To­da­vía com­pro­me­ti­da co­mo en los vie­jos tiem­pos

El País (País Vasco) - - CULTURA -

Baez ha he­cho una gira mun­dial de despedida que le lle­va­rá a Es­pa­ña con pa­ra­das en el Fes­ti­val de Jazz de San Se­bas­tián, pri­me­ro, y des­pués en Sit­ges, en el Fes­ti­val de Por­ta Fe­rra­da (Gi­ro­na) y el Uni­ver­sal Mu­sic Fes­ti­val en el Tea­tro Real de Ma­drid el do­min­go.

La can­tan­te, an­ta­ño mu­sa de se­res tan apa­ren­te­men­te tan dis­pa­res co­mo Bob Dy­lan o Steve Jobs, se mos­tró aun com­pro­me­ti­da co­mo en los tiem­pos de las pro­tes­tas con­tra la gue­rra de Viet­nam o en la épo­ca de sus con­cier­tos a fa­vor de los de­re­chos ci­vi­les jun­to a Mar­tin Lut­her King Jr. Aho­ra, es­ta an­cia­na ad­mi­ra­ble ha pues­to fin a seis dé­ca­das de ca­rre­ra. que nos ha to­ca­do en suer­te, Y eso in­clu­ye a Leo­nard Cohen (Su­zan­ne), Do­no­van (Catch the Wind), Kris Kris­tof­fer­son (Be and Bobby McGee), Len­non (Ima­gi­ne) o Paul Si­mon (The Bo­xer), pe­ro también a lu­mi­na­rias menos po­pu­la­res co­mo Earl Ro­bin­son, cu­yo Joe Hill hi­zo for­tu­na en­tre la bri­ga­da Abraham Lin­coln pa­ra la re­sis­ten­cia an­ti­fran­quis­ta.

Una de­bi­li­dad ab­so­lu­ta pa­ra nues­tra da­ma. “La can­té en Woods­tock; la he can­ta­do en cual­quier par­te del mun­do, con Go­bier­nos de iz­quier­das o de de­re­chas, y la si­go ta­ra­rean­do en la du­cha”, enume­ró. Y otro ejem­plo de que el can­cio­ne­ro de Joan nun­ca con­sen­ti­ría un sig­ni­fi­can­te ca­ren­te de significad­o. Ya ha­bía su­ce­di­do mi­nu­tos an­tes con De­por­tees, de Woody Guth­rie, tan vi­gen­te co­mo pa­ra­pe­to fren­te a quie­nes con tan­to des­par­pa­jo pre­go­nan aho­ra su odio. “No es tiem­po de cons­truir mu­ros”, anotó Baez, “sino de ali­men­tar al ham­brien­to y ves­tir a quien es­tá des­nu­do”.

Su ge­ne­ro­si­dad se re­afir­mó con la in­vi­ta­ción a Aman­cio Prada pa­ra can­tar en buen ga­lle­go Adiós ríos, adiós fon­tes, aque­lla despedida de Ro­sa­lía de Cas­tro que en una oca­sión co­mo es­ta so­na­ba aún más mo­rri­ñen­ta. Igual que era di­fí­cil no sen­tir es­ta vez un es­ca­lo­frío con un ver­so par­ti­cu­lar­men­te con­mo­ve­dor de The Bo­xer: “Me es­toy mar­chan­do, pe­ro el fue­go aún per­ma­ne­ce”. Pe­ro rehu­yó el dra­ma. So­lo di­jo es­tar “ale­gre, pe­ro tris­te” y Gra­cias a la vi­da, el clásico de Vio­le­ta Parra es­co­gi­do co­mo úl­ti­mo tí­tu­lo an­tes de los bi­ses, so­nó más grá­cil, ama­ble y an­dino que ele­gía­co.

Ni si­quie­ra qui­so Baez ha­cer es­pe­cial hin­ca­pié en que Ga­briel Ha­rris, el per­cu­sio­nis­ta de su trío acom­pa­ñan­te, fue­se su pro­pio hi­jo. No hu­bo ni una so­la lá­gri­ma en es­ta página pa­ra la his­to­ria que se mar­ca el Uni­ver­sal Mu­sic Fes­ti­val; si aca­so, al­gún que otro tem­blor. Lle­gó la úl­ti­ma tan­da de bi­ses, con No nos mo­ve­rán, Don­na, Don­na y Dink’s Song, y el úl­ti­mo es­tri­bi­llo, “Adiós, mis ami­gos, adiós”, quedó pren­di­do en un vien­to, es­ta vez más me­se­ta­rio que dy­la­ni­ta. Por­que se­gui­mos sin en­con­trar mu­chas res­pues­tas decisivas, so­lo que a par­tir de hoy ni si­quie­ra con­ta­re­mos con la ayu­da de Joan Baez pa­ra bus­car­las.

/ NABSCAB

Joan Baez, el do­min­go, du­ran­te su con­cier­to de despedida en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.