Sin la co­la­bo­ra­ción de la com­pa­ñía

El País (País Vasco) - - PANTALLAS -

Los au­to­res Sven Carls­son y Jo­nas Lei­jon­huf­vud ya ha­bían tra­ba­ja­do an­tes con Spo­tify pa­ra ar­tícu­los en Di Di­gi­tal. Avi­sa­ron de que iban a es­cri­bir un li­bro, pe­ro no re­ci­bie­ron nin­gún ti­po de ayu­da. “Spo­tify ha si­do siem­pre una com­pa­ñía muy re­ser­va­da. Dan en­tre­vis­tas cuan­do tie­nen al­go que con­tar y cuan­do pueden con­tro­lar los pa­rá­me­tros. Pe­ro nun­ca han con­ta­do to­da la his­to­ria de la com­pa­ñía. Nos da la im­pre­sión de que Ek po­dría que­rer con­tar­la al­gún día, pe­ro aho­ra mis­mo es­tá cen­tra­do en ser el di­rec­tor ge­ne­ral de Spo­tify. Y so­lo tie­ne 36 años”, cuen­ta Lei­jon­huf­vud. Des­pués de la pu­bli­ca­ción del li­bro, tam­po­co han re­ci­bi­do co­men­ta­rios de for­ma di­rec­ta. “Na­da de na­da. He­mos oí­do, de se­gun­da mano, que los lí­de­res no es­tán muy emocionado­s con el li­bro. Aun así, he­mos es­cu­cha­do que las co­pias que he­mos man­da­do es­tán cir­cu­lan­do en­tre los em­plea­dos”, fi­na­li­za Carls­son. có­mo, aun sien­do un dis­tri­bui­dor, to­da­vía tie­nes que pa­gar mu­cho di­ne­ro por el con­te­ni­do”, aña­de el re­por­te­ro.

Los au­to­res cuen­tan que Ek mon­tó un equipo de 70 per­so­nas pa­ra desa­rro­llar el pro­yec­to du­ran­te años y gas­tó de­ce­nas de mi­llo­nes de dó­la­res. “Los de­re­chos re­sul­ta­ron ser muy cos­to­sos y la idea era ofre­cer una pro­gra­ma­ción nor­mal de te­le­vi­sión, co­mo no­ti­cias o de­por­tes. Aca­ba­ron por dar­se cuen­ta de que te­ner una ofer­ta atrac­ti­va iba a re­que­rir más di­ne­ro de lo que la com­pa­ñía va­lía en ese mo­men­to, en 2014”, cuen­ta Carls­son. Otra de las di­fi­cul­ta­des con la que se en­con­tra­ron es­ta­ba en el pre­cio de lo que se que­ría ofre­cer. “O ten­drían que di­luir el con­te­ni­do pa­ra man­te­ner­lo ba­jo u ofre­cer al­go que no iba a po­der com­pe­tir en tér­mi­nos de pre­cio con Net­flix, por ejem­plo”, am­plía el pe­rio­dis­ta.

“Si Spo­tify hu­bie­se lan­za­do su te­le­vi­sión, Net­flix, Hu­lu y Ap­ple hu­bie­sen te­ni­do un com­pe­ti­dor eu­ro­peo a te­ner en cuen­ta”, apun­ta Carls­son. “Quién sa­be si hu­bie­sen triun­fa­do. Spo­tify no en­ten­día la in­dus­tria mu­si­cal tam­po­co en sus ini­cios y lo­gra­ron el éxi­to con­vir­tién­do­se en la ma­yor com­pa­ñía de mú­si­ca por strea­ming. Pe­ro la apues­ta era muy al­ta, no po­dían arries­gar­se a des­truir el nú­cleo del ne­go­cio de la mú­si­ca aven­tu­rán­do­se en otra área con pers­pec­ti­vas in­cier­tas. Daniel fue pru­den­te al apar­car el pro­yec­to”, aña­de Lei­jon­huf­vud.

La com­pa­ñía de Ek, que en 2008 sa­lió a Bol­sa, lle­gó a desa­rro­llar un soft­wa­re pun­te­ro en aque­lla épo­ca con el pro­gra­ma­dor Lud­vig Stri­geus, co­no­ci­do co­mo Lud­de y que fue uno de los au­to­res de la pla­ta­for­ma ori­gi­nal pa­ra or­de­na­do­res. In­clu­so di­se­ña­ron en Chi­na un apa­ra­to con man­do a dis­tan­cia si­mi­lar al de Ap­ple TV, se­gún el li­bro. “Hi­cie­ron es­ta pla­ta­for­ma in­creí­ble que per­mi­tía cam­biar de ca­na­les muy rá­pi­da­men­te, pre­de­cía tus pre­fe­ren­cias y guar­da­ba los pro­gra­mas que po­drías que­rer ver a con­ti­nua­ción. To­da la ex­pe­rien­cia era rá­pi­da y fá­cil, que no era el ca­so en­ton­ces con los de­más”, di­ce Lei­jon­huf­vud. Pe­ro Spo­tify por en­ton­ces per­día di­ne­ro y no po­día dis­traer­se con na­da que no fue­ra la mú­si­ca. Aque­lla te­le­vi­sión del fu­tu­ro se quedó en un sue­ño.

/ JAIME VILLANUEVA

Dos pan­ta­llas mues­tran las webs de Spo­tify y Net­flix

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.