Un te­rri­ble cri­men sir­ve de ex­cu­sa a los ul­tras ale­ma­nes

Un hom­bre arro­ja a las vías del tren a una ma­dre y a su hi­jo y la ex­tre­ma de­re­cha usa la con­mo­ción pa­ra avi­var la xe­no­fo­bia

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - ANA CARBAJOSA,

Un cri­men es­pe­luz­nan­te ha cons­ter­na­do a Ale­ma­nia y evi­den­cia­do la cris­pa­ción po­lí­ti­ca que vi­ve el país. A las 9.50 de la mañana del lu­nes, un hom­bre de 40 años arro­jó a una ma­dre y un ni­ño de ocho años a la vía de un tren de al­ta ve­lo­ci­dad en la es­ta­ción cen­tral de Fránc­fort. El ni­ño mu­rió arro­lla­do por el tren y la ma­dre lo­gró sal­var­se. Una ter­ce­ra per­so­na, de 78 años y a la que el pre­sun­to ase­sino tra­tó tam­bién de arro­jar al tren, lo­gró za­far­se, se­gún el re­la­to de la Po­li­cía. El sos­pe­cho­so echó a co­rrer y fue en­se­gui­da aprehen­di­do por va­rios tes­ti­gos y de­te­ni­do por los agen­tes en la ca­pi­tal fi­nan­cie­ra ale­ma­na, don­de se en­cuen­tra de­te­ni­do.

El cri­men ha con­mo­vi­do a Ale­ma­nia. El mi­nis­tro del In­te­rior, Horst Seeho­fer, ha in­te­rrum­pi­do sus va­ca­cio­nes y con­vo­ca­do un ga­bi­ne­te de cri­sis en Ber­lín. Ayer com­pa­re­ció pa­ra ofre­cer los da­tos a los que van te­nien­do ac­ce­so los in­ves­ti­ga­do­res. Se tra­ta de “un ase­si­na­to a san­gre fría”, di­jo. Mien­tras, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción han se­gui­do al mi­nu­to un ca­so, que con­du­ce has­ta Sui­za, el lu­gar de re­si­den­cia del pre­sun­to cul­pa­ble.

A., pa­dre de tres hi­jos y de ori­gen eri­treo, lle­gó a Sui­za en 2006 y dos años más tar­de ob­tu­vo asi­lo, con­vir­tién­do­se en “un ejem­plo de in­te­gra­ción”, co­mo se­ña­ló la Po­li­cía en Ber­lín. Has­ta enero de es­te año, tu­vo un tra­ba­jo fi­jo. Des­de el pa­sa­do jue­ves, sin em­bar­go, es­ta­ba bus­ca­do por la Po­li­cía sui­za des­pués de en­ce­rrar a su fa­mi­lia en la ca­sa y de ame­na­zar a una ve­ci­na con un cu­chi­llo, pa­ra des­pués dar­se a la fu­ga. La Po­li­cía de Zú­rich com­pa­re­ció tam­bién ayer an­te la pren­sa y ex­pli­có que A. se en­con­tra­ba ba­jo tra­ta­mien­to psi­quiá­tri­co y que no ha­bían ha­lla­do in­di­cios de una mo­ti­va­ción ideo­ló­gi­ca.

La Fis­ca­lía de Fránc­fort acu­sa a A. de ho­mi­ci­dio en el ca­so del me­nor y de dos in­ten­tos de ho­mi­ci­dio en el ca­so de la ma­dre y de la otra mu­jer ata­ca­da en el an­dén sie­te de la es­ta­ción cen­tral. Una por­ta­voz de la Fis­ca­lía in­di­có que no se ha­bían en­con­tra­do res­tos de al­cohol ni de dro­gas en el cuer­po del agre­sor y que ba­ra­ja­ban la po­si­bi­li­dad de al­gún tras­torno men­tal.

Pe­ro al mar­gen de los he­chos y de las cir­cuns­tan­cias con­cre­tas que ro­dean a es­te cri­men, el ata­que ha ser­vi­do a los ul­tras de ex­cu­sa pa­ra exa­cer­bar la xe­no­fo­bia y ex­ten­der la som­bra de sos­pe­cha so­bre to­dos los ex­tran­je­ros. Ale­ma­nia ha aco­gi­do des­de 2015 a más de un mi­llón de re­fu­gia­dos, con­ver­ti­dos en el prin­ci­pal enemi­go de la ex­tre­ma de­re­cha, ter­ce­ra fuer­za po­lí­ti­ca en el Par­la­men­to. El lu­nes, cuan­do ape­nas se sa­bía na­da del pre­sun­to au­tor más allá de su na­cio­na­li­dad, la ex­tre­ma de­re­cha, Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia (AfD), no du­dó en ins­tru­men­ta­li­zar la tra­ge­dia, exi­gien­do un freno a la en­tra­da de mi­gran­tes. “¿Qué más tie­ne que pa­sar?. Pro­te­jan a los ciu­da­da­nos de nues­tro país, en lu­gar de la po­lí­ti­ca ili­mi­ta­da

“¿Qué más tie­ne que pa­sar?”, tui­teó una lí­der de Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia

El pe­rió­di­co más leí­do del país in­sis­tía en el ori­gen del acu­sa­do

Bild,

El sos­pe­cho­so, ayer en Fránc­fort.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.