Dios sal­ve a la rei­na

El País (País Vasco) - - CULTURA - RUBÉN AMÓN,

No pa­re­ce sen­ci­llo desem­pe­ñar el papel de es­po­so y de te­nor con­sor­te a la ve­ra de An­na Ne­treb­ko, más allá de las ven­ta­jas con­trac­tua­les y de los re­fle­jos. Yu­sif Ey­va­zov desa­rro­lla una tra­yec­to­ria in­ter­na­cio­nal su­pe­rior a sus po­si­bi­li­da­des gra­cias al ma­ri­da­je con la di­va ru­sa —y aus­tria­ca—, pe­ro de­ben re­sul­tar­le frus­tran­tes la su­bor­di­na­ción mi­tó­ma­na y su papel gre­ga­rio.

Era Ne­treb­ko la des­ti­na­ta­ria de los cla­mo­res y los de­li­rios en la fun­ción do­mi­ni­cal de Adriana Le­co­uvreur (Fran­ces­co Ci­lea). Nun­ca se ha­bía re­pre­sen­ta­do en el Fes­ti­val de Salz­bur­go. Ni ten­dría de­ma­sia­do sen­ti­do re­pre­sen­tar­la si no fue­ra por­que la Ne­treb­ko de­ci­dió pro­po­ner­la con arre­glo a sus con­di­cio­nes. Una es el ma­ri­do. Otras es la me­dia­ción de un cu­rran­te al fren­te de la or­ques­ta, Mar­co Ar­mi­li­ato. Y la ter­ce­ra, o la pri­me­ra, es la fór­mu­la sim­pli­fi­ca­da de una ver­sión de con­cier­to.

Las res­tric­cio­nes es­cé­ni­cas cons­pi­ran con­tra el “pat­hos” que es­ti­mu­la la Ne­treb­ko en un mon­ta­je ope­rís­ti­co con­ven­cio­nal, pe­ro ya se ocu­pó la di­va de aca­pa­rar el es­ce­na­rio. Tan­to por su ca­ris­ma y so­bre­ac­tua­ción ges­tual co­mo por­que la ilu­mi­na­ban tres ves­ti­dos di­fe­ren­tes y 140.000 cris­ta­les de Swa­rows­ki, pa­tro­ci­na­dor de la ga­la y alia­do de la su­ges­tión en una no­che triun­fa­lis­ta.

Se le dis­cul­pan a Ne­treb­ko los ca­pri­chos por­que es una so­prano de épo­ca. Y por­que la os­cu­ri­dad de la voz y los ma­ti­ces cro­má­ti­cos que alo­jan el mis­te­rio de sus cuer­das vo­ca­les pre­dis­po­nen una ap­ti­tud sin­gu­lar a los pa­pe­les ve­ris­tas. Es la su­ya una Le­co­uvreur im­po­nen­te, ca­te­gó­ri­ca. Un epí­gono digno de las me­jo­res pre­cur­so­ras del es­ca­la­fón, un fe­nó­meno vo­cal y tea­tral cu­ya re­per­cu­sión de­ben te­ner abru­ma­do al ma­ri­do.

Y el ma­ri­do res­pon­de con vo­lun­tad y dig­ni­dad. La téc­ni­ca y la se­gu­ri­dad en los agu­dos le per­mi­ten en­mas­ca­rar la in­gra­ti­tud del tim­bre y el ta­ma­ño dis­cre­to de la voz. Es un te­nor in­su­fi­cien­te pa­ra re­sis­tir el com­ple­jo, pe­ro al mis­mo tiem­po in­cu­rre en ejer­ci­cios de di­vis­mo des­pe­cha­do.

Ne­treb­ko es la dio­sa con­tem­po­rá­nea de la ópe­ra. Y el icono ab­so­lu­to de Salz­bur­go. Aquí se pro­du­jo su alu­ni­za­je —la me­mo­ra­ble Tra­via­ta de 2004—, aquí se han ho­mo­lo­ga­do sus me­jo­res pa­pe­les —Bohè­me, Noz­ze di Fi­ga­ro, Tro­va­to­re, Ai­da— y aquí desem­pe­ña su ti­ra­nía o su ma­jes­tad.

No pa­re­ce fá­cil acep­tar la su­mi­sión je­rár­qui­ca. Y no por­que sea un hom­bre, sino por­que es un te­nor. Le aplau­die­ron con do­no­su­ra, cier­ta­men­te, pe­ro Yu­sif com­pa­re­cía co­mo un náu­fra­go en la tor­men­ta per­fec­ta. Tan­to lo se­pul­tó la gloria de Ne­treb­ko co­mo lo hi­zo la com­pe­ten­cia de Ani­ta Rach­ve­lish­vi­li. Que tie­ne po­co de Ani­ta. Y mu­cho de ani­mal ope­rís­ti­co, en la me­jor acep­ción del con­cep­to.

Ella sí re­sis­tió la ri­va­li­dad de la co­le­ga ru­sa. Y fue ca­paz de ha­cer tem­blar las pa­re­des del tea­tro. Una voz cor­pu­len­ta, po­de­ro­sa, car­no­sa, dio­ni­sia­ca. Y un papel in­gra­to. No por la ma­la repu­tación que im­pli­ca su mi­sión ho­mi­ci­da en la tra­ma, sino por­que Ci­lea la ex­clu­ye del pri­mer ac­to y del cuar­to. La su­bor­di­na al idi­lio tor­tuo­so de la so­prano y el te­nor.

Lo desem­pe­ña­ron con en­tre­ga Ne­treb­ko y Ey­va­zov. Y lle­ga­ron a jun­tar los la­bios con ex­traor­di­na­rio tem­pe­ra­men­to. Es­tán al tan­to los es­pec­ta­do­res del ro­man­ce. Y reac­cio­na­ron con em­be­le­so y cur­si­le­ría al mo­men­to del be­so pa­sio­nal, co­mo si fue­ran los invitados de una bo­da que se re­pi­te ca­da no­che so­bre el es­ce­na­rio.

/ BARBARA GINDL (AFP)

An­na Ne­treb­ko y su es­po­so, Yu­sif Ey­va­zov, sa­lu­dan al tér­mino de la fun­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.