“Las uni­da­des de agu­dos son mi­ni­ma­ni­co­mios dis­fra­za­dos”

ANTONIO HIGUERAS Ex je­fe de ser­vi­cio y pro­fe­sor de Psi­quia­tría

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - J. M.-A.,

Du­ran­te dos dé­ca­das y has­ta el pa­sa­do enero, Antonio Higueras (1949, Gra­na­da) ha si­do je­fe de ser­vi­cio de Psi­quia­tría del Hos­pi­tal Vir­gen de las Nie­ves y pro­fe­sor de Psi­quia­tría de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da. Higueras, que tu­te­ló la re­for­ma psi­quiá­tri­ca an­da­lu­za jun­to a fi­gu­ras co­mo Carlos Cas­ti­lla del Pino, es muy crí­ti­co con las uni­da­des de pa­cien­tes agu­dos tras ha­ber di­ri­gi­do una.

Pre­gun­ta. ¿Có­mo han evo­lu­cio­na­do es­tas uni­da­des?

Res­pues­ta. Son mi­ni­ma­ni­co­mios, muy dis­fra­za­dos por las ba­tas blan­cas, pe­ro la ima­gen ex­ter­na es muy dis­tin­ta de su esen­cia. Mi de­cep­ción es ab­so­lu­ta con la de­ri­va de la sa­lud men­tal. Cam­biar ha­ce 30 años el mo­de­lo de los ma­ni­co­mios, unos lu­ga­res es­pan­to­sos que vi­ví seis años, crear una red só­li­da y lue­go ver a pro­fe­sio­na­les que vi­ven sin com­pro­me­ter­se, a dis­tan­cia, des­de una po­si­ción có­mo­da, a la de­fen­si­va, con con­sul­tas pri­va­das y am­pa­ra­dos en los psi­co­fár­ma­cos, es tris­te.

P. ¿Ese pa­no­ra­ma in­do­len­te es­tá ge­ne­ra­li­za­do?

R. Sal­vo hon­ro­sas ex­cep­cio­nes. Son si­tios más mo­der­nos que los ma­ni­co­mios, pe­ro don­de los pa­cien­tes pasan sin con­te­ni­do, en el os­tra­cis­mo, y la ma­yo­ría del tiem­po va­gan por el pa­si­llo, don­de las tri­ful­cas son re­pri­mi­das con con­tun­den­cia. Se les ata a la ca­ma, se les se­da y to­do eso en ma­nos de un per­so­nal que no sa­be có­mo ma­ne­jar a un en­fer­mo men­tal. Los pa­cien­tes ca­re­cen de ca­pa­ci­dad de ré­pli­ca y hay una im­pu­ni­dad ab­so­lu­ta. Las 23 ho­ras y me­dia al día que no es­tán con el psi­quia­tra o psi­có­lo­go, es­tán en ma­nos de los au­xi­lia­res y en­fer­me­ros a la de­fen­si­va que se pasan el turno en­ce­rra­dos sin ape­nas in­ter­ac­cio­nar con los pa­cien­tes. Nin­gu­na zo­na de en­fer­me­ría de nin­gu­na es­pe­cia­li­dad es­tá acris­ta­la­da co­mo ocu­rre en psi­quia­tría. Son uni­da­des que, ade­más, se li­bran de las crí­ti­cas de los en­fer­mos que tra­tan. Mu­chos no tie­nen ni fa­mi­lia­res.

P. ¿Son evi­ta­bles los gra­ves ac­ci­den­tes en pa­cien­tes agu­dos?

R. Si creas un am­bien­te ade­cua­do y te­ra­péu­ti­co, sí. En la ma­yo­ría de hos­pi­ta­les el am­bien­te es hos­til, re­pre­si­vo y des­hu­ma­ni­za­do, en el que el pa­cien­te más cuer­do, ex­plo­ta. Y so­bre esa ex­plo­sión

se ac­túa con re­pre­sión y eso so­lo lo em­peo­ra.

P. ¿Ha­cen lo su­fi­cien­te los psi­quia­tras o hay con­for­mis­mo?

R. El con­for­mis­mo en psi­quia­tras y psi­có­lo­gos es muy gran­de por­que es muy ren­ta­ble. Es muy có­mo­do ha­blar me­dia ho­ra con un pa­cien­te y ya es­tá. Vi­vi­mos una eta­pa acrí­ti­ca y con­for­mis­ta.

P. ¿Han si­do úti­les los tres pla­nes in­te­gra­les de sa­lud men­tal?

R. La Jun­ta an­da­lu­za ha he­cho esos pla­nes pa­ra la ga­le­ría, nin­guno se ha pues­to en prác­ti­ca. Los fa­mi­lia­res lle­van to­da la ra­zón al que­jar­se, uno de los peo­res erro­res fue se­pa­rar la dro­go­de­pen­den­cia y los pro­ble­mas men­ta­les. No exis­te un adic­to que no ten­ga una pa­to­lo­gía men­tal sub­ya­cen­te.

P. ¿Es­tá peor An­da­lu­cía que otras co­mu­ni­da­des?

R. Ca­rez­co de da­tos com­pa­ra­ti­vos, pe­ro el País Vas­co tie­ne in­te­gra­do las uni­da­des, ser­vi­cios so­cia­les, dro­go­de­pen­den­cia y sa­lud men­tal, por­que son tres ramas que de­ben es­tar muy in­te­gra­das.

Antonio Higueras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.