“Mi ba­su­ra de to­do un año ca­be en un bo­te”

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - JOSÉ PA­BLO CRIALES,

To­da la ba­su­ra que la fa­mi­lia de Bea John­son pro­du­ce en un año ca­be en un fras­co de cris­tal del ta­ma­ño de un pu­ño. Los John­son eran una fa­mi­lia me­dia es­ta­dou­ni­den­se —de las que ge­ne­ran más de dos to­ne­la­das de ba­su­ra al año—, pe­ro aho­ra los desechos anua­les de sus cua­tro miem­bros pe­san menos de un ki­lo. En lo que va de 2019 so­lo han acu­mu­la­do al­gu­nas pe­ga­ti­nas de fru­ta, un pe­da­zo de cin­ta ais­lan­te que uno de los hi­jos tra­jo a ca­sa pe­ga­da a un za­pa­to y las eti­que­tas de una com­pra de ro­pa. To­do lo de­más lo han re­uti­li­za­do o com­pos­ta­do (es de­cir, lo han con­ver­ti­do en abono or­gá­ni­co). En su ca­sa de Ca­li­for­nia con­ser­van 11 fras­cos, uno por ca­da año des­de que vi­ven sin oca­sio­nar re­si­duos. “Es­to es un es­ti­lo de vi­da, no una lla­ma­da a la ac­ción eco­lo­gis­ta”, afir­ma Bea John­son, de 45 años, pio­ne­ra del mo­vi­mien­to “re­si­duos ce­ro”. “Lo que pre­di­co, real­men­te, no es el re­ci­cla­je. Es no te­ner que lle­gar a él”.

Bea John­son na­ció en Be­sa­nçon (Fran­cia) en 1974 y se mu­dó a Es­ta­dos Uni­dos al cum­plir los 18 años pa­ra tra­ba­jar co­mo ni­ñe­ra. En su li­bro Re­si­duo ce­ro en ca­sa, pu­bli­ca­do en 2013, cuen­ta có­mo una fa­mi­lia ti­po es­ta­dou­ni­den­se apren­dió a vi­vir sin pro­du­cir ba­su­ra. Se ha tra­du­ci­do a 26 idio­mas, ha ge­ne­ra­do una co­mu­ni­dad de dos mi­llo­nes de per­so­nas en re­des so­cia­les y la ha ele­va­do al es­ta­tus de gu­rú que pre­di­ca su men­sa­je al­re­de­dor del mun­do.

En con­ver­sa­ción por Sky­pe cuen­ta la di­fi­cul­tad de la tran­si­ción, pe­ro ella y su fa­mi­lia han en­con­tra­do, po­co a po­co, un equi­li­brio que fun­cio­na. To­da­vía, por ejem­plo, com­pran papel hi­gié­ni­co. Pe­ro se lo en­car­gan a un ven­de­dor al por ma­yor que trae los ro­llos em­pa­que­ta­dos en papel, y no en plás­ti­co. John­son que­ma al­men­dras pa­ra ha­cer ma­qui­lla­je, sa­be que tan­to la pe­lu­sa de la se­ca­do­ra co­mo las uñas son com­pos­ta­bles y so­lo uti­li­za agua y vi­na­gre pa­ra lim­piar su ca­sa. También asu­me que no es ne­ce­sa­rio acep­tar ese bo­lí­gra­fo que le re­ga­lan ca­da vez que asis­te a una con­fe­ren­cia, y se arries­ga a re­ga­lar fru­tas a los ni­ños que van a pe­dir ca­ra­me­los a su puer­ta en la no­che de Ha­llo­ween.

