Bol­so­na­ro cues­tio­na la ver­dad ofi­cial so­bre la dic­ta­du­ra mi­li­tar de Bra­sil

El pre­si­den­te des­au­to­ri­za a la Co­mi­sión que ha­ce cin­co años re­vi­só los he­chos

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - N. GALARRAGA GORTÁZAR

La nos­tal­gia por la dic­ta­du­ra ha si­do una cons­tan­te en la lar­ga ca­rre­ra po­lí­ti­ca del ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro, pe­ro aho­ra es pre­si­den­te de Bra­sil. El man­da­ta­rio cues­tio­nó abier­ta­men­te ayer la Co­mi­sión de la Ver­dad que do­cu­men­tó las vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos en­tre 1964 y 1985. El man­da­ta­rio es­ta­ba sien­do pre­gun­ta­do por la pren­sa so­bre unos co­men­ta­rios hi­rien­tes que ha­bía he­cho la vís­pe­ra so­bre un des­apa­re­ci­do en los años se­ten­ta a ma­nos de los mi­li­ta­res cuan­do es­pe­tó a un pe­rio­dis­ta: “¿Us­ted se cree la Co­mi­sión de la Ver­dad? Fue­ron sie­te per­so­nas no­mi­na­das por Dil­ma”. La pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff —pre­sa y tor­tu­ra­da por per­te­ne­cer a una gue­rri­lla— creó el ór­gano que es­ta­ble­ció la ver­dad ofi­cial de aquel pe­rio­do.

El an­ti­guo mi­li­tar es el re­pre­sen­tan­te más po­de­ro­so de un mo­vi­mien­to de re­vi­sio­nis­mo his­tó­ri­co ca­da vez más vi­si­ble. Ha­ce unos me­ses alen­tó a los mi­li­ta­res en ac­ti­vo a con­me­mo­rar el gol­pe de Es­ta­do. Las úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes tie­nen su ori­gen en unas pa­la­bras que pro­nun­ció el lu­nes. Bol­so­na­ro afir­mó en­ton­ces que “po­dría con­tar la ver­dad” so­bre el des­tino del pa­dre del pre­si­den­te del Co­le­gio de Abo­ga­dos de Bra­sil, que des­apa­re­ció tras ser de­te­ni­do por po­li­cías du­ran­te el pe­rio­do mi­li­tar. En­tre quie­nes han cues­tio­na­do su ac­ti­tud des­ta­ca la Fis­ca­lía de los De­re­chos del Ciu­da­dano, que ha re­cor­da­do que “el je­fe del Es­ta­do no pue­de man­te­ner en se­cre­to in­for­ma­cio­nes so­bre el pa­ra­de­ro de un des­apa­re­ci­do po­lí­ti­co”.

El pre­si­den­te re­ma­tó ayer di­cien­do que los do­cu­men­tos ofi­cia­les so­bre aque­llos años son “bla, bla, bla” pa­ra aña­dir que “res­pe­ta la ley de am­nis­tía de 1979”, que exi­mió a los re­pre­so­res de sen­tar­se en el ban­qui­llo y ex­car­ce­ló a mi­les de pre­sos po­lí­ti­cos. Uno de los ges­tos más ab­yec­tos de su ca­rre­ra po­lí­ti­ca fue po­si­ble­men­te de­di­car su vo­to en el im­peach­ment de la pre­si­den­ta al co­ro­nel Bril­han­te Us­tra, el tor­tu­ra­dor de Rous­seff. El odio vis­ce­ral al Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) fue un com­bus­ti­ble esen­cial de la cam­pa­ña que le lle­vó a ga­nar las elec­cio­nes.

Co­men­ta­rios fal­sos

La Co­mi­sión de la Ver­dad de Bra­sil se ce­rró ha­ce cin­co años con un re­la­to que ocu­pa 1.300 pá­gi­nas, do­cu­men­ta 443 muer­tos o des­apa­re­ci­dos e in­clu­ye a 377 res­pon­sa­bles con nom­bres y ape­lli­dos ade­más de los tes­ti­mo­nio de las víc­ti­mas. Uno de los lu­ga­res más in­fa­mes de la re­pre­sión en São Pau­lo fue con­ver­ti­do en un mu­seo lla­ma­do Me­mo­rial de la Re­sis­ten­cia.

El cues­tio­na­mien­to de la Co­mi­sión de la Ver­dad es so­lo el úl­ti­mo de los co­men­ta­rios ofen­si­vos, ame­na­zan­tes, en­ga­ño­sos o di­rec­ta­men­te fal­sos que el ca­pi­tán re­ti­ra­do ha he­cho en los úl­ti­mos días so­bre asun­tos di­ver­sos, in­clui­do el pe­rio­do en que los mi­li­ta­res asu­mie­ron el po­der pa­ra im­pe­dir una dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta, se­gún el re­la­to que sue­le ha­cer Bol­so­na­ro. Min­tió al acu­sar a la pe­rio­dis­ta Mi­riam Lei­tão, de Glo­bo, de ha­ber­se in­ven­ta­do que fue tor­tu­ra­da cuan­do sí lo fue y mien­tras es­ta­ba em­ba­ra­za­da; ame­na­zó al pe­rio­dis­ta Glenn Green­wald, co­fun­da­dor de The In­ter­cept Bra­sil, el me­dio al que fue­ron fil­tra­dos los men­sa­jes del an­ti­guo juez y ac­tual ti­tu­lar de Jus­ti­cia Sér­gio Mo­ro, con que iba “a pa­sar un tiem­pe­ci­to en la cár­cel” e in­sul­tó a los go­ber­na­do­res del nor­des­te del país, la zo­na más po­bre y afín al PT de to­do Bra­sil, lla­mán­do­les pa­le­tos. Tam­bién ha cues­tio­na­do re­cien­te­men­te los da­tos ofi­cia­les so­bre de­fo­res­ta­ción de la Ama­zo­nia.

Bol­so­na­ro ha re­cu­pe­ra­do el tono que le hi­zo co­no­ci­do en­tre los bra­si­le­ños. Un tono que ha­bía sua­vi­za­do un po­co des­de que asu­mió el po­der. Aho­ra pa­re­ce en una ca­rre­ra por emu­lar a su ho­mó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, que ha con­ver­ti­do el in­sul­to ra­cis­ta en una es­tra­te­gia de su cam­pa­ña pa­ra la re­elec­ción en las pre­si­den­cia­les del pró­xi­mo año.

Jair Bol­so­na­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.