Bue­nos Ai­res im­pul­sa la crea­ción de un Cen­tro Bor­ges

Una iniciativa po­pu­lar pide apro­ve­char la an­ti­gua Bi­blio­te­ca Na­cio­nal que di­ri­gió

El País (País Vasco) - - CULTURA - NOR­MA MORANDINI,

Va­rias pla­cas re­cuer­dan a los vi­si­tan­tes en la ca­pi­tal ar­gen­ti­na los lu­ga­res en los que vi­vió Jorge Luis Bor­ges (Bue­nos Ai­res, 1899-Gi­ne­bra, 1986). Es­tán en el de­par­ta­men­to de la ca­lle de Mai­pú, en el cen­tro de la ciu­dad, ocu­pa­da hoy por ho­te­les y por tien­das de pie­les; también en la ca­lle de Se­rrano, don­de vi­vió, en el ba­rrio de Pa­ler­mo, ha­bi­ta­do por ba­res, diseños y un mun­do co­ol so­bre el que ha­bría iro­ni­za­do. Pe­ro Bue­nos Ai­res no tie­ne un lu­gar en el que los in­ves­ti­ga­do­res pue­dan pa­sar ho­ras in­da­gan­do los la­be­rin­tos de su obra.

Una deu­da del país con uno de los ma­yo­res escritores ar­gen­ti­nos que un grupo de ciu­da­da­nos tra­ta de so­lu­cio­nar, im­pul­san­do la crea­ción del Cen­tro Bor­ges en el edi­fi­cio de la cén­tri­ca ca­lle de Mé­xi­co, don­de estuvo has­ta prin­ci­pios de los años no­ven­ta la an­ti­gua se­de de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, de la que el pro­pio Bor­ges fue di­rec­tor en­tre 1955 y 1973. El edi­fi­cio, de es­ti­lo Beaux Arts, fue crea­do por el ita­liano Car­lo Mo­rra e inau­gu­ra­do en 1901.

La iniciativa co­men­zó con el im­pul­so del es­cri­tor y tra­duc­tor Alberto Man­guel du­ran­te su pa­so, en­tre 2016 y 2018, pa­ra di­ri­gir la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, hoy alo­ja­da en la ca­lle del Agüe­ro. Du­ran­te su bre­ve ges­tión, creó el Cen­tro Do­cu­men­ta­ción Jorge Luis Bor­ges, pa­ra im­pe­dir que los ma­nus­cri­tos del au­tor de El Aleph ter­mi­na­ran en ma­nos de co­lec­cio­nis­tas pri­va­dos o en al­guno de los dos ma­yo­res cen­tros de es­tu­dios de la obra del au­tor, el de las uni­ver­si­da­des de Pit­ts­burgh y de Virginia, am­bos en Es­ta­dos Uni­dos.

So­bre es­ta ta­rea, y an­te el ries­go de que sa­lie­ran de Ar­gen­ti­na los 17.000 vo­lú­me­nes de la bi­blio­te­ca per­so­nal de los escritores Adol­fo Bioy Ca­sa­res y Sil­vi­na Ocam­po, arrum­ba­dos en un só­tano y en li­ti­gios de he­re­de­ros, Man­guel mo­vi­li­zó a un grupo de ar­gen­ti­nos que, en tiem­po ré­cord, jun­tó di­ne­ro, in­fluen­cias y so­lu­cio­nes le­ga­les pa­ra sal­var ese le­ga­do, que fue do­na­do a la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal.

El pun­to de par­ti­da

Es­te se­ría el fon­do fun­da­cio­nal del fu­tu­ro Cen­tro Bor­ges que im­pul­sa el grupo de ciu­da­da­nos, cons­ti­tui­dos ya co­mo la Aso­cia­ción de Ami­gos de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal. Pro­mue­ven la re­cu­pe­ra­ción del edi­fi­cio de la ca­lle de Mé­xi­co, que de­be­rá ser reacon­di­cio­na­do pa­ra pro­te­ger tan­to la do­cu­men­ta­ción del cen­tro bor­giano co­mo las que fue­ron sus per­te­nen­cias, en­tre ellas, el es­cri­to­rio se­mi­cir­cu­lar que hoy es­tá en la nue­va Bi­blio­te­ca Na­cio­nal.

La aso­cia­ción ex­pli­ca que el ob­je­ti­vo es con­tar con un cen­tro pú­bli­co de proyección in­ter­na­cio­nal pa­ra los es­tu­dio­sos de la obra bor­gia­na que, con “se­rie­dad, se­gu­ri­dad y es­ca­la”, con­ci­te la con­fian­za de los nu­me­ro­sos co­lec­cio­nis­tas que po­seen es­cri­tos va­lio­sos.

Mien­tras, los es­pe­cia­lis­tas Laura Ro­sa­to y Ger­mán Ál­va­rez, res­pon­sa­bles del Cen­tro de Do­cu­men­ta­ción Jorge Luis Bor­ges, si­guen des­cu­brien­do te­so­ros. Co­mo su­ce­dió con el nú­me­ro 112 de la re­vis­ta Sur, en la cual Bor­ges ha­bía es­cri­to con le­tra mi­nús­cu­la otro fi­nal pa­ra su cuen­to Te­ma del trai­dor y del hé­roe. Los in­ves­ti­ga­do­res ya cuen­tan con 800 li­bros con apun­tes, ci­tas y sub­ra­ya­dos que per­mi­ten rear­mar el pro­ce­so de es­cri­tu­ra del ge­nial es­cri­tor y su ob­se­sión de hom­bre enamo­ra­do, ca­paz de es­cri­bir en la tra­duc­ción es­pa­ño­la de los cua­tro Evan­ge­lios la can­ti­dad de ve­ces que lla­mó por te­lé­fono a un amor es­qui­vo.

/ BERNAROD PÉ­REZ

Jorge Luis Bor­ges, en Ma­drid en 1985.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.