Uno de los cien­tí­fi­cos más ci­ta­dos de Es­pa­ña, re­cha­za­do pa­ra ca­te­drá­ti­co

La Au­dien­cia Na­cio­nal de­fien­de “la dis­cre­cio­na­li­dad téc­ni­ca” de los eva­lua­do­res de la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra de­ci­dir quién pue­de op­tar a los pues­tos do­cen­tes más al­tos

El País (País Vasco) - - CIENCIA - MANUEL ANSEDE,

El fí­si­co Juan Antonio Agui­lar fi­gu­ra en el pues­to 22º de la cla­si­fi­ca­ción del CSIC de los cien­tí­fi­cos más ci­ta­dos de Es­pa­ña, por de­lan­te de re­fe­ren­tes es­pa­ño­les co­mo el fí­si­co Ig­na­cio Ci­rac o el bio­quí­mi­co ex­per­to en on­co­lo­gía Ma­riano Bar­ba­cid. En 2012, Agui­lar fue uno de los ca­si 3.000 fir­man­tes de la in­ves­ti­ga­ción in­ter­na­cio­nal que de­mos­tró la exis­ten­cia del cé­le­bre bo­són de Higgs, la par­tí­cu­la fun­da­men­tal de la ma­te­ria que ayu­da a que el res­to de par­tí­cu­las ten­ga ma­sa. Sin em­bar­go, pe­se a es­te cu­rrí­cu­lum, la Agen­cia Na­cio­nal de Eva­lua­ción de la Ca­li­dad y Acre­di­ta­ción (ANECA), ads­cri­ta al Mi­nis­te­rio de Cien­cia, ha re­cha­za­do su so­li­ci­tud pa­ra ser acre­di­ta­do co­mo ca­te­drá­ti­co. Agui­lar ex­pli­ca que ya exis­te un tér­mino pa­ra los re­pu­dia­dos: los “aneca­dos”. Su ca­so ha ter­mi­na­do en los tri­bu­na­les, que han da­do la ra­zón a la Ad­mi­nis­tra­ción.

El in­ves­ti­ga­dor, pro­fe­sor ti­tu­lar de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da, pi­dió en 2015 la acre­di­ta­ción de la ANECA, que no im­pli­ca ob­te­ner una plaza de ca­te­drá­ti­co, pe­ro es im­pres­cin­di­ble pa­ra op­tar a ella. Ade­más de su co­la­bo­ra­ción en el Gran Co­li­sio­na­dor de Ha­dro­nes, si­tua­do cer­ca de Gi­ne­bra (Sui­za), Agui­lar es­gri­mió va­rias de­ce­nas de in­ves­ti­ga­cio­nes pro­pias en bus­ca de nue­vas par­tí­cu­las fun­da­men­ta­les de la ma­te­ria. Unos me­ses des­pués, la co­mi­sión de la ANECA —com­pues­ta por 11 ca­te­drá­ti­cos de otras dis­ci­pli­nas y so­lo uno de fí­si­ca— dic­ta­mi­nó que “el so­li­ci­tan­te no al­can­za el ni­vel re­que­ri­do”.

Agui­lar, gra­na­dino de 47 años, se re­be­ló. Ha re­cla­ma­do en to­das las ins­tan­cias has­ta lle­gar a un con­ten­cio­so en la Au­dien­cia Na­cio­nal. La sen­ten­cia, a la que ha te­ni­do ac­ce­so EL PAÍS, de­fien­de el ve­re­dic­to de los eva­lua­do­res. Se­gún los ma­gis­tra­dos, “la Ad­mi­nis­tra­ción no apli­ca fór­mu­las ma­te­má­ti­cas” a la ho­ra de va­lo­rar a los

cien­tí­fi­cos y es nor­mal que exis­ta una “dis­cre­cio­na­li­dad téc­ni­ca”.

Las eva­lua­cio­nes de la ANECA son tan po­lé­mi­cas que has­ta exis­te un fo­ro en In­ter­net so­bre ellas, bau­ti­za­do Pro­fe­sor aneca­do. El di­rec­tor

del Ins­ti­tu­to Ga­lle­go de Fí­si­ca de Al­tas Ener­gías, Carlos Salgado, también fue aneca­do. Tras cin­co años en la Or­ga­ni­za­ción Eu­ro­pea pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Nu­clear (CERN) y su pa­so por la Uni­ver­si­dad Y no hay ni uno ni lo ha ha­bi­do. Eso es un escándalo”.

