Ri­ve­ra se blinda an­te las crí­ti­cas con un par­ti­do a su me­di­da

Rol­dán, por­ta­voz en lu­gar de Arri­ma­das

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - ELSA GAR­CÍA DE BLAS,

Al­bert Ri­ve­ra ha cul­mi­na­do una di­rec­ción a su me­di­da pa­ra blin­dar­se an­te las crí­ti­cas tras la ma­yor cri­sis in­ter­na de Ciu­da­da­nos des­de su ex­pan­sión na­cio­nal. El lí­der de Cs co­mu­ni­có ayer al con­se­jo ge­ne­ral del par­ti­do una pro­fun­da re­mo­de­la­ción de su eje­cu­ti­va,

Una di­rec­ción sin más fu­gas —des­pués de la cas­ca­da de di­mi­sio­nes en el úl­ti­mo mes— y de má­xi­ma leal­tad en un mo­men­to de in­ten­sas pre­sio­nes por el papel de Ciu­da­da­nos en la go­ber­na­bi­li­dad de Es­pa­ña. Es el re­sul­ta­do de la re­or­ga­ni­za­ción in­ter­na aco­me­ti­da por Ri­ve­ra. El ob­je­ti­vo es for­ti­fi­car­se pa­ra re­sis­tir en su no a Pe­dro Sán­chez y con­so­li­dar el gi­ro a la de­re­cha pa­ra dispu­tar la par­ti­da al PP. La re­mo­de­la­ción no es trau­má­ti­ca por­que sal­va a los dos crí­ti­cos de más re­lie­ve —Luis Ga­ri­cano y Fran­cis­co Igea— pe­ro sí pro­fun­da, bus­can­do mi­ti­gar cual­quier dis­cre­pan­cia in­ter­na.

La res­pues­ta de Ri­ve­ra a la cri­sis or­gá­ni­ca —con cua­tro de­ser­cio­nes de su di­rec­ción y la ba­ja de mi­li­tan­cia del co­fun­da­dor del par­ti­do Fran­cesc de Ca­rre­ras— es una am­plia re­es­truc­tu­ra­ción que lan­za el men­sa­je de que pri­ma la leal­tad. El mis­mo día que el dia­rio con 22 in­cor­po­ra­cio­nes y cin­co ce­ses. Dos de ellos son crí­ti­cos que apos­ta­ron por re­con­si­de­rar el no al PSOE, aun­que Ri­ve­ra sal­vó a los de más pe­so. La di­rec­ción suma an­ti­guos ba­ro­nes del PP, pres­cin­de de va­rios his­tó­ri­cos y res­ta pro­ta­go­nis­mo a Inés Arri­ma­das pa­ra lan­zar a la nue­va lí­der ca­ta­la­na.

bri­tá­ni­co Fi­nan­cial Ti­mes pe­día a Ciu­da­da­nos que re­con­si­de­re su pos­tu­ra y per­mi­ta que Sán­chez go­bier­ne, Ri­ve­ra anun­ció los cam­bios de ca­la­do en su di­rec­ción: 22 nue­vas in­cor­po­ra­cio­nes y cin­co des­ti­tu­cio­nes, en una eje­cu­ti­va que am­plía su com­po­si­ción has­ta el me­dio cen­te­nar de di­ri­gen­tes. Así con­si­gue di­luir aún más las vo­ces crí­ti­cas que si­guen den­tro. En su in­ter­ven­ción an­te el con­se­jo, Ri­ve­ra pre­sen­tó a las nue­vas in­cor­po­ra­cio­nes co­mo “gen­te pre­pa­ra­da, leal al pro­yec­to de Ciu­da­da­nos y a Es­pa­ña”. Y re­pi­tió va­rias alu­sio­nes a la leal­tad.

El lí­der ha re­sis­ti­do la ten­ta­ción, que le su­ge­rían vo­ces en su en­torno, de des­ti­tuir también a Luis Ga­ri­cano, a la ca­be­za de ese ji­ba­ri­za­do sec­tor crí­ti­co tras las di­mi­sio­nes. El eco­no­mis­ta, je­fe de la de­le­ga­ción eu­ro­pea de Cs, for­zó a fi­na­les de ju­nio una vo­ta­ción en la eje­cu­ti­va pa­ra re­con­si­de­rar el ve­to al PSOE, que per­dió

por aplas­tan­te ma­yo­ría. Des­de en­ton­ces Ri­ve­ra no ha ha­bla­do con él, pe­ro el pues­to tan re­le­van­te de Ga­ri­cano le ha sal­va­do de un ce­se ful­mi­nan­te. Un ca­so pa­re­ci­do es el de Fran­cis­co Igea, que aca­ba de ser ele­gi­do vi­ce­pre­si­den­te de Cas­ti­lla y León. Al­gu­nas fuen­tes des­ta­can, no obs­tan­te, un mo­vi­mien­to que po­dría es­tar re­la­cio­na­do con la pro­gre­si­va pér­di­da de con­fian­za en el je­fe de fi­las en Eu­ro­pa: que ayer se in­cor­po­ra­ra a la eje­cu­ti­va el coor­di­na­dor del grupo par­la­men­ta­rio en la Eu­ro­cá­ma­ra, Adrián Váz­quez, quien po­dría ser su re­cam­bio en ca­so de pro­ble­mas.

