Co­ro de lea­les

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Ri­ve­ra so­fo­ca la cri­sis de Ciu­da­da­nos con una eje­cu­ti­va a su me­di­da

El pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos, Al­bert Ri­ve­ra, reali­zó el pa­sa­do lu­nes una am­plia re­mo­de­la­ción de la eje­cu­ti­va del par­ti­do, en un in­ten­to tan­to de ce­rrar la cri­sis pro­vo­ca­da por su es­tra­te­gia de al­can­zar el li­de­raz­go de la de­re­cha, co­mo de pre­ve­nir nue­vas ten­sio­nes in­ter­nas an­te un even­tual se­gun­do de­ba­te de in­ves­ti­du­ra del can­di­da­to so­cia­lis­ta, Pe­dro Sán­chez. La re­mo­de­la­ción ha si­do pre­sen­ta­da por Ciu­da­da­nos co­mo una se­ñal inequí­vo­ca de que Ri­ve­ra no re­con­si­de­ra­rá la ne­ga­ti­va a fa­ci­li­tar un Go­bierno pre­si­di­do por Sán­chez, ni por la vía de la abs­ten­ción ni, me­nos aún, por la de un acuer­do pro­gra­má­ti­co. Cin­co di­ri­gen­tes han si­do des­ca­bal­ga­dos de la di­rec­ción, en tan­to que otros dos miem­bros del sec­tor crí­ti­co, Luis Ga­ri­cano y Fran­cis­co Igea, han man­te­ni­do sus car­gos or­gá­ni­cos só­lo por­que os­ten­tan ade­más res­pon­sa­bi­li­da­des eu­ro­peas y au­to­nó­mi­cas, res­pec­ti­va­men­te.

El mo­vi­mien­to de Ri­ve­ra no re­suel­ve la cri­sis pro­vo­ca­da en Ciu­da­da­nos por el gi­ro po­lí­ti­co que lo ha ale­ja­do de sus orí­ge­nes; si aca­so, la so­fo­ca den­tro de su pro­pia or­ga­ni­za­ción. La ma­si­va in­cor­po­ra­ción de dos de­ce­nas de cua­dros al má­xi­mo ór­gano de di­rec­ción del par­ti­do se li­mi­ta a di­luir las vo­ces crí­ti­cas me­dian­te la ar­gu­cia de con­ver­tir en mul­ti­tu­di­na­rio el co­ro de los lea­les. Ri­ve­ra ha pro­pi­cia­do así la in­só­li­ta pa­ra­do­ja de que uno de los par­ti­dos es­pa­ño­les con la di­rec­ción más nu­me­ro­sa se cuen­te al mis­mo tiem­po en­tre los más per­so­na­lis­tas.

La raíz del pro­ble­ma de Ciu­da­da­nos si­gue ali­men­tán­do­se, sin em­bar­go, con una po­si­ción, la ne­ga­ti­va a ha­blar si­quie­ra con el PSOE, que des­es­ta­bi­li­za el sis­te­ma y que im­pli­ca des­leal­tad, por­que ten­sio­na has­ta el ex­tre­mo los me­ca­nis­mos cons­ti­tu­cio­na­les. Se mi­re co­mo se mi­re, la úni­ca fuer­za po­lí­ti­ca que pue­de cohe­sio­nar un Go­bierno en es­ta le­gis­la­tu­ra es el Par­ti­do So­cia­lis­ta y la pri­me­ra fuer­za de opo­si­ción es el Par­ti­do

Po­pu­lar. Ri­ve­ra jue­ga a la com­bi­na­ción ven­ta­jis­ta: o el PSOE for­ma Go­bierno con las fuer­zas que él mis­mo ca­li­fi­ca de pe­li­gro­sas pa­ra la de­mo­cra­cia o tie­ne que con­vo­car elec­cio­nes. La es­tra­te­gia de cuan­to peor, me­jor, o la del to­do o na­da com­pro­me­te al lí­der de Ciu­da­da­nos an­tes que a na­die.

Sea cual sea el desen­la­ce, Al­bert Ri­ve­ra no po­drá es­ca­par a su res­pon­sa­bi­li­dad, bien por ha­ber for­za­do la com­po­si­ción de un Eje­cu­ti­vo que él mis­mo pro­cla­ma a los cua­tro vien­tos co­mo per­ni­cio­so pa­ra el país, bien por em­pu­jar irres­pon­sa­ble­men­te al país a unas nue­vas elec­cio­nes con tal de man­te­ner un en­ro­que que es per­so­nal, por más que tra­te de ocul­tar­lo de­trás de me­dio cen­te­nar de di­ri­gen­tes a los que la bus­ca­da una­ni­mi­dad re­du­ce a la con­di­ción de fi­gu­ran­tes.

El ca­pi­tal po­lí­ti­co co­se­cha­do por la es­tra­te­gia de Ri­ve­ra es es­ca­so pa­ra su par­ti­do e in­quie­tan­te pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes. Su vo­lun­tad de li­de­rar la de­re­cha so­lo ha ser­vi­do pa­ra re­for­zar al Par­ti­do Po­pu­lar, a quien ha­bía de­sig­na­do en prin­ci­pio co­mo el ri­val a ba­tir, y pa­ra nor­ma­li­zar la pre­sen­cia de la ul­tra­de­re­cha en las ma­yo­rías de go­bierno en mu­ni­ci­pios y au­to­no­mías. La idea de que Ciu­da­da­nos no ne­go­cia con Vox no ha pa­sa­do nun­ca de ser un sub­ter­fu­gio. Y la ex­cu­sa de que sus pro­pues­tas más ra­di­ca­les y du­do­sa­men­te cons­ti­tu­cio­na­les han si­do apar­ta­das de los pro­gra­mas no res­pon­de a la reali­dad: sen­ci­lla­men­te han si­do re­for­mu­la­das me­dian­te eu­fe­mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.