La mal­di­ción de la in­fla­ción

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

Los ti­pos ne­ga­ti­vos in­tro­du­cen dis­tor­sio­nes co­mo pe­na­li­zar los de­pó­si­tos o des­pla­zar de­man­da es­pe­cu­la­ti­va a la vi­vien­da

El INE in­di­có ayer que la in­fla­ción se ha si­tua­do en el 0,5% en ju­lio, un ni­vel muy re­du­ci­do del que ado­le­ce el res­to de la eu­ro­zo­na también. In­quie­tan­te cuan­do los ban­cos cen­tra­les son re­fe­ren­cia úni­ca del dis­cur­so eco­nó­mi­co post­cri­sis. Pa­re­cen una dei­dad afec­ta­da por una mal­di­ción so­bre su orácu­lo, la in­fla­ción. La evo­lu­ción de los pre­cios de­be­ría ser (así fue du­ran­te mu­cho tiem­po) el ter­mó­me­tro so­bre el cual se mi­de cuán­ta fie­bre de­ja­mos te­ner a la eco­no­mía. La idea es có­mo en­friar o ca­len­tar el co­ta­rro, en­tre otras co­sas su­bien­do o ba­jan­do los ti­pos de in­te­rés. La in­fla­ción, no obs­tan­te, se per­dió y no ha vuel­to. Y ade­más, no co­mo los ban­que­ros cen­tra­les ha­bían pre­vis­to que lo ha­ría.

Vis­to que de­jar los ti­pos de in­te­rés por los sue­los e in­yec­tar li­qui­dez a man­sal­va no ha si­do su­fi­cien­te, las au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias se en­fren­tan (y todos con ellos) a una de­li­ca­da dis­yun­ti­va. El Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) es­pe­cial­men­te, por­que no ha te­ni­do opor­tu­ni­dad de ale­jar­se del la­do ex­pan­si­vo de su po­lí­ti­ca. Por un la­do, es­tá la op­ción, que pa­re­ce im­po­ner­se, de se­guir por el mis­mo ca­mino. Lo que ocu­rre es que

esa sen­da es ya ra­ra e iné­di­ta e in­clu­ye es­ta­ble­cer ti­pos de in­te­rés ne­ga­ti­vos y pro­lon­gar las fa­ci­li­da­des de li­qui­dez por mu­cho tiem­po. Tal vez de­ma­sia­do co­mo pa­ra ha­cer po­si­ble des­en­gan­char­se des­pués. Por otro la­do, es­tá la op­ción de re­co­no­cer que se han co­me­ti­do erro­res de pre­vi­sión y que es pre­ci­so cam­biar el mo­de­lo. Es­to es más complicado, pe­ro al­go hay de con­tri­ción, por­que el pro­pio BCE se es­tá plan­tean­do cam­biar el ob­je­ti­vo de in­fla­ción. Es un pro­pó­si­to de en­mien­da a me­dias, por­que equi­va­le a re­ajus­tar el ob­je­ti­vo pa­ra que el mo­de­lo si­ga te­nien­do sen­ti­do: fi­jar un ob­je­ti­vo de in­fla­ción más al­to pa­ra po­der au­men­tar el ca­li­bre del ba­zu­ca.

La dia­léc­ti­ca de un Mario Drag­hi, que es­tá de sa­li­da, se ha en­du­re­ci­do en las úl­ti­mas com­pa­re­cen­cias. Ha­bla de que las co­sas es­tán le­jos de ir co­mo se es­pe­ra­ba y, al tiem­po que re­co­no­ce una hon­da preo­cu­pa­ción, vuel­ve a ase­gu­rar que ha­rá lo que sea pre­ci­so pa­ra que la in­fla­ción vuelva. Es una ver­sión 2.0 del “ha­ré lo que sea po­si­ble” de 2012. En es­ta oca­sión no es por sal­var el eu­ro, es por­que los pre­cios suban. Aun­que es­ta vi­sión del BCE si­gue sien­do ge­ne­ral­men­te bien re­ci­bi­da, han au­men­ta­do las vo­ces dis­cor­dan­tes. Los crí­ti­cos se­ña­lan que el BCE no tie­ne en cuen­ta que los ti­pos ba­jos ape­nas es­tán te­nien­do efec­tos reales o in­fla­cio­na­rios y, sin em­bar­go, dis­tor­sio­nan mu­cho la ac­ti­vi­dad ban­ca­ria y la for­ma­ción de pre­cios en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. Asi­mis­mo, pue­de ser que el pro­ble­ma es­té en mu­chos ser­vi­cios don­de los cos­tes mar­gi­na­les es­tán ca­yen­do (y, con ellos, los pre­cios) y no tan­to en los cos­tes de fi­nan­cia­ción o en la li­qui­dez. Por otra par­te, los ti­pos ne­ga­ti­vos pueden in­tro­du­cir otras dis­tor­sio­nes reales, co­mo pe­na­li­zar los de­pó­si­tos o des­pla­zar más de­man­da es­pe­cu­la­ti­va a vi­vien­da, di­fi­cul­tan­do aún más el ac­ce­so a la mis­ma. Si den­tro de un año la in­fla­ción no ha vuel­to ¿qué ha­brá que cam­biar?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.