El sul­tán que per­dió su país

El lí­der del Ha­dra­maut, hoy una pro­vin­cia de Ye­men, pro­po­ne la in­te­gra­ción en el Con­se­jo de Coo­pe­ra­ción del Gol­fo

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - ÁN­GE­LES ES­PI­NO­SA,

El sul­tán Gha­lib Bin Awadh al Quai­ti ha per­di­do su país dos ve­ces. Pri­me­ro, cuan­do los bri­tá­ni­cos trai­cio­na­ron el pac­to que ha­bían se­lla­do con sus an­te­pa­sa­dos; lue­go, cuan­do sus es­pe­ran­zas an­te la unión con Ye­men se frus­tra­ron por la co­di­cia y la co­rrup­ción de los po­lí­ti­cos, y es­ta­lló la úl­ti­ma gue­rra. Su país es el Ha­dra­maut, hoy una pro­vin­cia ye­me­ní, pe­ro que has­ta 1967 era el ter­cer ma­yor Es­ta­do de la pe­nín­su­la Ará­bi­ga, tras Ara­bia Sau­dí y Omán, con mo­ne­da, se­llos y pa­sa­por­te.

“Ha­dra­maut nun­ca fue co­no­ci­do co­mo Ye­men has­ta que se mar­cha­ron los bri­tá­ni­cos; su gen­te tie­ne dis­tin­to as­pec­to, di­fe­ren­tes usos so­cia­les, e in­clu­so su pro­pio dia­lec­to”, pun­tua­li­za el sul­tán an­tes de em­bar­car­se en una de­ta­lla­da his­to­ria de la re­gión.

En 1967, an­tes de aban­do­nar los pro­tec­to­ra­dos del sur de Ara­bia que ges­tio­na­ban des­de el puer­to de Adén, los bri­tá­ni­cos qui­sie­ron que se unie­ran en una fe­de­ra­ción. Gha­lib, que ape­nas un año an­tes, con 18, ha­bía su­ce­di­do a su pa­dre al fren­te del sul­ta­na­to Quai­ti, el ma­yor de los Es­ta­dos de la zo­na, con­sul­tó a las tri­bus que lo in­te­gra­ban. Op­ta­ron por la in­de­pen­den­cia, al­go que aun­que con­tem­pla­do por la ONU no gus­tó a la po­ten­cia co­lo­nial.

El re­pre­sen­tan­te bri­tá­ni­co en Adén acon­se­jó al jo­ven sul­tán que fue­ra a ex­po­ner sus pla­nes a Gi­ne­bra. Mien­tras, y en con­tra de lo es­ti­pu­la­do, los bri­tá­ni­cos ade­lan­ta­ron su re­ti­ra­da, fa­ci­li­tan­do el avan­ce del mar­xis­ta Fren­te de Li­be­ra­ción Na­cio­nal, que se hi­zo con el po­der (y to­das las pro­pie­da­des de los Al Quai­ti). Gha­lib qui­so re­gre­sar a Mu­ka­la, la ca­pi­tal del Ha­dra­maut, pe­ro Lon­dres blo­queó su de­sem­bar­co en aque­lla ciu­dad.

“Los bri­tá­ni­cos me trai­cio­na­ron. Cons­ta­té sus men­ti­ras cuan­do des­cla­si­fi­ca­ron los do­cu­men­tos”, re­me­mo­ra 52 años des­pués en su do­mi­ci­lio de la ciu­dad sau­dí de Yed­da, don­de en­con­tró re­fu­gio. For­za­do al exi­lio, reanu­dó los es­tu­dios que ha­bía in­te­rrum­pi­do a la muer­te de su pa­dre y ob­tu­vo sen­dos más­te­res en His­to­ria Is­lá­mi­ca y Es­tu­dios Ára­bes en Ox­ford y Cam­brid­ge. El sul­tán Gha­lib no re­gre­só a su tie­rra has­ta 1996, tras la uni­fi­ca­ción de la Re­pú­bli­ca Ára­be de Ye­men y la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar De­mo­crá­ti­ca de Ye­men (el Es­ta­do crea­do por los mar­xis­tas so­bre el an­ti­guo pro­tec­to­ra­do). La pren­sa de la épo­ca se hi­zo eco de la ca­lu­ro­sa aco­gi­da que re­ci­bió. Aún hoy se le em­pa­ñan los ojos al re­cor­dar­la. “Qui­se vol­ver. Es­tu­ve en­tre quie­nes apo­ya­ron la uni­fi­ca­ción por­que creo que la unión ha­ce la fuer­za. Pe­ro [el en­ton­ces pre­si­den­te Ali Ab­da­lá] Sa­leh qui­so uti­li­zar­me pa­ra sus fi­nes”, ex­pli­ca.

Los ha­bi­tan­tes del Sur sin­tie­ron que se ha­bía tra­ta­do de una ab­sor­ción por par­te del Nor­te, que sus de­re­chos no eran res­pe­ta­dos. Tam­po­co vie­ron el be­ne­fi­cio del pe­tró­leo que por en­ton­ces se des­cu­brió en el Ha­dra­maut y que se con­vir­tió en la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos de Ye­men, pe­ro se des­ti­nó a com­prar leal­ta­des pa­ra con­so­li­dar el po­der de Sa­leh.

Hoy, la gue­rra que es­ta­lló ha­ce cua­tro años, des­pués de la fa­lli­da tran­si­ción alen­ta­da por las pro­tes­tas de la pri­ma­ve­ra ára­be, ame­na­za con par­tir Ye­men. El sul­tán Gha­lib no con­si­de­ra que ese sea el prin­ci­pal pro­ble­ma por­que nun­ca es­tu­vo real­men­te uni­do. Apun­ta más bien a las am­bi­cio­nes y fal­ta de ge­ne­ro­si­dad de sus ve­ci­nos. En su opi­nión, só­lo la in­te­gra­ción en el club de las ri­cas y po­de­ro­sas pe­tro­mo­nar­quías de la pe­nín­su­la Ará­bi­ga, el Con­se­jo de Coo­pe­ra­ción del Gol­fo (CCG), aca­ba­ría con los en­fren­ta­mien­tos.

“Es im­pen­sa­ble que ha­ya tan­ta po­bre­za en el um­bral de tan­ta ri­que­za”, re­fle­xio­na. Y lo mis­mo acon­se­ja “al ve­cino Ye­men”, la an­ti­gua re­pú­bli­ca del nor­te a la que siem­pre se re­fie­re co­mo una en­ti­dad di­fe­ren­cia­da, aun a ries­go de en­fa­dar a sus an­fi­trio­nes sau­díes.

A sus 71 años, el sul­tán ase­gu­ra no bus­car el po­der, pe­ro quie­re “jus­ti­cia y se­gu­ri­dad” pa­ra su pue­blo. “Es­ta gue­rra no va a nin­gu­na par­te. Los Hut­hi ya no tie­nen mie­do. La es­tra­te­gia de bom­bar­dear ha fa­lla­do por­que ya no que­da na­da que des­truir. ¿Cuán­tas ve­ces se pue­de bom­bar­dear una es­cue­la o un hos­pi­tal?”, in­quie­re cues­tio­nan­do la cam­pa­ña mi­li­tar de Ara­bia Sau­dí y Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos pa­ra de­vol­ver el Go­bierno de Sa­ná al im­po­pu­lar pre­si­den­te Ha­di.

/Á.E.

El sul­tán Gha­lib Bin Awadh al Quai­ti en su ca­sa de Yed­da (Ara­bia Sau­dí).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.