Ri­ve­ra des­ti­tu­yó a cin­co di­ri­gen­tes, dos de los cua­les eran crí­ti­cos con su es­tra­te­gia: se apar­ta­ron de la lí­nea ofi­cial en la vo­ta­ción que pro­mo­vió Ga­ri­cano, aun­que sin ha­cer mu­cho rui­do. Fer­nan­do Mau­ra, has­ta aho­ra res­pon­sa­ble de ex­te­rio­res (vo­tó a fa­vor de la pro­pues­ta crí­ti­ca), y Or­le­na La ope­ra­ción clo­nar a Inés Arri­ma­das —co­mo se la co­no­ce en círcu­los del par­ti­do— avan­za con Lorena Rol­dán. El lí­der re­pi­te el mis­mo mé­to­do que uti­li­zó pa­ra dar fo­co me­diá­ti­co a Inés Arri­ma­das cuan­do la si­tuó co­mo can­di­da­ta a la pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña. Su sus­ti­tu­ta pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes ca­ta­la­nas le to­ma el tes­ti­go también co­mo por­ta­voz de la eje­cu­ti­va na­cio­nal.

El es­que­ma es el mis­mo que se si­guió con Arri­ma­das, que fue nom­bra­da por­ta­voz de la eje­cu­ti­va en fe­bre­ro de 2017, diez me­ses an­tes de ga­nar las elec­cio­nes en Ca­ta­lu­ña. Arri­ma­das se­gui­rá co­mo por­ta­voz en el Con­gre­so, pe­ro pier­de pe­so y pro­ta­go­nis­mo me­diá­ti­co. Rol­dán también en­tra­rá en la eje­cu­ti­va per­ma­nen­te. de Miguel, res­pon­sa­ble de se­gu­ri­dad vial (se abs­tu­vo), am­bos sin car­go pú­bli­co. “Vo­té cohe­ren­te­men­te con mi po­si­ción pe­ro fui leal sin ha­cer de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas”, de­cla­ró ayer Mau­ra a es­te pe­rió­di­co. Otros dos de los ce­sa­dos, Antonio Espinosa y Ma­tías Alon­so, son di­ri­gen­tes his­tó­ri­cos de Cs, de la pri­me­ra eta­pa co­mo par­ti­do ca­ta­lán — Alon­so fue se­cre­ta­rio ge­ne­ral— y del ala so­cial­de­mó­cra­ta. Ri­ve­ra les pro­me­tió otros co­me­ti­dos en el par­ti­do.

En pa­ra­le­lo, el lí­der da en­tra­da a una vein­te­na de di­ri­gen­tes, la ma­yo­ría fi­cha­jes in­de­pen­dien­tes, co­mo el abo­ga­do del Es­ta­do Ed­mun­do Bal y la abo­ga­da y ac­ti­vis­ta gi­ta­na Sara Gi­mé­nez. E in­clu­ye a dos ex­pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos del PP — el ma­dri­le­ño Ángel Ga­rri­do y el ba­lear José Ramón Bau­zá— con los que re­afir­ma su apues­ta por dispu­tar el li­de­raz­go de la de­re­cha. En­tra también Joan Mes­qui­da, que fue di­rec­tor ge­ne­ral de la Po­li­cía y la Guar­dia Ci­vil con el PSOE, de per­fil mo­de­ra­do. Marcos de Quin­to, ex­vi­ce­pre­si­den­te de Co­ca- Co­la, es­tá lla­ma­do a ad­qui­rir más pe­so in­terno con su po­si­ble in­cor­po­ra­ción también a la eje­cu­ti­va per­ma­nen­te. Ayer fue tren­ding to­pic por de­cla­rar que el eta­rra que se­cues­tró a Or­te­ga Lara de­be­ría ser re­clui­do el mis­mo tiem­po en un zu­lo, aun­que sos­tie­ne que fue una iro­nía.

El con­se­jo ge­ne­ral, com­pues­to por 160 per­so­nas, apro­bó los cam­bios sin de­ba­te: co­mo la vez an­te­rior, na­die pi­dió la palabra.

/ JAIME VILLANUEVA

Miem­bros de la nue­va eje­cu­ti­va de Ciu­da­da­nos, con Al­bert Ri­ve­ra en el cen­tro, en la reunión que ayer ce­le­bra­ron en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.