Pa­ra John­son, el se­cre­to son cin­co pa­sos: re­cha­zar lo que no ne­ce­si­ta; re­du­cir lo inevi­ta­ble; em­plear sus­ti­tu­tos pa­ra los plás­ti­cos de un so­lo uso; re­ci­clar lo que no se pue­de re­cha­zar, re­du­cir o re­uti­li­zar, y com­pos­tar to­do lo de­más. Su fa­mi­lia usa pa­ñue­los que la­van se­ma­nal­men­te, con­vier­te las sá­ba­nas vie­jas en bol­sas pa­ra com­prar pan y re­ven­de todos sus apa­ra­tos elec­tró­ni­cos. In­clu­so su re­gla pa­sa de la co­pa mens­trual a fer­ti­li­zar las plan­tas de in­te­rior. Pa­ra John­son, el cam­bio más ra­di­cal fue dar­se cuen­ta de que “es me­jor ha­cer que te­ner”. Sus dos hi­jos, de 17 y 19 años, han vi­vi­do más de la mi­tad de su exis­ten­cia sin re­si­duos y no es­tán acos­tum­bra­dos a los re­ga­los fí­si­cos; pre­fie­ren vo­lar en pa­ra­pen­te o ha­cer pa­ra­cai­dis­mo por sus cumpleaños.

Los John­son no tie­nen pa­pe­le­ras, ni si­quie­ra en el ba­ño. “To­da mi ba­su­ra de un año ca­be en un bo­te”, sub­ra­ya ella. Y no to­do lo que con­tie­nen es su­yo. “En diez años nos ca­ye­ron dos glo­bos de cumpleaños en el jar­dín. El pri­me­ro era de alu­mi­nio y se lo de­vol­vi­mos a la em­pre­sa pro­duc­to­ra. Pe­ro el se­gun­do, de lá­tex con su cuer­da, ter­mi­nó en el bo­te”. John­son también re­cuer­da una fies­ta don­de una mu­jer ti­ró un tam­pón por el inodo­ro al no en­con­trar una pa­pe­le­ra. “Se quedó flo­tan­do. Mi ma­ri­do tu­vo que pes­car­lo y tu­vi­mos que guar­dar­lo en el fras­co de ese año”.

Pa­ra John­son, el mo­vi­mien­to “re­si­duos ce­ro” no tie­ne na­da que ver con la po­lí­ti­ca. “Es más efec­ti­vo de­cir­le a la gen­te que pue­de aho­rrar di­ne­ro, tiem­po y me­jo­rar su sa­lud si evi­ta ge­ne­rar re­si­duos que ex­po­ner los abru­ma­do­res da­tos del eco­lo­gis­mo”, sos­tie­ne. Pe­ro afir­ma que com­prar es vo­tar: “Ca­da vez que com­pra­mos en­vol­to­rios de plás­ti­co es­ta­mos pi­dien­do que se pro­duz­can más”.

Acos­tum­bra­da a com­prar con sus pro­pios en­va­ses, uti­li­zar una so­la ba­rra de ja­bón pa­ra to­do su aseo per­so­nal e in­ca­paz de acep­tar re­ga­los su­per­fluos, John­son so­lo ad­mi­te una de­bi­li­dad: “Los re­cuer­dos”. Con­ser­va un di­bu­jo que uno de sus hi­jos hi­zo a los tres años y la man­ta del otro de cuan­do era un be­bé. “Los pa­dres les da­mos mu­cho va­lor a esas co­sas”, re­fle­xio­na. “Siem­pre me pa­re­ció in­tere­san­te que ten­ga­mos tan arrai­ga­da la ne­ce­si­dad de acu­mu­lar ob­je­tos y tras­pa­sar­los a quie­nes nos su­ce­den. A mí me en­can­ta­ría, al mo­rir, no de­jar na­da más que la ro­pa que lle­ve pues­ta”.

La es­ta­dou­ni­den­se Bea John­son, au­to­ra de ‘Re­si­duo ce­ro en ca­sa’, ha con­se­gui­do que los desechos anua­les de su fa­mi­lia pe­sen menos de un ki­lo

/ JACQUI J. SZE

Bea John­son mues­tra un bo­te con los re­si­duos que su fa­mi­lia ge­ne­ra en un año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.