La uto­pía que aca­bó en con­cur­so de acree­do­res

La deu­da in­mo­bi­lia­ria y la fa­go­ci­ta­ción por los co­mu­nes aca­ban con ICV, la for­ma­ción eco­so­cia­lis­ta ca­ta­la­na

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - FRAN­CESC VALLS,

En la mo­der­ni­dad lí­qui­da es fá­cil que los gran­des idea­les aca­ben en con­cur­so de acree­do­res. Ni las ideo­lo­gías más crí­ti­cas con el sta­tu quo es­ca­pan a la ló­gi­ca del mer­ca­do. Eso le ha su­ce­di­do a Iniciativa per Ca­ta­lun­ya Verds (ICV), la mu­ta­ción eco­so­cia­lis­ta su­ce­so­ra del Par­tit So­cia­lis­ta Uni­fi­cat (PSUC), los co­mu­nis­tas que fue­ron es­pi­na dor­sal de la opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca al fran­quis­mo en Ca­ta­lu­ña. El pa­sa­do sábado 6 de ju­lio el con­se­jo na­cio­nal de ICV de­ci­dió por una­ni­mi­dad so­li­ci­tar con­cur­so de acree­do­res, y el día 22 era un juz­ga­do mer­can­til quien lo apro­ba­ba. La deu­da de 9,2 mi­llo­nes de eu­ros ha­cía in­sos­te­ni­ble la per­vi­ven­cia de la for­ma­ción con 32 años de his­to­ria.

La com­pra de la se­de cen­tral, cer­ca de la Ram­bla de Barcelona, por unos seis mi­llo­nes de eu­ros y en ple­na bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, y la im­po­si­bi­li­dad de ven­der­la —lo que se ha in­ten­ta­do du­ran­te dos años— pre­ci­pi­ta­ron la quie­bra. A ello hay que su­mar la fal­ta de in­gre­sos des­pués de que los mi­li­tan­tes eco­so­cia­lis­tas se in­te­gra­ran en Ca­ta­lun­ya en Co­mú y es­ta for­ma­ción se con­vir­tie­ra en la re­cep­to­ra del por­cen­ta­je del sa­la­rio que los car­gos pú­bli­cos do­nan al par­ti­do. Los co­mu­nes han fa­go­ci­ta­do en todos los sen­ti­dos —po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y or­ga­ni­za­ti­vo— a la vie­ja ICV.

“Nin­gún ban­co nos ha con­do­na­do ja­más una deu­da”, ex­pli­ca David Cid, di­ri­gen­te de la for­ma­ción. Los he­re­de­ros de los vie­jos co­mu­nis­tas no han con­ta­do con la be­ne­vo­len­cia cre­di­ti­cia de la ban­ca, lo que sí ha su­ce­di­do con todos los par­ti­dos a su de­re­cha. Con to­do, los eco­so­cia­lis­tas han lo­gra­do re­du­cir ca­si a la mi­tad los 16 mi­llo­nes de eu­ros de agu­je­ro que te­nían en 2010. “De­di­ca­mos de­ma­sia­do a in­fraes­truc­tu­ra or­ga­ni­za­ti­va y po­co a la su­per­es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca”, di­ce un vie­jo di­ri­gen­te. Pe­ro aun vi­vien­do, co­mo di­ce el man­tra de la cri­sis, por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des, la aus­te­ri­dad del mar­xis­mo —lu­te­ra­na o fran­cis­ca­na, se­gún gus­tos— siem­pre ha aflo­ra­do en ICV. Los 28 lo­ca­les que to­da­vía tie­nen y el ri­gor con que han ges­tio­na­do la cri­sis —de­ben des­pe­dir a una vein­te­na de per­so­nas “con las in­dem­ni­za­cio­nes le­ga­les”, in­sis­ten— les per­mi­ti­rán cum­plir con sus obli­ga­cio­nes.

Los so­bre­sal­tos han sal­pi­ca­do la his­to­ria de es­te es­pa­cio po­lí­ti­co. Du­ran­te la tran­si­ción los cam­bios sú­bi­tos de es­tra­te­gia —mo­nar­quía, pac­tos de la Mon­cloa— pro­vo­ca­ron que “el par­ti­do” se con­vir­tie­ra en dos: el de las ins­ti­tu­cio­nes y el de los mi­li­tan­tes. Pro­so­vié­ti­cos, eu­ro­co­mu­nis­tas y le­ni­nis­tas ti­ra­ron tan­to de la cuer­da que el cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción del PSUC lle­gó en 1981.

Si el PSUC mu­rió en 1981, las mo­vi­li­za­cio­nes del 15-M co­men­za­ron a di­luir el pro­yec­to de ICV. Se­gún al­gu­nos di­ri­gen­tes, la fal­ta de sin­to­nía con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes evi­den­ció las ca­ren­cias de Iniciativa, una for­ma­ción de mi­li­tan­cia ma­yo­ri­ta­ria­men­te en­ve­je­ci­da. Por eso en la nue­va eta­pa, ICV ha re­nun­cia­do a ir a la con­fluen­cia con los co­mu­nes des­de la he­ge­mo­nía. La vo­lun­tad de crear una fuer­za que rom­pie­ra la ló­gi­ca in­de­pen­den­tis­mo-an­ti­in­de­pe­den­tis­mo y re­si­tua­ra el de­ba­te en el eje iz­quier­da-de­re­cha pre­ci­pi­tó el pa­so a los co­mu­nes de Ada Co­lau.

La mar­ca PSUC per­ma­ne­ce­rá co­mo fun­da­ción, así co­mo las pu­bli­ca­cio­nes his­tó­ri­cas. Un vie­jo di­ri­gen­te di­ce que “las ideas no vi­ven sin or­ga­ni­za­ción” y los co­mu­nes, de acuer­do con la mo­der­ni­dad lí­qui­da, fun­cio­nan con un li­bre al­be­drío que tie­ne de bueno la es­pon­ta­nei­dad y de ma­lo la im­pre­vi­sión. ICV es hi­ja del PSUC y de su tra­di­ción de iz­quier­das. Sin ir mas le­jos, el juz­ga­do apro­bó el con­cur­so de acree­do­res de ICV el 22 de ju­lio, un día an­tes de que el PSUC —fun­da­do en un al­ti­llo de un bar de la plaça del Pi de Barcelona— cum­plie­ra sus 83 años.

/ JOAN SÁN­CHEZ

En­tra­da de la se­de de ICV, en el ba­rrio del Ra­val de Barcelona.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.