Ar­náez blan­de el ve­re­dic­to de la Au­dien­cia Na­cio­nal en el ca­so del fí­si­co Juan Antonio Agui­lar. “La Co­mi­sión de Acre­di­ta­ción jus­ti­fi­có cla­ra­men­te en su in­for­me las ra­zo­nes por las que el pro­fe­sor no al­can­zó la pun­tua­ción mí­ni­ma re­que­ri­da”, se­ña­la. “Las exi­gen­cias pa­ra ser ca­te­drá­ti­co de uni­ver­si­dad abar­can no so­lo un cu­rrí­cu­lum in­ves­ti­ga­dor sino también do­cen­te e in­clu­so una ac­ti­vi­dad de ges­tión aca­dé­mi­ca per­fec­ta­men­te ta­sa­da en la nor­ma­ti­va”.

de Pa­rís-Sur y la Uni­ver­si­dad La Sa­pien­za de Ro­ma, so­li­ci­tó en 2013 la acre­di­ta­ción de ca­te­drá­ti­co en Es­pa­ña. Salgado fi­gu­ra en el pues­to 68º de los cien­tí­fi­cos más ci­ta­dos de nues­tro país. También fue re­cha­za­do por la ANECA.

“Es­te sis­te­ma no tie­ne nin­gún sen­ti­do. La acre­di­ta­ción de la ANECA es el ma­yor freno a la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la cien­cia en las uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las. Es un sis­te­ma pen­sa­do pa­ra la gen­te que ya es­tá den­tro”, afir­ma Salgado, también pro­fe­sor ti­tu­lar de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go de Com­pos­te­la. “Re­lle­nar la so­li­ci­tud de acre­di­ta­ción en Fran­cia me lle­vó tres ho­ras. Pa­ra la de Es­pa­ña ne­ce­si­té un mes pa­ra re­unir to­da la do­cu­men­ta­ción que pe­dían”, di­ce. “Soy par­ti­da­rio de eli­mi­nar las acre­di­ta­cio­nes y que las uni­ver­si­da­des sean res­pon­sa­bles de lo que ha­cen”, zan­ja.

“In­de­fen­sión”

Es­te año, Salgado re­ci­bió una ayu­da de 2,5 mi­llo­nes de eu­ros del Con­se­jo Eu­ro­peo de In­ves­ti­ga­ción pa­ra es­tu­diar las co­li­sio­nes de par­tí­cu­las pro­vo­ca­das en el Gran Co­li­sio­na­dor de Ha­dro­nes. La ANECA tum­bó su so­li­ci­tud pa­ra ser acre­di­ta­do co­mo ca­te­drá­ti­co ar­gu­men­tan­do que no te­nía su­fi­cien­tes ho­ras de do­cen­cia. “Es co­mo pe­dir­le a un fut­bo­lis­ta que sea a la vez buen de­lan­te­ro y buen por­te­ro”, res­pon­de el cien­tí­fi­co.

El nue­vo ca­so del gra­na­dino Juan Antonio Agui­lar ilus­tra el pro­ce­so de acre­di­ta­ción de los ca­te­drá­ti­cos en Es­pa­ña en los úl­ti­mos años. Las co­mi­sio­nes de la ANECA juz­gan tres as­pec­tos: la ac­ti­vi­dad in­ves­ti­ga­do­ra (un apar­ta­do en el que Agui­lar lo­gró 53 pun­tos de 55), la ac­ti­vi­dad do­cen­te (18 pun­tos de 35) y la ex­pe­rien­cia en ges­tión (2 de 10). La no­ta glo­bal del pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da, 73 pun­tos, no al­can­zó el mí­ni­mo exi­gi­do de 80.

El fí­si­co an­da­luz no en­tien­de los cri­te­rios uti­li­za­dos y de­nun­cia su “in­de­fen­sión”. La ANECA, la­men­ta, no ofre­ce un des­glo­se nu­mé­ri­co que per­mi­ta co­no­cer có­mo se cal­cu­lan exac­ta­men­te sus pun­tua­cio­nes. Se­gún la co­mi­sión, el cu­rrí­cu­lum do­cen­te de Agui­lar “es, a día de hoy, es­ca­so pa­ra la fi­gu­ra aca­dé­mi­ca cu­ya acre­di­ta­ción so­li­ci­ta”. Pe­ro el fí­si­co no com­par­te el dic­ta­men. “Aun­que lle­vo de pro­fe­sor des­de 2006, y co­mo ti­tu­lar des­de 2010, he da­do ‘po­cas cla­ses’ por­que en el área de fí­si­ca teó­ri­ca hay po­ca car­ga do­cen­te, unos 10 cré­di­tos anua­les por per­so­na. No de­be­rían pe­na­li­zar­me por una co­sa que de­pen­de de la or­ga­ni­za­ción de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da”, ar­gu­men­ta.

/ JAIME VILLANUEVA

El fí­si­co Juan Antonio Agui­lar, pro­fe­sor ti­tu­lar de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.