD, el so­cio mi­no­ri­ta­rio, aca­bó ob­te­nien­do un triun­fo ro­tun­do en el re­par­to de car­te­ras. Lo­gra­ron seis de los 14 mi­nis­te­rios; en­tre ellos, Fi­nan­zas y Ex­te­rio­res, los más co­di­cia­dos. Ob­tu­vie­ron, ade­más, los de Tra­ba­jo, Jus­ti­cia, Me­dio Am­bien­te, y Fa­mi­lia, Mu­jer y Ju­ven­tud. Fi­nal­men­te, el 66% de los afi­lia­dos del par­ti­do dio luz ver­de, en una con­sul­ta, a la re­edi­ción de la Gro­ko.

Pa­sa­dos dos años, los miem­bros de la coa­li­ción re­vi­sa­rán su cum­pli­mien­to

/ MI­CHAEL KAPPELER (GETTY)

Mer­kel y el so­cial­de­mó­cra­ta Scholz, en un ac­to en Ber­lín el pa­sa­do ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.